HISTORIA HEMEROGRÁFICA DE AMAZONAS IV Los crímenes de río negro La obra nefasta de Funes y de González Más de 50 víctimas de su ferocidad

DEJANOS UN COMENTARIO
HISTORIA HEMEROGRÁFICA DE AMAZONAS IV

Los crímenes de río negro
La obra nefasta de Funes y de González
Más de 50 víctimas de su ferocidad


  El Luchador del 8 de julio de 1913

Transcripción de
 Miguel Guape*

NOTA DEL TRANSCRIPTOR: El presente documento hemerográfico forma parte de una relación pormenorizada de los hechos del 8 de mayo de 1913, cuando Tomás Funes tomó el poder en Amazonas a sangre y fuego, eliminando esa noche a toda la camarilla gobernante. Fueron reflejados en la prensa nacional y de Ciudad Bolívar. Esta relación de alguien que participó y fue testigo presencial de los hechos, continuará con otros  que también estaban presentes y los describieron para la posteridad. Nuestro estado Amazonas, siempre a través de la historia, ha sido un emporio de violencia, robo y saqueo que aún continúa. Estos hechos tuvieron una gran resonancia porque Funes mató a gente blanca. Pero hay que remarcar que hubo una tal violencia y crímenes contra el indígena que causó un genocidio silenciado por los historiadores, porque simplemente no nos consideraban algo importante.

LOS CRÍMENES DE RÍO NEGRO

La obra nefasta de Funes y de González
Más de 50 víctimas de su ferocidad
 El Luchador del 8 de julio de 1913

Lista la más completa que se ha podido obtener de los asesinados en el Territorio Amazonas por Tomás Funes y Manuel María González, a contar desde el 8 de mayo hasta el 8 de junio próximo pasado.

General Roberto Pulido
      “      Antonio Espinoza
Pablo Enrique Pulido
Doctor Baldomero Benítez
     “      Reyes Caevajal
Domingo Martínez
Henrique Delepiani
Alberto Espinoza
Juan Bautista Espinoza
Federico Espinoza
Eliodoro Linares
Heriberto Maggi
Rafael Maggi
Pedro Becerra
Pedro Varela
Jesús Capecci
Antonio Rioja
Froilán Valero
Andrés Becerra
Domingo Zuloaga
José Miguel Bonalde
N. Chaves
Félix Miguel Martínez
José Miguel Soublette
Manuel María Baldó
Pedro Raldiris
Hermán Trujillo
Coronel Antonio Varela
Antonio Varela, hijo
Jesús Varela
José Miguel González
Ventura Yánes
Jesús Núñez
Rosalino Mata
Miguel Sosa
Edmundo Briceño
Manuel Rodríguez Cordero
Mariano D´Giulio
Miguel Conrado Ramírez
Víctor Modesto Aldana
Feliciano Guerrero
Daniel Leal
Pedro Leal
Vicente Leal
José Dolores Ramírez
Eugenio Ramírez
Esteban Ramírez
Rafael Montes Godoy
Juan Mirabal
Leoncio Rivas
                     y cinco peones cuyos nombres se ignoran…
De todas estas víctimas treinta y dos eran comerciantes o propietarios.


El Luchador del 21 de julio de 1913 reseñó el nombramiento de Abelardo Gorrochotegui como nuevo Gobernador del Territorio Federal Amazonas.

E
Ante la petición de Funes y sus seguidores para que enviaran un nuevo Gobernador, el Gobierno Nacional presidido por Juan Vicente Gómez, envió al asolado Territorio Federal Amazonas al General Abelardo Gorrochotegui (Ciudad Bolívar 1861 – Caracas 1927). Estuvo muy poco tiempo y, obligado por las circunstancias, tuvo que abandonar, cuando el poder real seguía siendo de Funes. Fue mejor poeta, pues compuso al famoso poema ARAMARE, que inmortalizó a nuestro Ye´Kuana coterráneo. Se transcribe la reseña y falsa expectativa escrita por alguien en “EL LUCHADOR”.


NUEVO GOBERNADOR

El Ejecutivo Nacional ha designado al señor  y General  Abelardo Gorrochotegui para desempeñar el cargo de Gobernador del Territorio Federal Amazonas.

Delicada es la situación del señor Gobernador en las actuales circunstancias, en que un grupo de forajidos alzados contra toda ley, contra todo principio  y contra toda doctrina de moral y de conciencia, se han hecho árbitros de vidas y convertido la propiedad en rapiñero botín.

