Nuestra Historia Nº 54 Gobernadores y Gobernantes de Amazonas (V) Teodoro Pereira (1830-1835)

Nuestra Historia Nº 54

Miguel Guape*
Gobernadores y Gobernantes de Amazonas (V)
Teodoro Pereira (1830-1835) 

Parte I

El año de 1830 fue un año decisivo en el devenir de Venezuela, de cambios estructurales políticos profundos, al ocurrir la división de La Gran Colombia y por lo tanto la aparición de nuevos actores en la política Nacional  y el cambio de unos mandatarios por otros resultó inevitable a la luz de los resultados de las luchas internas de las facciones por el poder político entre los partidarios de la separación liderados por Páez y los unionistas amparados bajo la bandera de un Simón Bolívar moribundo. Tanto en Venezuela como en la Nueva Granada hubo enfrentamientos y conatos de guerra, como el alzamiento del General José Tadeo Monagas en Oriente en pro de la unión que a la final se apaciguó con el parlamento de los enfrentados liderados por Páez y la sangre no llegó al río.

Esta situación tuvo sus repercusiones en el Cantón Rionegro y por lo tanto nuevas autoridades aparecieron al cambiar a nuestro Gobernador de Guayana General de La Cruz Paredes, quien era proclive a los unionistas, en un mundo en el cual la división ganaba terreno.

En 1830 es nombrado Teodoro Pereira como Corregidor del Cantón Rionegro. El Gobernador era Juan Antonio Mirabal. Pereira era un militar que había empezado su carrera desde los inicios de la República y siempre, como servidor público, había desempeñado varios puestos administrativos. En mayo de 1822 lo encontramos como Jefe de Aduanas del Apostadero de Yaya, actual Delta Amacuro.

El 30 de septiembre de 1830 manifiesta su regocijo en carta del 1º de octubre dirigida al Gobernador: “¡Quan (sic) honorífico me es participar a Ud. que ayer me he encargado del Correjimiento (sic) de este Cantón! y que para berificarlo (sic) presedieron (sic) las formalidades de costumbre practicadas por mi antesesor (sic), como se evidencia del formal, y especifico imbentario (sic) remitido por aquel”. Es remarcable que quien entregaba debía ser bajo inventario, incluidos los documentos oficiales girados durante la gestión. ¡Los archivos se mantenían! Durante los actos de su toma de posesión lanzó una proclama al pueblo donde da los lineamientos de su futura acción de Gobierno y llama a los habitantes de Rionegro a trabajar unidos en una región de progreso. “Tengo el gusto de remitir a Ud. la adjunta copia de una proclama que tuve a bien dar a los avitantes (sic) de este Cantón donde reina la desunión, el odio, y la discordia entre los pocos vecinos españoles que mantiene en su seno, para que en su vista se sirba (sic) Ud. desirme (sic) si merese (sic) su superior aprovación    (sic), ofreciéndole trabajar incesantemente por cuantos medios me sujiera (sic) la política a fin de que desaparesca (sic) aquel mortifero beneno (sic) que tanto tiempo ha está simentado (sic) entre las familias.”  Publicamos la proclama completa porque es un documento muy importante para la Historia de Amazonas y refleja la situación del momento.
PROCLAMA DE TEODORO PEREIRA AL ASUMIR EL MANDO EN RIONEGRO

 (Archivo Histórico de Guayana - Cajón 121 – Legajo: Corregidores, 1830 - Folio 204.)

Teodoro Pereira, Capitán de los ejércitos de Venezuela, Correjidor (sic) Comisario de Policía, y Comandante Militar del Cantón Rionegro.
Havitantes (sic) de Cantón.
El jenio (sic) de la discordia había sentado su imperio sobre estas solitarias regiones, y el numen de la paz se confinaba entre las gentes de las fieras, es posible que estas tengan más miramiento con sus especie que el hombre con el hombre? Tal conducta es el escándalo en la sociedad.
Compañeros de Rionegro.
El Gobierno de que dependemos se ha compenetrado con los males que resultan de las desabeniencias (sic) en los pueblos, y su ánimo paternal solo procura que de hoy en adelante no se oiga más en estos territorios el rugido de esa bestia destructora de la paz. Él ha deliberado todos los resortes de la benevolencia para uniros y acercaros. Una benda (sic) cubre sus ojos, y relega al olvido las continuas quejas que ha producido una desunión. 
Conciudadanos.
Yo estoy encargado de presentaros la oliva, para que cultivéis entre vosotros mismos la unión, la amistad y concordia; os lo ruego a amonesto, protestando que en mi tenéis el primer amigo, y compañero, que yo seré siempre imparcial, y que jamás tendrá cavida (sic) en mi corazón  el espíritu de preferencia.    
Compañeros
 La balanza de la justicia está en mis manos continuamente, a un lado estará el símbolo de la paz, y en el otro la espada del rigor para cortar la cabeza a la idra (sic)   de la discordia, no hay otro medio ni alternativa.
Naturales.
Vosotros me habéis reconocido en este día como vuestro magistrado, y yo me glorío considerándome juez y compañero de Uds. esperando que siempre propenderéis al orden, que seréis diligentes y voluntarios al trabajo, aborreciendo eternamente la ociosidad, tan perneciosa (sic),  que es el origen de todos los males, de la persecución de la justicia, y por último el beneno  (sic) que da la muerte; no temáis jamás si fuereis hombres de bien, si cumplís con vuestros deveres (sic) de buenos padres, buenos hijos, buenos hermanos, buenos compañeros, y buenos subditos, fomentad con interes vuestras agriculturas, fabricad vuestras casas, hermocead vuestras poblaciones en jeneral (sic); union y hermandad naturales para que podais ser felices, no os dejeis seducir por los malvados.
San Fernando 2 de octubre de 1830
Teodoro Pereira

