LAS HISTORIAS DE AMAZONAS – VENEZUELA

LAS HISTORIAS DE AMAZONAS – VENEZUELA

Wamudana se dirige a los asistentes en el 2° Festival de Escritores Amazonenses con su ponencia: LAS HISTORIAS DE AMAZONAS – VENEZUELA.

Ponencia de: Omar González Ñáñez wamudana@gmail.com

en el 2° Festival de Escritores Amazonenses

Universidad de Los Andes/Universidad Central de Venezuela

Puerto Ayacucho: 29 y 30 de noviembre/ 01 de diciembre de 2013.

De la misma manera que hoy se habla de Educación Propia, es igualmente necesario hablar de la Historia Propia de los Pueblos del Estado Amazonas; solo que esta última debe ser narrada por los mismos indígenas y los no indígenas (criollos, caboclos) o interpretada directamente de sus narrativas y mito historias propias.
Hasta hace poco, el gran panorama de la historia propia de esta región era la visión de lo que escribían los ideólogos de la sociedad colonial dominante y se pensaba que la historia era solo la que escribían los hombres prominentes de esa sociedad; mientras que las interpretaciones, narrativas, sagas, etc. de las sociedades indígenas sojuzgadas o colonizadas eran solo “cuentos”, “leyendas” pero jamás Historia.
A pesar de esta afirmación consideramos importante conocer y tener presente esos esfuerzos por escribir las historias de esta región y citaremos brevemente algunos de los textos de historia tradicional publicados en o sobre la región.
A nivel de la historiografía, en los últimos tiempos, se habla de diversas modalidades de concebir La Historia…o Las Historias. Una corriente, ya de cierta tradición es la llamada Historia Regional, donde habría que incluir a sus pioneros: Arístides Medina Rubio y Pedro Calzadilla (padre). Esta “escuela”, de alguna manera, continúa con las propuestas de los 60 en la UCV, cuando los historiadores Agustín Blanco Muñóz y Mery Sananes montaron la llamada Cátedra Pio Tamayo, uno de cuya característica fue revelar la historia encubierta o propia-americana, que los conquistadores y sus lacayos, habían procurado que se olvidara o enterrara en Venezuela. A los historiadores de la corriente colonialista solo les interesaba exhaltar los héroes, sobre todo los que vinieron de Europa. Es decir, su foco era en individualidades o personajes colonialistas, no en procesos sociohistóricos. Recientemente, algunos autores, sobre todo en las academias y universidades hablan de La Historia Inmediata, por ejemplo, en el Documento convocatorio del 1er Congreso de Historia Inmediata realizado en Cochabamba, Bolivia los días 28, 29 y 30 de noviembre de 2012, se señala lo siguiente:
“La Historia Inmediata, como enfoque historiográfico, nace el 21 de enero de 2000 por iniciativa de la red internacional Historia a Debate (creación colectiva de los 90’s) a fin de analizar en tiempo real la revuelta indígena en Ecuador contra el presidente Jamil Mahuad y los acontecimientos que siguieron. Inaugurando un método y enfoque historiográfico diferente a la influencia de la historia tradicional y otras tendencias del siglo XX, el historiador busca en el siglo XXI investigar y comprender “la historia del tiempo presente”: precedente historiográfico, iniciado en 1978, que no logró en el pasado siglo centrar verdaderamente sus temas de investigación en los hechos y procesos actuales de relevancia histórica. A causa de la pervivencia entre los historiadores académicos del mito positivista de que, a diferencia de las restantes ciencias sociales, “es necesario que transcurran 50 años” para que el historiador investigue con profesionalidad, rigor y honestidad, la historia. Mito superado por el nuevo paradigma historiográfico de Historia a Debate”.
“La historia inmediata surge, pues, de la nueva historiografía latina y transatlántica, encontrando en las últimas décadas en América Latina su terreno más abonado. Si recurriéramos a las historias de cada uno de las naciones latinoamericanas podríamos afirmar que la constante presencia política de Estados Unidos de alguna manera ha empezado a marcar los quiebres de las historias de los países latinoamericanos…”
Una de las representantes de ese enfoque en la Universidad de Los Andes, Mérida (Venezuela), es la Historiadora Edda Samudio, quien fue una de las organizadoras de ese evento.


