AMAZONAS: NUESTRA HISTORIA Nº 12 ¿Quiénes somos los Atures? (y IV)

DEJANOS UN COMENTARIO

               AMAZONAS: NUESTRA HISTORIA  12  
            

             ¿Quiénes somos los Atures? (y IV)     

        

  Por: Miguel Guape *

Los españoles que pusieron el nombre  de Atures nunca estuvieron aquí. Los Cronistas de indias y los historiadores posteriores se copiaban unos a otros y el nombre de Atures se fue extendiendo sin saber en realidad quienes eran. Humboldt, quien utilizó las bibliografías de  Gilij, Gumilla y Caulín,  nunca vio a los Atures en su pasaje por estos lugares en 1800, a pesar de que estaba rodeado de ellos. Gilij los ubica en el Padamo, cerca de la Esmeralda en el Alto Orinoco. Caulín, que vino en la expedición de límites, copiándolo, los ubica en igual lugar.
Hay un hecho importante dentro de nuestra Historia y es que la  Expedición de Límites con Solano en 1758 no nombra a los Atures y sí a los Piaroas. Estuvieron años en nuestra tierra, la recorrieron, exploraron, la conocieron, fundaron poblaciones  y son anteriores en 42 años a Humboldt y son de la misma época de los jesuitas, que fueron quienes pusieron el nombre.  No conocieron a los Atures y si a los Piaroas (Huothoha) porque…son los mismos. Es así que Solano en su informe del 25 de septiembre de 1760 afirma que “…junto con los Piaroas poblaban las regiones del Sipapo, etc., los Maipures, Sirupas y Guiperneyes…”. A éste se debe el cambio de “Adoles” o “Atures”  por “Piaroas”. Nunca nombró a los “Atures”. Los jesuitas, que pusieron el nombre, no les dio tiempo de ver esta realidad, porque fueron expulsados en 1768, a causa de la “piedra” que les puso la Comisión de Límites, como veremos más adelante, al seguir contando nuestra Historia.
Atures huele a nuestros actuales Huothoha y está dentro de su EtnoHistoria. Escuchemos su voz a través de Nereo Silva: “A nosotros no nos gusta que nos llamen Piaroas porque es un despectivo que inventaron. Quieren llamarnos, piara, cochinos y no lo aceptamos. Somos Huothoha, que quiere decir “la gente del sonido nasal” que así es nuestro idioma. Nosotros somos los habitantes más antiguos de esta tierra llamada ahora Atures. Toda esta región está en nuestra Cosmovisión. En el actual Cerro de la Tortuga vivía HUIMOKO “el Señor de la Noche”, era su casa (NETHAHE) porque en las épocas primarias solamente existía la oscuridad; la piedra más pequeña era su HUETHE a lugar donde guardaba sus propiedades privadas y sagradas. Cómo nació el día es una leyenda extendida entre nosotros. El cerro Perico era otra HUETHE de este Señor. Entre nosotros existe un Ser Supremo, WAHARAME, y además existían al origen tres seres que fueron quienes poblaron la tierra e hicieron a los primeros Huothoha y los animales. Eran tres hermanos llamados WAHARI, HUOTHOHA Y CHEHERU. Son tres Demiurgos nuestros, pero no nuestros amigos. WAHARI ponía su NASA de pescar en los Raudales de Atures y se sentaba en el cerro plano que está al frente, en Colombia a ver cuándo se llenaba la NASA. Su hijo TETHA cayó al agua y WAHARI desesperado salió al rescate: estrechó las costas del Orinoco entre Casuarito y el Muelle para poder rescatar a su hijo. Lo encontró, pero casi moribundo, porque la PAYARA lo había mordido. Enojado arrojó al animal al aire y éste fue a caer sobre el cerro que está detrás de la actual Comunidad Payarima. Ahí se ve la marca donde cayó. Ese lugar originalmente se llama DAYÁRAIMA, que quiere decir “el lugar donde cayó DAYÁRA”, o sea LA PAYARA en lengua criolla. Ese es un nombre deformado de nuestra lengua. Mientras, WAHARI, llorando porque su hijo iba a morir, hablaba con él. “Vas a morir mi hijo querido” – le decía. Su hijo lo consoló: “No voy a morir, papá: ahora es que voy a perdurar para siempre; lánzame al aire que me voy a convertir en ATHEHO (La constelación de la Osa Menor); ahí estaré para siempre para avisar a mi gente cuándo deben sembrar el conuco” – se despidió. WAHARI lanzó a su hijo al cielo y se convirtió en estrella. Por eso el Huothoha busca en el cielo a ATHEHO para saber cuándo es el momento  de la siembra”.
Los Huothoha cuando llegan otros simplemente se esconden en sus caños y ríos, por temor, porque siempre han sido esclavizados por otras tribus a través de la Historia. Por eso no los vieron ni los tomaron en cuenta. Al contrario de las demás etnias, como los JIVI, que más bien buscan el contacto y la confrontación, si es necesario. Los dos modelos son exitosos porque las dos etnias sobrevivieron al contacto y mantienen, para su orgullo, su cultura y sus costumbres.
La región de Atures ahora es multi étnica y aquí vivimos felices y orgullosos de nuestra tierra. Los Atures no desaparecimos: aquí estamos y estaremos,  como ATHEHO, para siempre. También ATHEHO sobrevive y perdura en cada Huothoha y en una calavera en el Museo del Hombre en Paris, donde la llevó Humboltd, para, desde allá, decirnos con una sonrisa cuándo sembrar y seguir adelante.


Danza ritual WARIME de la etnia HUOTHOHA






Nereo Silva, Historiador Huothoha 


*Cronista de la Ciudad.


 Nota 1: Todo lo aquí escrito ya ha sido escrito. Solamente hago las                                Crónicas.

Nota 2: Estos capítulos continuaran el próximo año. Mientra, Felices      Pascuas a todos los lectores.

Con la tecnología de Blogger.