Teodoro Pereira vino al Rionegro con muy buenas intensiones como gobernante. En esos tiempos revoltosos de 1830 existìa el caos en todas partes de Venezuela: la esperada separaciòn con Colombia acababa de realizarse y para el momento habìa un enfrentamiento total entre unionistas y separatistas, cuya màxima expresion fue el choque entre Josè  Antonio Pàez y José Tadeo Monagas que casi dirimieron con las armas. Cada bando trataba de posicionar o mantener su gente en los estrados del poder. Se traducìa este hecho en la intemporalidad en los puestos pùblicos y los gobernadores y su tren eran cambiados a cada momento. Simòn Bolìvar pronto morirìa abandonado, execrado y decepcionado ante tanta inequidad.  Rionegro era una region muy apartada olvidada y, tal vez pensarìa Pereira, donde sobraban todas esas malidicencias y deberìa reinar la paz y concordia. Antes por el contrario era un “…Cantón donde reina la desunión, el odio, y la discordia entre los pocos vecinos españoles…”. Por eso venía a “…trabajar incesantemente por cuantos medios me sujiera (sic) la política a fin de que desaparesca (sic) aquel mortifero beneno (sic) que tanto tiempo ha está simentado (sic) entre las familias…” A los “naturales” aconseja: “…no os dejeis seducir por los malvados…”.
Veremos a traves del tiempo que los buenos gobernantes, juzgaron con igual criterio al Amazonas: la rapiña y el canibalismo entre los recien venidos que se disputaban el monopolio de las pocas riquezas producidas de una manera esclavista por el indìgena, fue la perdicion de la region. Le exiguedad de habitantes, el aislamiento y la falta de gente preparada para ejercer el porder contribuyeron grandemente a que los aprovechadores de oficio, vieran esta region como propicia para el saqueo solamente, donde se venìa a buscar riquezas y en seguida partir, generalmente a Angostura, de donde emanaba el poder local.
Uno de nuestros futuros buen gobernante, Bartolomé Tavera Acosta, en su libro RIO NEGRO, al juzgar preliminarmente el desempeño de Teodoro Pereira dice lo siguiente: “…Hasta la llegada de este todo había sido enredos y ataques solapados de unos contra otros, es decir, de mezquinas rivalidades, con aspiración al gobierno de la localidad…” Se desprende de esta aseveración que Pereira fue un buen gobernante que logró, al menos en parte, poner orden donde reinaba el total desorden. Aunque luego lo juzga con acritud cuando dice de él: “…Cuando la revolución, encabezada en el oriente de la República por el General José Tadeo Monagas, sobre integridad colombiana el 15 de enero de 1831, los vecinos del Atabapo, bajo el Corregidor Pereira, se pronunciaron por ella el 12 de abril siguiente para no pasar muchas semanas para que se contrapronunciaran bajo la dirección del mismo Pereira…” Sea como sea, Pereira duró 5 años en el poder como Corregidor de Rionegro, con Gobiernos de diferentes signos de la Provincia de Guayana.
El 28 de diciembre de 1830 Teodoro Pereira es ratificado en su condición de Corregidor del Cantón Rionegro por el Gobernador entrante Eusebio Afanador, pro divisionista, al igual que el anterior Juan Antonio Mirabal, quien estaba en ejercicio durante el proceso liderado en Venezuela por Páez. Afanador fue el primer Gobernador que tuvo Guayana tras la separación de Venezuela de la Gran Colombia. Debido a los sucesos, renunció al cargo y fue sustituido interinamente por Bibiano Vidal quien era su adjunto. Luego asumiría Pedro Volasteros. Todos estos Gobernadores, incluido el Coronel Ramón Contasti, quien gobernó entre 1832-1835, Pereira los cabalgó al mantenerse en el poder.  Veremos su desempeño.
Como gobernante, apenas tomado el mandato, inicia el reconocimiento del Cantón a su mando. Al respecto levanta un informe que es muy importante en la Historia de Amazonas, al denunciar 10 años antes los mismos desafueros de los gobernantes contra el indígena que denunció el Coronel Agustín Codazzi, cuando estuvo por Rionegro en labores cartográficas. Constata de primera mano el desastre que había dejado su antecesor Rodríguez, amigo y compinche de los comerciantes quienes para el logro del lucro explotaban y esclavizaban mediante el sistema de avance a los indígenas, “habiéndose fugado muchos en el tiempo que ha mandado mi antecesor”, según expresión del informe dirigido al Gobernador Pedro Volasteros. Los indígenas no tenían frontera o era muy permeable y emigraban de un país a otro sin problemas: cuando discordaban con las autoridades en Brasil, pues emigraban a Venezuela y viceversa.
Reproducimos totalmente la carta con el fin de dejar constancia de las condiciones de pobreza y marginalidad en la cual vivía el indígena y que sí hubo gobernantes que denunciaron estas injusticias y sinceramente actuaron en favor de estos desgraciados. (Archivo Histórico de Guayana - Cajón 124 - Legajo Nº 2.2.1.124.23, Rionegro, 1830 - Folio 93).