Wamudana toma un refrigerio antes de continuar su ponencia. Al lado el Prof. César Alayón.

Desde 2010, en la Universidad del Zulia y otras regiones de Latinoamérica ha surgido una Historia desde Abajo, en el marco de los Seminarios de Integración Latinoamericana Desde Abajo, los cuales, de acuerdo a su principal promotor, el profesor José Quintero Weir, quien, en la Convocatoria a este evento, la caracteriza mediante estas palabras:
II Seminario Internacional sobre integración latinoamericana desde abajo.
Maracaibo 10 al 12 de Octubre 2011
“II Seminario Internacional sobre Integración Latinoamericana Desde Abajo.
Con él que aspiramos emplazar a un debate que permita profundizar en el estudio y comprensión del proceso histórico-político-cultural de las comunidades como nuevos sujetos políticos en la transformación de nuestras realidades; asimismo contribuir al intercambio de experiencias de formas de organización y de lucha de las comunidades en la búsqueda de la Vida Buena.
Objetivos.
Esto supone, por supuesto, analizar y comprender con el mayor espíritu crítico, los procesos y modelos de cambio impulsados hasta ahora; pero también, ser capaces de generar un modelo (teórico-práctico) para la transformación social impulsado desde el pensamiento y la acción sostenida desde abajo por las comunidades que, aún en el contexto de gobiernos calificados o autodefinidos como “progresistas” o de “izquierda”, permanecen en la lucha por la defensa de sus aspiraciones estratégicas configuradas a partir de sus particulares cosmovisiones que, no pueden ser desligadas de la defensa de sus espacios territoriales y sus particulares territorialidades.
En este sentido, el Seminario asume como principios esenciales al debate los siguientes:
1.- Establecer la interculturalidad como principio-motor de cualquier proceso de transformación social que pretenda generar nuevas relaciones sociales y de poder entre sus participantes.
2.- No son posibles las relaciones basadas en la interculturalidad sin que antes se produzca la descolonialidad (lo que involucra, por supuesto, la crítica al capitalismo) de esas mismas relaciones.
3.- Toda relación verdaderamente intercultural es anticolonial, sí y sólo sí, los participantes de la misma están en condiciones de y son capaces de, reconocer la autonomía integrada de todos los miembros en el proceso de transformación para una nueva relación social.
A partir de tales principios nos proponemos:
1. Crear un espacio para el debate en torno a los diferentes procesos políticos y sociales que, en el contexto latinoamericano, se han venido generando a partir del quiebre del modelo neoliberal y el surgimiento de movimientos políticos y sociales de cambio.
2. A partir del análisis crítico de la experiencia venezolana en particular y latinoamericana en general, determinar las condiciones, características, alcances y perspectivas de la participación de las comunidades en el proceso de cambio social en nuestros países, ello en función de crear un modelo desde la perspectiva de los de abajo para la transformación de las relaciones sociales y de poder en nuestro continente”
Este enfoque de la historia, también es muy reciente en Latinoamérica; en algunos casos recibe el nombre de Antropologías del Sur y cuenta entre otros de sus impulsores a Boaventura De Souza Santos (Brasil, 2009), o al sociólogo Edgardo Lander (Venezuela), Anibal Quijano (Perú), entre otros. Los dos primeros eventos fueron en Maracaibo (2010, 2011) y el 3ro (2013), en Chile. En Venezuela también podemos ubicar en esta corriente a los profesores Esteban Emilio Mosonyi, Jacqueline Clarac de Briceño, Víctor González, Omar González Ñáñez, (entre otros).
 Regresando a las tendencias de Las Historias en Amazonas, podemos hablar de las siguientes corrientes:
