AMAZONAS: NUESTRA HISTORIA Nº 8 Llegan los Jesuitas al Amazonas

DEJANOS UN COMENTARIO

En esta entrega Nº 8 daremos noticia sobre la llegada de los Jesuitas al Amazonas venezolano. Dejaremos el Orinoco por un tiempo hasta el descubrimiento por el Padre Manuel Román en 1.744 del Brazo Casiquiare.
¿Cómo era el actual Estado Amazonas a la llegada de los jesuitas en el siglo XVII? La geografía la podemos considerar inmutable, dado el “poco” tiempo de 350 años de la llegada de los misioneros al Amazonas: para las edades geológicas un millón de años no es nada. No así la población que es relativamente reciente, tanto la europea como la americana.
Cuando España empieza la conquista de América en el siglo XVI, venía a su vez de ser conquistada por los “moros” que durante 800 años allí se establecieron y estaba en periodos de guerra o paz alternada con sus vecinos: Inglaterra, Francia, Los Países Bajos, Portugal e Italia. Esta guerra europea se trasladó directamente a América y así vemos como portugueses, ingleses, franceses y holandeses comenzaron también a posesionarse de parte de América en franca confrontación con el imperio español. El actual Mar Caribe se convirtió en el Mediterráneo de América, donde confluían  todos estos países en conflicto.
El factor económico siempre ha jugado un papel fundamental en todas las actividades humanas. Así el oro que fluía de América acompañaba la ambición por el azúcar, un bien escaso (por lo tanto caro) y apreciado en Europa. En el Caribe, el Brasil y las actuales Guayanas inglesa, francesa y holandesa se establecieron grandes sembradíos de cañas de azúcar y moliendas para el procesamiento del azúcar. Estas factorías necesitaban de mano de obra en proporción  inversa a la escuálida población indígena existente. En un primer momento España y sus enemigos esclavizaron la poca población indígena local existente y cuando faltó se fueron a buscarlos donde estuvieran. Organizaron entonces el comercio de esclavos indios. Utilizaban a la etnia Caribe que cazaba a los de otras etnias a lo largo del Orinoco y eran vendidos a los comerciantes de las factorías. Es un comercio que duró más de 100 años y que contribuyó grandemente al despoblamiento de Amazonas. Por otra parte, los portugueses establecieron sus factorías en la desembocadura del río Amazonas, el actual Estado de Pará brasileño y primero comenzaron sus cacerías de esclavos a lo largo del río hasta el actual Manaos, donde exterminaron a la etnia Manoa. Entonces entraron por el río Negro y Casiquiare. Sus socios en el Amazonas venezolano en la captura de indios para esclavizarlos, eran los Güaipuinavi, etnia habitantes del río Inírida y cuyos descendientes son los actuales Püinave. Todos cambiaban a los esclavos por armas de fuego, lo que les daba a Caribes y Güaipüinavi esclavistas una ventaja apreciable sobre sus congéneres. Cuando el Padre Manuel Román llegó hasta el Brasil, en un intento y logro por parar tan nefasto y degradante comercio humano, tenían 8 años transitando por el Río Negro - Casiquiare – Orinoco en busca de esclavos. Cuando los jesuitas llegaron al río Orinoco estaba en su apogeo este horrible comercio humano. Decidieron combatirlo para poderse establecer y tras una gesta en la cual hubo muertos, razias, desapariciones completas de etnias y pueblos, lograron erradicarlo.
Para la Historia amazonense escrita de esa época utilizaremos el manuscrito del Hermano Agustín de Vega, S.J., natural de Tunja, recién encontrado en 1.961 en la Universidad de Míchigan, EE.UU y es de publicación reciente (1.977) por el estudioso Padre José del Rey Fajardo, S.J. Es quien mejor describe al Amazonas de nuestros principios de todos los que por aquí transitaron. Hay una ventaja fundamental y es que el Hermano Agustín de Vega vivió en Carichana y Atures en su tercera fundación y estuvo 20 años en la Orinoquia, entre 1731-1751 y fue testigo presencial sobre los hechos que describe y lo hace de manera desapasionada y directa: “la qual relación haze un testigo de vista que lo ha andado todo por sí mismo muchas veces”. Es, por lo tanto, un actor de primera fila de los hechos de esa época de nuestra Historia y además su pluma fluye con incisiva, equilibrada y acertada elocuencia durante su narración de nuestra Historia.
Los Padres Felipe Salvador Gilij y José Gumilla con sus obras “Ensayo de Historia Americana” y “El Orinoco Ilustrado y Defendido” son más doctos e ilustrados, pero nunca llegaron hasta los raudales de Atures y son por lo tanto imprecisos cuando al Amazonas se refieren. Fueron amigos y superiores del Hermano Vega, al igual que el Padre Manuel Román, quien escribió muchísimo sobre Amazonas, pero lamentablemente, de su producción conocemos más los títulos que desaparecieron, quizás  para siempre, entre ellos un  diario de viajes de su odisea de 8 meses desde Carichana hasta Barcelos y regreso.
Otro al cual utilizaremos como bibliografía es a Miguel Ángel Perera y su Obra “Sobre el tamaño de la población precolombina del TFA y su evolución demográfica”-1986- Montalban., porque debemos responder una pregunta: ¿Cuántos amazonenses habíamos a la llegad de Colón en el actual Estado Amazonas?
Toda esta bibliografía está a la orden de los amazonenses.

     Nota: Todo lo aquí escrito ya ha sido escrito. Solamente hago las Crónicas.
   *Cronista de la Ciudad.


Con la tecnología de Blogger.