Estado de Venezuela
Provincia de Guayana
Correjimiento (sic) y Comisaria de Rionegro
Nº 7º
San Fernando de Atabapo diciembre 27 de 1830.
Señor Coronel Gobernador de la Provincia
Tengo el honor de participar a Ud. que habiendo emprendido la visita a las Parroquias que componen este Cantón, he llegado de regreso el 16 del corriente a esta Villa, y siendo mi deber el informar a Ud. el estado de todas el, lo haré detalladamente del modo siguiente.
Dirigiéndome a los pueblos cituados (sic) hacia el Sur dirección a Portugal, encontré con la primera nombrada Baltazar constante de cuarenta naturales hombres, sesenta mujeres, y como cincuenta muchachos menores de edad, la población regular sus costumbres las inbeteradas (sic) y conocidas entre los indios, sin ninguna clase de industria para ganar la muy precisa subsistencia sino las cuatro matas de yuca que suelen sembrar casi obligados, y algunos cables de chiquichiqui que con mil trabajos suelen torcer, y estos para pagar las gruesas sumas de dinero que les impulsan a tomar fiado. Las que siguen por la misma cordillera llamadas Yavita, Pimichin, Maroa, San Miguel, Tiriquín y San Carlos se encuentran bajo el mismo pie, con solo la variación de más o menos normales en algunas, habiéndose fugado muchos en el tiempo que ha mandado mi antecesor la segunda y quinta son muy limitadas las casas que tienen lo mismo que lo están las cituadas (sic) en el río Casiquiare brazo del Orinoco que se introduce en el Guainía; entre los vicios establecidos en todo el Cantón es el más sensible y escandaloso, el método que han llevado hasta ahora los indígenas en los pueblos, y lo que es más la tolerancia de los mandatarios que han permitido semejante abuso (o mejor diré desorden), consintiendo que los indios tomen fiado cantidades cuantiosas por unos precios exorbitantes a los cuatro vecinos racionales, y a algunos comerciantes rateros sin conciencia que suelen benir (sic) a  este punto con el fin de construir buques casi de balde por la mala fe con que se conducen entre estos indios ignorantes en la extensión de la palabra, (dignos de compasión) y por último los consideran sus esclavos, lo que se evidencia por las grandes sumas que les instan a tomar en varios artículos tales como la sal cargándosela a seis por xxx , de que dan ejemplo los tres o cuatro vecinos racionales avecindados en esta Villa, ¿y se podría creer Señor Gobernador  que medie buena intención en el hombre que fía a otro que sabe que no tiene camisa, ni se le conose  (sic)  la más pequeña responsabilidad, una suma de quinientos hasta ochocientos pesos? hasta preguntarlo es un escándalo ¿y un pobre indio que no sabe cuántos son diez podrá saber cuántos son quinientos? Yo no puedo Señor sufrir ni permitir semejante infamia, Ud. se dignó destinarme a este punto a establecer el orden, a administrar la justicia, a fomentar el Cantón, a que progresen sus pueblos, y a cumplir con mi deber como empleado; estos son mis deseos aunque mi incapacidad no me lo permita, mas yo suplico a Ud. como el magistrado que está a la cabeza de la Provincia, y que desde antes de ahora está bien impuesto de los acontecimientos desagradables y escandalosos que han sucedido en este destino con mis antecesores, no permita Ud. sea sorprendido como es muy factible de hombres malignos y acostumbrados a hacerlo con deudoso  del Magistrado, porque acaso se han visto con indulgencia o han quedado impunes sus delitos; estos pocos racionales que residen en esta Villa se conducen de un modo sospechoso, y se creen algunos de ellos que estos pueblos son su patrimonio, y que su voz entre los indígenas es la que prevalese   (sic)  porque su mucha ignorancia y devitidad  los hase (sic)  cometer cuantos atentados le quieran xxxx  porque el soborno que es el que siempre han acostumbrado para hacer lo que han querido; ellos todos son una familia y forman liga indisoluble, pero yo vigilo sobre sus operaciones asegurando a Ud. que al primero que se desmande o cometa alguna falta no quedará impune porque procederé con arreglo a las leyes y confiado en la recta administración de justicia que Ud. posee          
Dios quede a Ud.
Señor Teodoro Pereira

Al pasar por Baltazar hace el censo de las personas y apunta de manera grave que no poseen “ninguna clase de industria para ganar la muy precisa subsistencia sino las cuatro matas de yuca que suelen sembrar casi obligados, y algunos cables de chiquichiqui que con mil trabajos suelen torcer, y estos para pagar las gruesas sumas de dinero que les impulsan a tomar fiado.” Está hablando del pequeño comercio existente entre los regatones usureros y las gentes asentadas en las comunidades y, como anota luego al visitar otras, esta situación se repite en todas. A continuación denuncia a los comerciantes: “…y se creen algunos de ellos que estos pueblos son su patrimonio, y que su voz entre los indígenas es la que prevalese…” y  “…siempre han acostumbrado para hacer lo que han querido…”; y los describe: “… ellos todos son una familia y forman liga indisoluble, pero yo vigilo sobre sus operaciones asegurando a Ud. que al primero que se desmande o cometa alguna falta no quedará impune…”. Esta actitud hace constar que hubo gobernantes en los inicios de Amazonas que vinieron con ánimos de querer ayudar al indígena y aplicaron las leyes correctamente. Veremos que también hubo gobernadores que en Angostura estaban conscientes de esta situación y al querer arreglarla, enviaron gobernantes probos y progresistas al Rionegro que lucharon porque nuestra situación cambiara.

En el mes de noviembre de 1830 el Corregidor Pereira envía al Gobernador la lista de los principales empleados  del Cantón:
Cuadro que manifiesta las Parroquias que componen el expresado y los empleados en diversos ramos de Policía
Parroquias por sus nombres
Empleos en diversos ramos
Nombres de los empleados
Villa de S. Fdo. Cabecera
Comisario
Teodoro Pereira
En la misma
Celador
José Villasana
En la misma
Preceptor
Francisco Pina
Parroquia Atures
Celador
Rafael Rodríguez
Parroquia Maipures
Celador
Ramón Ynasque
Parroquia Sta. Bárbara
Celador
Antonio Naranjo
Parroquia Baltazar
Celador
Marcelino Méndez
Parroquia Yavita
Celador
Dionisio Arnaud
Parroquia San Carlos
Celador
Tomás García
Parroquia Esmeralda
Vacante
 -----
Parroquia Pimichin
Vacante
-----
Parroquia Maroa
Vacante
-----
Parroquia San Miguel
Vacante
-----
Parroquia Tiriquin
Vacante
-----
Parroquia S. Fco. Solano
Vacante
-----
Parroquia Quirabuena
Vacante
-----

Los actores principales de Rionegro en cuanto al acontecer político - comerciante estaban presentes en las personas de José Villasana y Francisco Pina. Es significativo el caso que había un Preceptor en San Fernando de Atabapo, lo cual quiere decir que había una escuela que la regentaba el señor Pina, que habían desaparecido desde 1823 o no se tenía noticias de ellas. Las 2 o 3 personas comerciantes mandaban a sus hijos a estudiar a La Urbana   o a Angostura. Es lo mismo a pequeña escala que los ricos de la Capital enviaban a sus hijos a educarse a Trinidad o Europa, para que luego volvieran a la actual Ciudad Bolívar como mandatarios y a servir a su región. Así se formó nuestra actual Guayana, menos nosotros, el Benjamín futuro estado Amazonas. 

El año 1831 fue pródigo en acontecimientos derivados de la separación de Venezuela de La Gran Colombia. Al comenzar el año el Cantón Rionegro, bajo la égida del Corregidor Pereira, se pronunció por la unión y contra la separación, bandera que enarbolaba el General  José Tadeo Monagas en Oriente; pero José Antonio Páez, que lideraba la separación, llegó a un acuerdo con Monagas para unificar el criterio de la separación y evitar la guerra; y Pereira junto con Rionegro tuvo que apoyar esta decisión. ¿Había otra opción?  Sería anti Histórico irse por otro camino. 
Con fecha 11 de febrero de 1831 fue presentada por el Consejo Legislativo de Angostura, presidido por Tomás de Heres, al Gobernador Eusebio Afanador la terna para para el Corregidor de Rionegro compuesta esta vez por Teodoro Pereira, José Villasana y Diego Pina. La persistencia de los comerciantes en la búsqueda del poder es continua a través de la Historia de Rionegro y así continuará hasta el actual estado Amazonas. Esta vez no participó Francisco Pina, pero lo hizo su hermano Diego. Resultó electo una vez más Pereira como Corregidor. Se ve claramente el resultado del giro dado por el ratificado Corregidor ante una situación de hecho, donde toda Guayana también era proclive a la separación.