1) La Historia Primera o Historia Indígena. Esta historia, poco conocida y menos enseñada en las escuelas, es la Historia Propia, la que surge de la tradición oral de estos pueblos, vale decir, de sus pueblos originarios indígenas. Algunos textos de historia, despectivamente no la consideran historia sino “…simples mitos” o a lo sumo “cuentos”, pero es en realidad la historia que les da su identidad a esos pueblos. Una parte importante de los relatos autóctonos de estas sociedades sobre su historia no solo incluye sus mitos sino lo que llamamos mito-historia que se corresponde a la época en que los personajes míticos de estas sociedades eran seres Creadores/Pensantes un tiempo durante el cual esos seres fueron los que fundaron la especie, la naturaleza, la sociedad de las gentes, etc. La mito-historia no termina con el mundo indígena, sino que incorpora en ella algunos personajes reales que son ordenados en el discurso como si fueran personajes míticos pero que en realidad existieron y continúan ejerciendo un rol de “héroes culturales” en esas sociedades. En este caso entrarían las Historias de Venancio “Cristo” Camico”, muy respetas en el Guainía-Río Negro. Otro ejemplo refiere al muy extendido el mito amazónico del Árbol de
La Vida, que comparten muchos pueblos de la cuenca del Orinoco., por ejemplo, los warekena lo llaman Kuwé tajnimi, los piaroa o wuõthüja lo llaman Kuáwai y es el cerro Autana, los tsáse (piapoco) los llaman Kúwaiseiri jáiku, los Jivi kalierribinae. Prácticamente, el mito del Árbol de la Vida es un mitema común a muchos pueblos de la Orinoquia.
2) La Historia Tradicional. Es la historia contada por Los Otros, es decir, la llamada historia académica pero no es más que la manera de ver y leer la historia desde una perspectiva no indígena, y en muchos casos, una visión documentalista pero no comprometida. Es un registro también importante pues, aunque en algunos autores surge el punto de vista colonial, dominante y de un pensamiento cuyo paradigma es la historia foránea, sobre todo, la occidental, como historia única o modelo, surgen algunos autores locales, algunos de los caboclos o mestizos, que ofrecen una narrativa de “indígenas genéricos” (Darcy Ribeiro, 1970) pero que en el fondo sigue el patrón de la historia propia. En este caso están casi todos los autores de historias amazonenses, algunos presentes en este evento en físico o a través de sus obras.
Para concluir, incluimos un esbozo de una BIBLOGRAFÍA que consideramos ubicada dentro las corrientes de la historia amazonense aludidas en este trabajo así como de otros autores latinoamericanos o latinoamericanistas cuyo enfoque de la historia es desde la perspectiva de Los de Abajo.
-       Alzate Angel, Beatriz (2005) Historia Documental en la Frontera de los tres Límites. En: CAFÉ, CABALLO Y HAMACA. Ediciones en la Biblioteca Virtual. Bogotá.
-       Azuaje de Rojas, Nieves M. (2012) Wídaba. Aspectos socioculturales del Pueblo Baré. Colección Fundación PatriAmazonas. Puerto Ayacucho.
-       Clarín, Víctor Manuel (2009) La Historia del Estado Amazonas comentada en el bongo de Manolo”. Ediciones de la Zona Educativa del Estado Amazonas. Puerto. Ayacucho.
-       Clarín, Víctor Manuel (2010) Historia del Municipio Maroa. Parte I. Ediciones de la Alcaldía del Municipio Maroa. Estado Amazonas.
-       Escandell García, Héctor (2012) “Estado Amazonas de Venezuela. Geografía, Recursos y Conocimiento. En: Publicaciones MPPCTI/ ONCTI. República Bolivariana de Venezuela Caracas, diciembre 2012.
-       Gómez Picón, Rafael (1953) Orinoco, Río de Libertad. Interpretación Geográfica, Histórica, Social y Económica desde el Descubrimiento hasta nuestros días”. Editorial Afrodisio Aguado. Madrid.
-       González Mazzorana, Nestor R. (1998) Amazonas 1857, un rastro sobre las cenizas. Ediciones de La Gobernación del Estado Amazonas.