De un lado militan intereses de particulares, que tienen valores en manos de asesinos y ladrones,  y de otro la vindicta social, hondamente herida, que clama justicia y que supera el castigo de los siniestros autores de un plan preconcebido y único en nuestros anales de pueblos civilizados.

De un lado están las conveniencias del capital, y otro, hogares enlutados, huérfanos que en vano esperan el apoyo y las caricias paternales, viudas condenadas a la miseria y la desesperación, y un reguero de sangre que por siempre habrá de baldonar el nombre venezolano.

¿De qué lado se inclinará la balanza?..

No dudamos que del lado de la sanción y de la justicia humana.
La garantiza  así la austeridad que sabe imprimir a todos sus actos el Gobierno que preside el General Juan Vicente Gómez.

Lo garantiza así el General Gómez, hombre de hogar, que conoce las íntimas fruiciones de la familia, que sabe cuánto pesan las lágrimas que en estas circunstancias han brotado no de los ojos, sino de lo más íntimo de los corazones, y que no habrá de permitir el triunfo, el inicuo triunfo de a maldad aunado al escarnio de los derechos naturales del hombre.

Lo garantiza así la presencia de Abelardo Gorrochotegui al frente de la Gobernación.

El gallardo porta-lira, el cantor  de nuestras selvas, que en cada fronda rumorosa leyó un poema de la vida y de amor intenso no vendrá a entonar el macabro responso de la vana complacencia ni a echar sobre su nombre de poeta la sombra, la impenetrable sombra que hoy envuelve, como una maldición, las desoladas comarcas de Atabapo y Goaviare.

El militar pundonoroso, que en más de una ocasión bañó el suelo de la patria con su sangre en las sagradas luchas por la libertad y el derecho, no salpicará los laureles pegados gallardamente, ni el brillo de su espada, con esa otra sangre de niños y ancianos que caerá eternamente gota a gota, sobre la faz de los verdugos del Amazonas.

El ciudadano de entereza ejemplar y de valor cívico probado en más de una ocasión, no habrá de sancionar el sinnúmero de delitos atroces, cuyo calificativo se escapa a las fórmulas del lenguaje.

Así se impone su nombre, siempre llevado con dignidad y con orgullo.

Así se lo imponen sus convicciones de hombre honrado, de líneas rectas, abroquelado en la moral, probado en las justas del honor.
Así se lo impone la representación de que está investido, como intérprete del Gobierno Nacional.

Y así lo espera la vindicta pública, pendiente de sus actos en el actual momento histórico.

Alguien, tal vez interesado en favor de los verdugos del Amazonas, ha pretendido tergiversar los hechos, disfrazar la verdad, dándole a lo acontecido el carácter de una poblada contra el extinto Gobernador.

Mentira!...

El pueblo no mata así, con esa ebriedad de sangre y de refinadas crueldades.

El pueblo va a la plaza y protesta, con actitud resuelta.

El pueblo va a los campamentos y combate con armas honradas ofrendando su vida por ideales de causa o de doctrina.

El pueblo no va a la encrucijada del bandido, ni se ensaña contra víctimas indefensas.

El pueblo tiene rasgo de piedad y de nobleza, aún en  sus mayores enardecimientos y corajes.

El pueblo asalta una fortaleza y al verse acariciado por el éxito no se baña en sangre, como los cerdos en el lodo, sino que prorrumpe en un canto de victoria y de perdón.

No calumniés al pueblo.

La colectividad grandiosa que lleva este nombre, castiga pero no asesina.

Y los reformistas del Amazonas no son sino una horda de asesinos.

(“El Avisador” – Upata)


Histórica casa de Tomás Funes en San Fernando de Atabapo, derrumbada por el ex alcalde Nepomuceno Patiño. Según el antiguo Cronista Don Manuel Henríquez  era una bodega y se llamaba “La Porfía”. Año 1958.

Tomás Funes y Roberto Pulido, los principales protagonistas de los hechos violentos del 8 de mayo de 1913. Aun estos hechos continúan en Amazonas: recordemos, por ejemplo, la matanza de indios Yanomami en Aximú o la reciente masacre de presos en Puerto Ayacucho. El escritor colombiano José Eustacio Rivera en su obra “La Vorágine” sentencia: “en Amazonas hay muchos Funes, aunque solamente uno lleve el nombre”. Esa violencia está vigente por los modernos Funes y Pulido y los amazonenses somos los mismos de siempre, vilipendiados, marginados y exterminados.
                                                                                                      

Ciudad Bolívar,  septiembre de 2017.

*Cronista de Atures

Con la tecnología de Blogger.