En la misma Sesión Francisco Pina fue nombrado Administrador de Rentas del Cantón Rionegro el 12 de febrero de 1831. El Consejo Legislativo con sede en el Cantón Principal (o sea en Angostura) centralizaba todas las actividades económicas y políticas del resto de la Provincia. En esa fecha el Concejo proponía una terna y el Gobernador escogía entre los propuestos para Corregidor, Administrador de Rentas o un humilde Preceptor.

Pero en Rionegro no había bienes que administrar porque casi nadie pagaba impuestos, cuyos mayores rubros en la Provincia era el ron, el tabaco y el ganado que en la región no se producían. Por lo tanto Francisco Pina no aceptó este cargo “…q no allandome capas pr mis pocas o ningunas luces pa el destino q se me nombró…”. No así el de Corregidor que siempre buscó y ejerció en varias oportunidades, según veremos, pues pertenecía a los 4 comerciantes dueños de Rionegro ya denunciados por Doazan y Pereira y para este cargo superior si tenía muchas “…luces pa el destino….

Recién reelecto Teodoro Pereira como Corregidor del Cantón Rionegro dirigió al Gobernador Pedro Volasteros una carta donde expone la situación crítica del Cantón Rionegro y no propone explícitamente ninguna solución, delegándola en los poderes supra cantonales, como eran el Consejo Legislativo y la Gobernación. La carta se transcribe (Archivo Histórico de Guayana - Cajón 134 - Carpeta 2 - Legajo: Intendentes - Folio 233):


Estado de Venezuela
Corregimiento del Cantón Rionegro
Nº 1º
San Fernando Atabapo febrero 16 de 1831
Señor Gobernador de la Provincia
(Contestado Nº 4)
Tengo la honra anunciar a Ud. que entre las comunicaciones que recibí de ese Gobierno el 10 del corriente,  he visto con bastante reflexión la de Ud. del mes y año que espiró (sic) marcada con el numº. 3, incluyéndome a ella un ejemplar de la ley expedida el 2 de abril del mismo año por el Soberano Congreso, que contiene el método y debe observarse para la instalación de la representación Nacional, y que con arreglo a ella se hagan las elecciones, precediendo el cumplimiento desde el art.º 1º hasta el 14 que son comprehensivos a los Cantones, como son  también los modelos números 1º y 2º  que binieron adjuntos.
Permítame Ud. hacerle con toda ingenuidad una breve y fundada exposición, sobre los obstáculos que se me han presentado para poner en práctica la ley q dejo indicada, respectivamente a las elecciones y formación de Municipalidad en este Cantón, deber q me impone mi responsabilidad.
A Ud. no se le oculta que todos estos pueblos son havitados  por indígenas q son del todo ignorantes, en términos de no profesar sino uno u otro nuestro idioma castellano,  y que son de los xxx por la ley por no tener las cualidades necesarias pa. sufragantes parroquiales que los cuatro vecinos racionales en esta villa a demás de ser enteramente negados, tampoco los considero con aquel derecho por muchas nulidades que tienen, y son bien notorias en esa capital, no siendo las de menor  el están encamadas las tres principales mucho tiempo hace y hasta la fecha abierta las causas ignorando si se han indegnisado o no, y el odio q le profesan estos pueblos por sus conductas detestables cuando han ejercido el más pequeño empleo, los tres a que me contraigo son Diego Pina, José Villasana y Francisco Pina, que componen una misma familia de hermanos, yernos y cuñados; es de mi deber informar a Ud. la verdad en obsequio de la tranquilidad de estos infelices pueblos, donde siempre a reinado el germen de las paciones y el veneno de la discordia, desgracia que indudablemente traen la completa ruina de los pueblos y estos con mas certesa pr.  la imbecilidad de sus habitantes todos indígenas.  
Vuelvo a manifestar a Ud. q en este Cantón no es posible darle en cumplimiento a la ley q deje indicada pr.  q absolutamente encuentro hombres de las cualidades que ella exige,  pa. formar municipalidad, pr.  q además de las causas q tengo referidas, son tan señaladas las que  hay, cuanto q los 14 pueblos q componen el Cantón a exepción  de cuatro todos los demás permanecen injueces mandados pr. los Capitanes indígenas; y en resumen dire a Ud. q en seis meses q hasen mando este Cantón estoy bien penetrado del procedimiento y costumbres de los pocos vecinos racionales q reciden en él, y hasta la fecha puedo asegurar a Ud. no hay sino dos q me merecen buena opinión pr. sus conductas honradas y probidad, estos son: los ciudadanos Dionisio Arnaud y Feliciano Gomez, únicos en quienes creo concurren las cualidades de la ley pa. poder ser empleados sin embargo que carecen de luces, y q el primero es Ten.te Corregidor vitalicio en la parroquia de Yavita como lo son los demás, pr. no haber absolutamente con quien relevarlos. Dedusca pues Ud. el estado de este Cantón, y si podrá tener cumplimiento la ley sobre elecciones y formación de municipalidad. 
Todo lo q trasmito consultivamente al conocimiento de Ud. pa. su superior resolución, y cumplimiento de mi deber.
Dios guarde a Ud.
Teodoro Pereira

Realmente el susodicho Cantón no era un verdadero Cantón, al no llenar los requisitos exigidos por la Constitución, sobre todo en la cuestión del número de habitantes, que se había mantenido en alrededor de 1500 habitantes desde los tiempos coloniales. Tampoco tenía ninguna representación del Consejo Legislativo y por lo tanto no tenía quien guardara sus intereses. Solamente tenían representantes los Cantones Capital, Upata y Alto Orinoco, cuya Capital era Caicara. El resto, para la provincia de Guayana no existía y esa situación se mantuvo durante muchos años y aun hoy se mantiene con el actual Estado Amazonas, cuando las zonas del Rio Parhuaza y El Burro, parecieran pertenecer más a Amazonas que a Bolívar, quien al fin y al cabo es quien hace acto de presencia en esos sitios. Esto constituía (y constituye) una aberración geográfica, donde el poder central exigía y era como si tuviera únicamente derechos, pero no deberes y desatendía por lo tanto a los Cantones de Rionegro y Bajo Orinoco.