-       González Mazzorana, Nestor R. (s/f) Los Antigüeros. Colección Fundación PatriAmazonas. Puerto Ayacucho.
-       González Ñáñez, Omar (2009) “Las literaturas indígenas Maipure-arawakas de los pueblos KURRIPAKO, WAREKENA y BANIVA del Estado Amazonas”. 3er Premio Literaturas Indígenas. Editorial El Perro y La Rana. Caracas.
-      González Ñáñez, Omar (2011) Las antropologías del Sur y la postmodernidad en América Latina. Revista Venezolana de Ciencia Política. N° 39: 31-44. Universidad de Los Andes. Mérida.
-      González Niño, Edgardo (1984) Historia del Territorio Federal Amazonas. Ediciones de la Presidencia de La República.
-      González, Víctor 2013) La irrupción de los sujetos subalternos y de una nueva forma epistémica en América Latina y el Caribe”. Caracas. (manuscito inédito)
-      Guape, Miguel (2012) Cuentos de Selva Adentro y de Selva Afuera. Colección Fundación PatriAmazonas. Puerto Ayacucho.
-      Haro Cuesta, Juan (2000) De curas y Capitanes Doctrineros y Preceptores en las misiones y villas del Cantón de Río Negro. Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho-Fondo Editorial Tropikos.
-       + Hill, Jonathan y Susan Staats (2002) “Redelineando el curso de la historia: estados                          Euroamericanos y las culturas sin pueblos”. En: Colonización, Resistencia y Mestizaje en las     Américas (Siglos XVI al XX). Gillaume Boccara, Editor. Ediciones Abya Yala. Quito, Ecuador.
-       +  Iribertegui, Ramón (1987) Amazonas, el Hombre y el Caucho. Ediciones del Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho. Monografía N° 4.
Iribertegui, Ramón (2012) Patronímicos Amazonenses. Colección Fundación PatriAmazonas. Puerto Ayacucho.
-       Matos Arvelo, Martin (1912) Vida Indiana. Casa editorial Mauci. Buenos Aires.
-       Michelena y Rojas, Francisco (1867) “EXPLORACIÓN OFICIAL por primera vez desde el Norte de la América del Sur…” A. Lacroix, Verboeckhoven y Ca Impresores Editorial. Bruselas y Paris.
-       Pineda Camacho, Roberto (1985) Historia oral y proceso esclavista en el Caquetá. Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales. Banco de la República. Bogotá.
-       Ramos Pérez, Demetrio (1946) El Tratado de Límites de 1750 y la Expedición de Iturriaga al Orinoco. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Instituto Sebastián Elcano de Geografía. Madrid.
-       Reverón, José Valdemar (2012) MÁWARI: Vivencias y Relatos. Colección Fundación PatriAmazonas. Puerto Ayacucho.
-       Ribeiro, Darcy (1970). Las Américas y la civilización. Biblioteca Ayacucho. Caracas.
-       Romero Moreno María Eugenia (1992) Los Cuenteros De La Historia. REVISTA “CAFÉ, CABALLO Y HAMACA”. Bogotá.
-       Santos, Boaventura de Souza (2009) Una epistemología del sur: la reinvención del conocimiento y la emancipación social. Clacso-Siglo XXI editores.
-       Tavera Acosta, Bartolomé (1927) Rio Negro. Reseña Etnográfica, Histórica y Geográfica del Territorio Federal Amazonas. Maracay, Estado Aragua.
-       Vidal Ontivero, Silvia Margarita. (1987) “EL Modelo del Proceso Migratorio Prehispánico de los Piapoco: Hipótesis y Evidencias.” Centro de Estudios Avanzados del IVIC, Caracas.
-       Vidal Ontivero, Silvia Margarita. (1993) Reconstruccion de los procesos de etnogénesis y de reproduccion social entre los Baré de Río Negro (siglos XVI-XVIII). Centro de Estudios Avanzados del IVIC, Caracas.
-       Zucchi M. Alberta (1992) COMO ELLOS LA CUENTAN. La ocupación de la Orinoquia según la historia oral de un grupo Maipure del Norte. REVISTA “CAFÉ, CABALLO Y HAMACA”. Bogotá.
-       Wright M., Robin (2005) Historia Indigena e do Indigenismo no Alto Rio Negro. FAEP.
-       Universidad Estadual do Campinas- Instituto Socioambiental (ISA). Mercado de Letras Edičoes Livraria Ltda. Brasil.