Esa situación es planteada por Pereira con cruda realidad al describir… “los obstáculos que se me han presentado para poner en práctica la ley q dejo indicada, respectivamente a las elecciones y formación de Municipalidad en este Cantón”; se refería a las dificultades para hacer cumplir la ley que mandaba la elección de los Concejos Municipales en el Cantón Rionegro donde “todos estos pueblos son habitados por indígenas q son del todo ignorantes”…Y que…“por la ley por no tener las cualidades necesarias pa. sufragantes parroquiales”. Recuérdese que por Ley el sufragante debía saber leer y escribir y además tener una renta básica anual de 200 o 300 pesos o ser un empleado público. Ninguna de estas condiciones las llenaban los rionegreros, región donde ni siquiera la moneda circulaba, amén de que tampoco había industrias o algunos bienes rentables. En esta región deprimida económicamente, despoblada y analfabeta, era imposible aplicar unas leyes hechas a la medida de los Mantuanos o sus descendientes de la Colonia, quienes eran los que tenían los bienes y sabían leer y escribir. También quería decir que el gran sueño de Bolívar de llevar una población iletrada a otra cultivada intelectualmente, al menos en Rionegro, había fracasado, después de 10 años de implementar la enseñanza de las primeras letras.

Lanza, con nombres y apellidos, que… “los cuatro vecinos racionales en esta villa a demás de ser enteramente negados, tampoco los considero con aquel derecho por muchas nulidades que tienen, y son bien notorias en esa capital”… “y hasta la fecha abierta las causas””y el odio q le profesan estos pueblos por sus conductas detestables cuando han ejercido el más pequeño empleo, los tres a que me contraigo son Diego Pina, José Villasana y Francisco Pina, que componen una misma familia de hermanos, yernos y cuñados”…Pereira ve claro que si hay una elección la banda de los 4 resultaran ganadores porque no hay más nadie que pueda competir con ellos y son los únicos que reúnen las condiciones de electores, por lo cual prefiere el desmantelamiento del Cantón Rionegro antes que soportar tal situación. Pereira es un gran conocedor del Cantón y su realidad socio económica y así lo expone ante las autoridades superiores… “q en seis meses q hasen mando este Cantón estoy bien penetrado del procedimiento y costumbres de los pocos vecinos racionales q reciden en él, y hasta la fecha puedo asegurar a Ud. no hay sino dos q me merecen buena opinión pr. sus conductas honradas y probidad, estos son: los ciudadanos Dionisio Arnaud y Feliciano Gomez, únicos en quienes creo concurren las cualidades de la ley pa. poder ser empleados sin embargo que carecen de luces, y q. el primero es Ten.te Corregidor vitalicio en la parroquia de Yavita”... Según el criterio de Pereira… “q en este Cantón no es posible darle en cumplimiento a la ley q deje indicada pr.  q. absolutamente encuentro hombres de las cualidades que ella exige, pa. formar municipalidad”…

Pereira en el fondo lo que está planteando es la eliminación del Cantón Rionegro. No hace ninguna recomendación y solamente se limita a exponer los hechos de una realidad que acompañará al Amazonas durante toda su Historia: la marginalidad, el desinterés del Gobierno Nacional por nuestra tierra, porque siempre hemos tenido Presidentes de “cortas luces” como decían en la época. Y en Amazonas, desde sus comienzos, siempre han gobernado los comerciantes, como lo expresará Rufino Blanco Fombona más de 60 años después, cuando fue gobernador del antiguo Territorio Federal Amazonas durante 25 días: EN AMAZONAS SE HACE LO QUE MANDAN LOS CAUCHEROS.
Un punto interesante es que podemos hacer una comparación con la situación de la prospera nuestra Capital Angostura que surgió gracias a sus esclarecidos y esforzados comerciantes todos europeos o norteamericanos. Desde esos tiempos, al desaparecer el imperio español de la escena y que acaparaba todo el comercio, llenaron este espacio otros recién venidos, o los antiguos, pero arrepentidos, que llegaron con la visión clara de lo que es el comercio y que toda la humanidad siempre ha girado en torno a él. Muchos eran representantes de las grandes casas comerciales de allende el Océano y con una clara ventaja sobre los pulperos criollos. Aparecieron los Dalla Costa, Grillet, Heres, Blohm, Hamilton, Delepiani, Batistini, Liccioni y otros quienes prosperaron en una Guayana rica. Sus clientes eran los europeos y norteamericanos quienes siempre han practicado las relaciones comerciales. Y estos nombres y sus descendientes lógicamente acapararon también el poder político. Eran tantos que entre ellos mismos formaban grupos que se enfrentaban continuamente en la lucha fratricida y sangrienta por el poder y la riqueza, que siempre, en la Historia de la Humanidad, van unidas. En este caso no hay lucha civilizada que valga y los asesinatos estaban a la orden del día. Desde ese punto de vista el asesinato por encargo del Prócer Tomás de Heres en 1843 no es un caso aislado, aunque si el más prominente. Fue asesinado por los comerciantes contrabandistas de la actual Ciudad Bolívar en un intento por hacer desaparecer a alguien que les estorbaba en sus actividades ilícitas, pues hay que decirlo, cada comerciante, aun el más grande, era un contrabandista y el origen de su prosperidad por tal motivo, cuestionada. Y Heres que, al igual que el Padre General Blanco, era un apóstol de la equidad y legalidad.  Este hecho era tan notorio que el mismo Simón Bolívar trató de mediar en el asunto y de ahí vino el motín contra el Gobierno en 1828. Sacamos como conclusión que el comercio es el mismo poder y no estamos diciendo algo nuevo; solamente estamos trasladando esta realidad a la Guayana y específicamente al Cantón Rionegro. 
Otra comparación de esos tiempos es que Rionegro, como integrante de la Provincia de Guayana, también tenía y tiene sus grandes riquezas. Y en la región del actual Estado Bolívar también hubo una época del caucho con su violencia y todo. Aunque para ser honestos, el caucho fue mimetizado, para no decir eclipsado, por la explotación del oro y la sarrapia, que Amazonas también tenía, aunque no explotado. Y los muertos fueron tantos que a los criollos no los contaban; existen los registros del Archivo Histórico de Guayana de la protesta de los Cónsules extranjeros en Ciudad Bolívar reclamando los muertos y robos de sus nacionales.
Los que acapararon las riquezas producto de la explotación estaban en Ciudad Bolívar y no llegaron hasta Amazonas. Aquí vinieron solamente unos pobres pulperos/regatones a los cuales se refieren Doazan y Pereira. Pero ellos aspiraban, como dice Gregorio Pina en su carta-exposición y refiriéndose a sus hijos “…verlos crecer en la abundancia, y darles una decente educación…”, como todo padre aspira que sus descendientes sean mejores y haga progresar a la región que lo cobijó; como lo hicieron los angostureños. Los verdaderos comerciantes y dueños de los negocios estaban en Ciudad Bolívar y de Amazonas solamente sabían el nombre: Rionegro. Esta gran ciudad era solamente un gran centro de acopio que no producía nada, pero acaparaba la riqueza de las exportaciones. Estos ricos comerciantes construyeron a Guayana y la adentraron en los años de progreso por venir al preparar a sus hijos en los mejores centros educativos de Europa, Trinidad y Norte América para que vinieran a gobernar a Guayana con mayor capacidad gerencial. A Rionegro vinieron solamente sus pobres agentes. Y muchos de los primeros comerciantes de Angostura no trajeron fortuna y ahí la hicieron, porque venían de otros países, donde se valoraba el esfuerzo creador y persistente; casi todos, en sus inicios, eran contrabandistas que hicieron su fortuna no de manera muy edificante, pero sus hijos fueron unos “señores”. Algunos eran representantes de las grandes casas comerciales de Europa y Estados Unidos y eso quiere decir que sabían trabajar, otra condición innata para poder hacer riqueza.
Vista las estadísticas de esos años podemos concluir que nadie quería venir para Amazonas, salvo los agentes de las casas comerciales y los gobernantes que en esos tiempos eran nombrados y venían de Ciudad Bolívar, que al otro día de ser sustituidos, salían disparados de esta tierra de indios.
No deja de tener sentido entonces la petición de varios gobernantes de todas las épocas que pidieron la venida de colonos al Amazonas y en algunos casos, no importa que sean presidiarios, que era un método de colonización y muy efectivo, para zonas donde nadie quiere ir. Recordemos como se construyó un gran país llamado Australia.
La guerra declarada de los gobernantes contra los comerciantes fue un contrasentido. Al contrario, se debió echar mano de este recurso humano y lo que nos faltó fue población, educación y mandatarios que armonizaran, controlaran y dirigieran la situación particular de Rionegro; crear leyes y hacerlas cumplir de protección al indígena contra los recién llegados criollos para ponerlos a trabajar en conjunto, que cada uno cumpliera su rol y que sea remunerado sin caer en la explotación del hombre por el hombre.
Cercano a la fecha se produjo un cambio político en Guayana, producto de la misma situación de inestabilidad del País. El reclamo del Corregidor Pereira continuo y con fecha de abril 2 envía una nueva carta al Gobierno de la Provincia poniendo al tanto al nuevo Gobierno de la misma situación y donde copia el texto de la anterior, donde propone prácticamente la eliminación del Cantón Rionegro. La carta se transcribe (Archivo Histórico de Guayana - Cajón 134 - Carpeta 2 - Legajo: Intendentes - Folio 236):
Estado de Venezuela
Corregimiento del Cantón Rionegro
Nº 41
San Fernando Atabapo abril 2 de 1831
Señor Gobernador de la Provincia de Guayana
Siendo mi primer deceo proceder con el mayor acierto en todo lo concerniente al destino político q constitucionalmente egerjo en este Canton, a q se designò destinarme el Gobierno en junio del año p/p. y conociendo q mi incapacidad y ningunas luces acaso me harán cometer yerros imboluntarios, resolví consultar a Ud. en comunicación de 16 de febrero ultimo bajo el numero 1º lo q a la letra copio. 
“Tengo la honra anunciar a Ud. que entre las comunicaciones que recibí de ese Gobierno el 10 del corriente,  he visto con bastante reflexión la de Ud. del mes y año que espiró (sic) marcada con el marcada con el numº. 3, incluyéndome a ella un ejemplar de la ley expedida el 2 de abril del mismo año por el Soberano Congreso, que contiene el método y debe observarse para la instalación de la representación Nacional, y que con arreglo a ella se hagan las elecciones, precediendo el cumplimiento desde el art.º 1º hasta el 14 que son comprehensivos a los Cantones, como son  también los modelos números 1º y 2º  que binieron adjuntos.
Permítame Ud. hacerle con toda ingenuidad una breve y fundada exposición, sobre los obstáculos que se me han presentado para poner en práctica la ley q dejo indicada, respectivamente a las elecciones y formación de Municipalidad en este Cantón, deber q me impone mi responsabilidad.
A Ud. no se le oculta que todos estos pueblos son havitados  por indígenas q son del todo ignorantes, en términos de no profesar sino uno u otro nuestro idioma castellano,  y que son de los xxx por la ley por no tener las cualidades necesarias pa. sufragantes parroquiales que los cuatro vecinos racionales en esta villa a demás de ser enteramente negados, tampoco los considero con aquel derecho por muchas nulidades que tienen, y son bien notorias en esa capital, no siendo las de menor  el están encamadas las tres principales mucho tiempo hace y hasta la fecha abierta las causas ignorando si se han indegnisado o no, y el odio q le profesan estos pueblos por sus conductas detestables cuando han ejercido el más pequeño empleo, los tres a que me contraigo son Diego Pina, José Villasana y Francisco Pina, que componen una misma familiade hermanos, yernos y cuñados; es de mi deber informar a Ud. la verdad en obsequio de la tranquilidad de estos infelices pueblos, donde siempre a reinado el germen de las paciones y el veneno de la discordia, desgracia que indudablemente traen la completa ruina de los pueblos y estos con mas certesa pr.  la imbecilidad de sus habitantes todos indígenas.  
Vuelvo a manifestar a Ud. q en este Cantón no es posible darle en cumplimiento a la ley q deje indicada pr.  q absolutamente encuentro hombres de las cualidades que ella exige,  pa. formar municipalidad, pr.  q además de las causas q tengo referidas, son tan señaladas las que  hay, cuanto q los 14 pueblos q componen el Cantón a exepción  de cuatro todos los demás permanecen injueces mandados pr. los Capitanes indígenas; y en resumen dire a Ud. q en seis meses q hasen mando este Cantón estoy bien penetrado del procedimiento y costumbres de los pocos vecinos racionales q reciden en él, y hasta la fecha puedo asegurar a Ud. no hay sino dos q me merecen buena opinión pr. sus conductas honradas y probidad, estos son: los ciudadanos Dionisio Arnaud y Feliciano Gomez, únicos en quienes creo concurren las cualidades de la ley pa. poder ser empleados sin embargo que carecen de leces, y q el primero es Ten.te Corregidor vitalicio en la parroquia de Yavita como lo son los demás, pr. no haber absolutamente con quien relevarlos. Dedusca pues Ud. el estado de este Cantón, y si podrá tener cumplimiento la ley sobre elecciones y formación de municipalidad. 
Todo lo q trasmito consultivamente al conocimiento de Ud. pa. su superior resolución, y cumplimiento de mi deber.”
Mas como esta comunicacion fue dirigida al Señor Gobernador constitucional, y a su llegada a esa Capital desgraciadamente ya se había trastornado el orden del Gobierno legítimo, fue recibida pr. la q se titulaba Intendencia; y esta en oficio de 7 de junio nº 40 me contestó lo que literalmente copio.
“Está en mis manos la nota oficial de U. numº. 1º fecha el 16 de febº. ultimo en que se sirve U. hacerme una esposicion de los embarasos q se presentan en ese Canton pa.  dar cumplimiento a la ley del 2 de abril ultimo q U. me cita, a lo que contesto: q la Intenda. pasa por el dolor de no poder removerlas, pues le es notoria la carencia absoluta de personas capaces pa.  desempeñar los destinos muy necesarios de ese Canton, y que pr. esta razón la municipalidad corporación tan útil como benéfica a los pueblos, no ha podido jamás instalarse ahí; en cuya virtud no se presenta otro medio sino suspender el cumplimiento a la ley hasta que mejore las circunstancias pueda tener un debido efecto: lo que digo a U. pa.   su inteligencia”.
Todo lo q incerto a U. pa. su conocimiento y superior resolución.       
Dios guarde a U.
Teodoro Pereira