Continuamos con Wamudana el brindis luego del acto. A los lados: Luis Enrique Silva, Néstor R. González, J. R. Escobar, Mario Loroño y Tunia Cadenas (de espalda) 

HISTORIA GENERAL DEL ESTADO AMAZONAS (2) CAPÍTULO II NUESTROS LIBERTADORES El General Manuel Piar, Precursor de la Libertad en Amazonas




HISTORIA GENERAL DEL ESTADO AMAZONAS  (2) 

CAPÍTULO II
NUESTROS LIBERTADORES 

El General Manuel Piar, Precursor de la Libertad en Amazonas

Pablo Morillo era derrotable como lo demostró Páez el 29 de enero de 1817 en las sabanas de Mucuritas. Después de la derrota, Morillo nombró a su segundo, el Brigadier Miguel De La Torre como Jefe Militar de Angostura y Guayana la Vieja, viendo el ventajoso punto estratégico de Guayana: allí podía contar con el abastecimiento de boca seguro para la tropa (proveniente de las ricas y exitosas Misiones Capuchinas Catalanas del Caroní, pro realistas); con la comunicación a través del rio Orinoco y con el abastecimiento de armas y otros suministros para la guerra provenientes de las cercanas posesiones Inglesas, principalmente.

Pero los patriotas también vieron esas ventajas y el General Manuel Piar ahí estaba desde comienzos del año 1817. El General Manuel Sedeño por su parte y de acuerdo con Piar, sitiaba la plaza de Angostura desde finales del año 1816, mientras él ocupaba los asentamientos Capuchinos, cortando así los suministros de alimentos, armas y vituallas a la tropa realista. Las fuerzas republicanas habían intentado, sin mucho éxito, tomar las plazas Angostura y Guayana la Vieja donde estaban los Fuertes artillados El Padrastro y San Francisco que dominaban el tráfico por el río Orinoco.

Enterado de las intenciones de Piar y ante el acoso del hambre, debido al sitio impuesto por Sedeño, el Brigadier De La Torre decidió una salida y se lanzó a la aventura necesaria para recuperar la cotizada zona. Embarcó sus tropas desde Angostura del Orinoco para buscar a Piar, presentar batalla y rescatar las Misiones Capuchinas, situadas en las márgenes del río Caroní.
A primeras horas de la mañana del 11 de abril de 1817 se dirigió a la Mesa de Chirica, sitio hoy día conocido como Cerro El Gallo, en las cercanías de San Félix y Puerto Ordaz, donde se encontraba Piar, bien dispuesto para la pelea junto con 2 mil 200 hombres, entre fusileros, lanceros e indios flecheros provenientes de las Misiones recién liberadas.

General Manuel Piar
Libertador de Guayana y de Amazonas

Fue el escenario donde chocaron realistas y republicanos y el General Manuel Piar, en media hora, libró y ganó de manera épica y con brillantez estratégica la conocida Batalla de San Félix que dio la Independencia a Guayana y por ende, nominalmente a los amazonenses, como parte integrante de esta Provincia. También repercutió este triunfo en el futuro de Venezuela, la Nueva Granada y Latino América. Esta Batalla es considerada por muchos historiadores de una importancia extrema para Guayana, similar a la Batalla de Carabobo para el resto de Venezuela. Fue, para los amazonenses, el preámbulo para su liberación total del yugo español.

 Por lo tanto es dable y con base sustentable considerar al General Manuel Piar como el Precursor de la Independencia del futuro Cantón Rionegro (aparecerá 4 años más tarde), luego Provincia, pasando por Territorio Federal y actual Estado Amazonas.
Con esta victoria Piar, por primera vez, al expropiar toda la mercancía de los almacenes de las misiones (rebaños de ganado, tabaco, algodón, melaza, cacao, añil, maíz, casabe, lingotes oro y de hierro), niveló las finanzas e hizo posible la organización de la República al colocar a Angostura como base de operaciones y permitir el pasaje libre del Orinoco para la compra por parte de los republicanos de armas y equipos a los ingleses presentes de la Isla de Trinidad; la adquisición de la imprenta con tinta y papel para los documentos oficiales y la fundación  de la prensa con la aparición de El Correo del Orinoco. También se aseguró la provisión continua de reses, caballos y equipos de montura, así como los alimentos requeridos para la manutención diaria de miles de hombres, proveyendo de una fuente inagotable de recursos al Ejército Libertador para su campaña: a partir de ese momento iniciaría una serie de batallas para liberar todo el Oriente y Centro de Venezuela. Más tarde se movilizaría a Nueva Granada, continuaría a Perú y fundaría a Bolivia para ganar la guerra de independencia en esta parte de América.
 Con esta gesta independentista, muchos llaneros venezolanos llegaron hacia el sur hasta la Pampa Argentina a pelear por la liberación de toda Latino América.