El Gobernador Volasteros delegó el caso al Consejo Legislativo, quien de acuerdo a la Ley era el encargado de la división territorial de la Provincia. Como ya dijimos, en este Ente Rionegro no tenía arte ni parte, a pesar de ser un Cantón y por lo tanto perteneciente a Guayana; tampoco tenía Concejo Municipal ni escuelas. El Presidente de la Cámara era el General de División, hijo dilecto de Guayana, Prócer de la Independencia y mártir Tomás de Heres. Como en todos los casos a decidir, nombraron una comisión presidida por José Tomas Machado para su estudio y presentar un informe con una propuesta al Cuerpo deliberante. Esta era la primera vez que se planteaba la eliminación del Cantón Rionegro, pero no fue la última y veremos a través de su Historia que Angostura nos eliminó y rebajó a Distrito. Incluso en 1860, cuando éramos una Provincia y dependíamos del Poder Central, recomendó nuestra eliminación para adjuntarla de nuevo a Guayana, como efectivamente se llevó a cabo en el mandato de José Antonio Páez.
José Tomas Machado, guayanés y Prócer de la Independencia, fue nuestro Gobernador en 3 ocasiones. Presentó su informe el 12 de diciembre del mismo año y se deduce que tenía una visión geoestratégica clara sobre el problema y por lo tanto sus recomendaciones razonadas se inclinaron hacia la no eliminación del Cantón Rionegro. Se transcribe el Informe (Archivo Histórico de Guayana - Cajón 2000 - Carpeta 2: Diputación Provincial de Guayana, Presidencia, Oficios, 1831 - Folios 111 y 112):
La comislos informes que ha dado de esta Provincia el C. Teodoro Pereira en qe. describe la situacn. del Cantòn de Rionegro, y la imposibilidad de establecer allì el Concejo Municipal que previene la Ley, ni de constituir elección pa. qe. le incorporen XXXXXXXXXXXXX  en la oportunidad demanda pr. la constn. y reglamentos de la materia sin cuyos requisitos no puede tener la denominación de Canton.
El autor del informe es persona que merece mui buen concepto XXXXXX dudar de su verdad; mas sin este documto. la publicidad de la cituacion actual de rio, habrìa debido sugerir a la Dipn. tomar una medida que será el XXXXX final de esos conceptos pr. qe. para prevenirlo ha parecido a la Comisn. conytraerlo a dos puntos, el uno histórico, y el otro político, y XXX el primero bastará qe. se empiece la narracn. desde el año veinte y dos, pr. qe. en esa época era que se creía más floreciente el Cantón de Rionegro.
Entonces era compuesto de 18 pueblos aunque pequeños y pobrísimos, con su Capital la villa de S. Fernando de Atabapo, en el cual siempre ha residido el primero y único jefe del Canton.
Para establecer  allí antes de ahora la municipalidad se hecho manos de tres personas que han sido únicas y XXXXX pr. qe. no ha habido con quien remplazarlas.
Los 18 pueblos qe. había en el XXXXXX y dos compuestos de muy pocos vecinos cada uno, de la clase indígena, con cortísimo numº. de casas propìas están ahora reducidos a XXXXXX y despoblándose sencillamente y haberse fugado a los montes, cuya vida salvaje les acomoda mas. En las montañas elijen ellos mismos sus jefes o capitanes, y con esta medida están reunidos en las montañas, sin mas habitaciones  qe. pequeños caneyes de ramas qe. frecuentemente trasladan a otros lugares para alejarse mas de la civilizacn. Estas traslaciones son entre ellos medidas de seguridad domesticas, y por esto en cada XXX se habla en idioma distinto, y particular, sin embargo qe. también hablan la lengua jeneral que ellos llaman Maribitana qe. se entiende hasta el Brasil. Nro. idioma tambn. lo hablan pero aparentan cuidadosamente no entenderla.
El temperamento del rionegro es suave y benigno, aunque sus terrenos son asidos e ingraty de modo que la yuca dilata tres años pa. desenterrarla , y reducirla a mañoco. Su comida es la casería de servatana cuyas flechas untan con el veneno llamado curare: a falta de casería surten con pescado,  qe. reducen a polvos en pilones y ellos saben conservarlo sin sal pr. mucho tiempo.
 El comercio es muy rastrero, y todo se compone de monos de toda especie, chinchorros para camas, cabullas de Yubia o chiquichiqui y pájaros: Esto les produce casi nada antes mas vien los condece a la esclabitud pero lo venden todo al cambio, pr. qe. allà no corre la moneda, y de este trueque resultan siempre perjudicados, como lo espresa verídicamente el autor del informe C. Teodoro Pereira. Este mismo engaño sufren cuando se alquilan pa. ayudar a descargar las embarcaciones en los raudales de Atures y Maypures y cuando se contratan para ayudar a fabricar lanchas, y en los cortes de madera para construirlas.
Como no tienen tierras fecundas, todos siembran en las pequeñas vegas de los ríos en las montañas.  Aun no hay crias domesticas de cerdos, ganados, ni bestias, aunque solo en los terrenos de los raudales esparcidos hay algunas terneras propias y estas son pa. la cria.
Algunas veces suelen venir al Rionegro carabanas del Brasil a cambiar arroz, mañoco, maíz y café, todo de muy mala calidad; estas especies solo las compran los negociantes, y con la reventa engañan y esclavisan después a los miserables indígenas, cometiendo usuras escandalosas.
El pueblo de S. Carlos es el ultimo de aquel terreno que pertenece a Veneza. cituado a las marjenes del Rio negro. Allì había baterìa servida con regularidad, que ya casi esta destruida, y su XXXX desmontada, y alguna de ella trasladada a Caicara pr. orden del Tte. Coronel Femayor. De S. Carlos al Brasil hay solo medio dìa de viaje pr. el rio aguas abajo.
La fuerza qe. custodiaba la fortaleza en S. Carlos ha sido XXXX en oficial subaltº. Y en piquete de 20 hombres; qe. le destacaban en aquellos tiempos mas felices XX comercio, valiéndose del trabajo de los indios  a quienes no pagaban jornal alguno, pero la XXXX ignora si aun permanece ese desorden qe. estaba autorizado pr. el anterior Gobno.
La distancia al Canton Rionegro es desde esta Ciudad hta San Ferdo de Atabapo 280 legs y de ahí a San Carlos hay 60 de modo qe. pa. entenderse esta XXXX con la del Canton Rionegro XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX
El punto político a qe.  se condujo la Comis. Xxxx el principal esta comprendido no sola en lo relacionado, siono en el informe del S. Pereira, y este nos conduce al parecer de que es indispensable que aquel Canton siga con esta denominación  aunque alla no sea posible nombrarse Concejo Municipal pr. no haber sujetos qe.  ocupen esos destinos: el Rionegro no puede ser Parroquia pr. qe. su lejanía le impide agregarse a otro Canton, siendo el mas cercano el de Caicara, qe. dista de allí docientas tercera legs. y si acaso un Procr. Municipal.
Entre esta alternativa no queda otro arbitrio que dejar solamte un jefe de Canton que lo gobierne todo, y si acaso un Procr. Municipal. La Comision es de concepto qe. se haga así, y qe. se encargue al Jefe del Canton pr. qe. el mismo elija otros imajinados subalter  que tenga pr. concurrente y a quien conozca, y qe. sean en probidad; pues de otro modo no se lograra nunca aquí el acuerdo en estas elecciones sin tener las nociones necesarias pr. qe. no puede ser menos qe. no tenerlas por las infrecuentes y raras correcces que se tienen en Rionegro.     
Anga. 12 Dice de 1831, 2 y 21.
José Tomas Machado                                          José Gabriel de Alcalá