Cerro El Gallo, declarado Zona de Valor Histórico según Gaceta Oficial número 36.572 del 2 de noviembre de 1998. El decreto se basó en la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio. Foto www.prensaunefaptordaz.blogspot.com.
La victoria de Piar obligó a los realistas abandonar Angostura del Orinoco seis días después y marcó definitivamente su expulsión de la rica Provincia de Guayana. La visión estratégica de Piar, en cuanto a la Liberación de Venezuela (hay que decirlo), fue superior a la de Bolívar. El Libertador insistía reiteradamente en liberar primero a Caracas e incluso le envió la orden escrita a Piar de sumarse a su ejército para llevar a cabo el plan; éste la ignoró gentilmente, máxime cuando acababa de atravesar con su ejército el Orinoco, procedente de Oriente, para librar la batalla que nos dio la libertad a todos los guayaneses. 

Pese a su fusilamiento por Simón Bolívar algunos meses después, la inmortalidad del General Manuel Piar como Héroe y Libertador de Guayana, vive en sus corazones. Los errores y resquemores de Bolívar se debitan a la imperfección humana porque, al fin y al cabo, también era de carne y hueso. Pero esa es otra Historia.

En Guayana quedaron bolsones de resistencia española después de la Batalla de Chirica, al igual que pasó luego de la Batalla de Carabobo. El derrotado De La Torre se refugió en las fortalezas de San Francisco y El Padrastro y… ¡quedaba el bolsón de realistas en la antigua Amazonas! que aún no se llamaba Cantón de Rionegro.

Según historiadores guayaneses la Provincia de Guayana fue totalmente liberada  el 3 de agosto de 1817 con el abandono de estos fuertes por parte de De  La Torre y la consecuente toma por las fuerzas patriotas que los asediaban; pero faltábamos nosotros los amazonenses o…¿no éramos guayaneses? Al parecer nos ignoraron. ¡Menos mal que ahora somos amazónicos!

De todos modos nuestra liberación del yugo español en ese año de 1817, vino del vecino llano apureño de las órdenes del General José Antonio Páez, aunque nuestro Libertador era guayanés y fue quien ideó, organizó y financió toda la operación, según confesión de parte interesada. 


Continuará...

CAPÍTULO II 
NUESTROS LIBERTADORES (2)

Hipólito De La Cueva, Libertador de Amazonas

HISTORIA GENERAL DEL ESTADO AMAZONAS (1) CAPÍTULO I ORÍGENES REPUBLICANOS Así comienza


HISTORIA GENERAL DEL ESTADO AMAZONAS  (1)

Así comienza la


CAPÍTULO I
                                                ORÍGENES REPUBLICANOS
Inicio de La Era Republicana en Amazonas

La Era Republicana en Amazonas, con respecto al resto de Venezuela, comienza tarde. La Provincia de Guayana, Ente Político-Administrativo del antiguo Virreinato de La Nueva Granada y de la Capitanía General de Venezuela, a la cual pertenecíamos como Distritos Alto Orinoco y Rionegro (se escribirá como se escribía en la época), no participó en los hechos pro independentistas que comenzaron el 19 de abril de 1810, fecha que marcó un hito en nuestra Historia Patria como Nación.  Continuamos bajo el régimen de España hasta 1817.

La era de la búsqueda de El Dorado y de los grandes descubrimientos había pasado y España se empeñaba en conservar sus territorios americanos, en disputa con otras potencias europeas como los portugueses, franceses, ingleses y holandeses. Las autoridades representantes de la corona en el actual amazonas venezolano (La Capital de entonces era San Fernando de Atabapo) eran Francisco Orozco y Benito López. La presencia de las diferentes órdenes religiosas en Rionegro y en toda Venezuela en general, era muy apreciable.  La época colonial llegaba a su fin; la presencia indígena era generalizada en todo el país y con mayor acentuación en la futura Amazonas, región donde entraron tardíamente los conquistadores españoles y los captadores de feligreses religiosos.