Nota: El informe está muy deteriorado y de ahí los errores de transcripción.


En los considerandos exponía que Teodoro Pereira, el autor del informe…“es persona que merece mui buen concepto a no dudar de su verdad”… estima de muy alta valoración al Corregidor Pereira y que por lo tanto lo avalan en su desempeño como gobernante. Aducía, entre otras razones para la no eliminación… “dos puntos, el uno histórico, y el otro político, y el primero bastará qe. se empiece la narracn. desde el año veinte y dos, pr. qe. en esa época era que se creía más floreciente el Cantón de Rionegro…”. O sea históricamente el Cantón Rionegro tenía permanencia desde los inicios de la República y no podía ser eliminado de un plumazo. Reconoce el gran problema existente que… “para establecer allí antes de ahora la municipalidad se hecho manos de tres personas que han sido únicas y pr. qe. no ha habido con quien remplazarlas”… Su recomendación a la Càmara plena es contundente…“el Rionegro no puede ser Parroquia pr. qe. su lejanía le impide agregarse a otro Canton, siendo el mas cercano el de Caicara, qe. dista de allí docientas tercera legs. y si acaso un Procr. Municipal”… Aunque en años posteriores otros Ediles miopes y sin la visión adelantada de los Próceres Heres y Machado tomaron esta decisión nefasta para el entonces Cantón Rionegro, futuro Estado Amazonas. El informe finaliza con una recomendación realista: … “Entre esta alternativa no queda otro arbitrio que dejar solamte un jefe de Canton que lo gobierne todo, y si acaso un Procr. Municipal. La Comision es de concepto qe. se haga así, y qe. se encargue al Jefe del Canton pr. qe. el mismo elija otros imajinados subalter  que tenga pr. concurrente y a quien conozca, y qe. sean en probidad; pues de otro modo no se lograra nunca aquí el acuerdo en estas elecciones sin tener las nociones necesarias pr. qe. no puede ser menos qe. no tenerlas por las infrecuentes y raras correcces que se tienen en Rionegro... La solución sería entonces hacer una Ley especial para el Cantón Rionegro, que contemplara la eliminación del Concejo Municipal y darle superpoderes al Corregidor y de tal manera que existiese solamente un Procurador Municipal. Ignoramos si la Cámara adoptó esta solución, lo tal es que el Cantón continuo existiendo por una decena de años más antes de su eliminación. En todo caso esta es una decisión de doble filo, pues el Corregidor Pereira no todo el tiempo estuvo ahí y luego vinieron a mandar de nuevo los comerciantes con apellidos Pina y Villasana,  esquilmadores investidos ahora de autoridad y fue una excusa para nunca más elegir un Concejo Municipal, hasta muy tarde en la Historia de Amazonas. Todos estos documentos son transcritos en los Anexos, dada su importancia primordial para ver el rumbo de Amazonas en la Historia.


NOTA: Este es un extracto de la Historia General del Estado Amazonas correspondiente a los años comprendidos entre 1830 y835 que actualmente se escribe.      

*Cronista de Amazonas

Con la tecnología de Blogger.