En Rionegro éramos alrededor de 1500 personas agrupadas en 16 comunidades, sin contar los indígenas existentes en los montes y selva adentro (en número estimado entre 15-20 mil, según algunos datos, y entre 5 y 6 mil según otros), sin casi contacto con la población que vivía asentada en estas comunidades. Tampoco eran reconocidos como personas y por lo tanto no contaban para los Censos de población y decisiones de Estado. La conquista española, debido a la distancia e incomunicación permanente de esta zona, había llegado tarde. Amazonas fue, además, una especie de reducto para las etnias indígenas que a lo largo y ancho del resto del país, fueron esclavizadas, explotadas y exterminadas por peninsulares y criollos. También se paralizó el proceso milenario de migraciones a través del corredor fluvial río Amazonas - río Negro - río Casiquiare - río Orinoco que aun hoy funciona. Las etnias productos del repliegue e inercia aquí quedaron y prefirieron los montes antes que vivir en reducciones, o sea, en aldeas donde debían someterse a una autoridad y costumbres extrañas a su forma libre, itinerante y estacional de ser.

La situación de la Venezuela de comienzo del siglo XIX nos era extraña, a pesar de lo trascendente e importante de los cambios que estaban en desarrollo: la Primera República, nacida en los albores de 1810, había sucumbido ante la reacción de los pocos españoles que habitaban el territorio venezolano y respondían a la Real política de España, seguidos por una inmensa mayoría de venezolanos sin un concepto claro de lo que era PATRIA. En los primeros tiempos, por lo tanto, la situación tenía más visos de guerra civil entre hermanos que una verdadera guerra de liberación. La Segunda República también se había perdido, luego de una heroica resistencia de Simón Bolívar y Santiago Mariño a las fuerzas realistas. Todos estos sucesos nos eran ajenos porque la Provincia de Guayana y, por lo tanto Rionegro, continuaban bajo la tutela española.

En 1817 la lucha entre Patriotas y Realistas era encarnizada, total y decisiva. Pablo Morillo había sido enviado en 1815 a pacificar las colonias americanas y trataba por todos los medios de someter los focos de resistencia; el Virreinato de la Nueva Granada había sido retomado y Bogotá sometida a sangre y fuego; Caracas, Capital de la antigua Capitanía General de Venezuela, también había capitulado ante el poder Español. Sin embargo, hubo venezolanos que nunca se rindieron y lucharon en los diferentes lugares de su plural geografía: Santiago Mariño, Manuel Piar, José Francisco Bermúdez los hermanos Monagas (José Gregorio y José Tadeo), Arismendi, entre otros, en Oriente; José Antonio Páez reinaba en los llanos y Manuel Sedeño (se escribirá con S porque así firmaba) guerreaba en nuestra Guayana en conjunción con los aliados Mariño y Piar, aunque Angostura, la Capital, estaba en manos realistas. Simón Bolívar dividía su tiempo de lucha entre Oriente con el desconocimiento/reconocimiento de su liderazgo por los copartidarios, su exilio en las islas del Caribe, forzado por las circunstancias, e invasiones a las costas venezolanas en su incansable lucha por liberar la Patria. Trataba contra viento y marea de unirlos a todos bajo una sola bandera, porque no se peleaba solo contra las fuerzas españolas, sino también contra las inevitables luchas intestinas entre los patriotas por el liderazgo que, en la Historia de la Humanidad, no puede ser sino único.

 En 1817 Bolívar trabajaba, además, en darle forma jurídica a las naciones que trataba de liberar y buscaba fundarlas definitivamente. Armaba el Congreso de Angostura (así se llamaba en esa época la actual Ciudad Bolívar) que tuvo en el Amazonas de entonces un impacto fundamental en su Historia como Ente Político, a partir del 15 de febrero de 1819, fecha en la que por fin se llevó a cabo dicho Congreso.

Fue la culminación de la Tercera República con el nacimiento de la República de Colombia o la Gran Colombia y es cuando en realidad comienza nuestra ERA REPUBLICANA EN AMAZONAS.


Continuará...

CAPÍTULO II
NUESTROS LIBERTADORES
El General Manuel Piar, Precursor de la Libertad en Amazonas

Con la tecnología de Blogger.