AMAZONAS: NUESTRA HISTORIA Nº 27 LA COMISIÓN DE LÍMITES EL FIN

DEJANOS UN COMENTARIO
AMAZONAS: NUESTRA HISTORIA Nº 27
LA COMISIÓN DE LÍMITES
EL FIN
Por: Miguel Guape *

EL FIN DE LA EXPEDICIÓN DE LÍMITES

En España la alta política terminó con la Comisión de Límites. El 10 de agosto de 1759 moría Fernando VI y el 9 de diciembre asumía su sucesor Carlos III, siempre reacio al Tratado de Madrid de 1750 por considerarlo lesivo para España. Una de sus primeras medidas de política internacional fue denunciar el Tratado y ordenar la paralización de todos los trabajos de la expedición en espera de una decisión definitiva que tardó 5 meses en producirse. El 12 de febrero de 1761 se firmó en el «Real Sitio de El Pardo» un Convenio que anulaba el Tratado de Madrid de 1750. Con este acto se vuelve, pues, a la frontera astronómica de Tordesillas. El célebre meridiano resultó en la práctica una línea tan  imaginaria como inoperante.

La  empresa del Tratado de Límites resultó en un sorprendente juego de omisiones, infortunios y enfrentamientos personales. Una tarea nunca deseada que para la Guayana española, no obstante, marcó un cambio radical en su valoración geoestratégica y dio inicio a una tardía modernidad colonial lograda gracias a la iniciativa de sus comisarios. Preservaron una parte importante de su integridad territorial frente a las pretensiones geográficas lusitanas y frenaron el tráfico de esclavos indígenas hacia el Amazonas.

Guayana estaba literalmente amenazada, a lo largo de sus indefinidos límites australes, por las redes comerciales manejadas por portugueses, holandeses y franceses. Los límites de la primigenia capitulación de Guayana de Gonzalo Jiménez de Quesada habían sido ampliamente invadidos y reducidos a la cuenca del Orinoco y algunos de sus afluentes, pero aún sin control, delimitados por las fronteras internas de resistencia indígenas y las tierras sin explorar que mediaban entre los ríos tributarios del Bajo Orinoco y las divisorias de aguas que caían al Río Amazonas.

La principal preocupación española era el contrabando de hombres, recursos y bienes comerciales, mientras que para Portugal lo clave era el reconocimiento internacional de su avance fronterizo. Detrás se ocultaba el objetivo de modernizar y rentabilizar la provincia de Guayana para lo cual se requería, al mismo tiempo, del saber científico y técnico de hombres con visión política y capacidad para introducir las reformas necesarias y para lograrlo se preparó la expedición. El propósito científico básico era el reconocimiento geográfico y la delimitación del Sur guayanés complementando los trabajos de exploración con el estudio de la Historia Natural de los ríos Orinoco y Amazonas.

EL FRACASO APARENTE

La expedición fracasó sólo en teoría. Los españoles hicieron acto de presencia en territorios desconocidos y de geografía imprecisa. La geografía, la botánica y otras ciencias tuvieron un empuje tremendo. Aún en esos tiempos se creía en la existencia del Lago Parima de donde nacían los principales ríos, incluidos el Orinoco y el Amazonas o Marañón. Pero el Orinoco dejó de ser Andino para convertirse en netamente guayanés. Siglos después se dilucidaría el verdadero origen del Orinoco. Por primera vez España fijó su mirada en el interior gracias a las llamadas de atención de los jesuitas, aunque posteriormente éstos fueron mal pagados con la expulsión de los territorios de América.

El actual nuestro estado Amazonas, antiguo Cantón de Río Negro, nació de la Comisión de Límites entre 1758-1761. Sus pasos, dados en la dirección correcta de fundar pueblos, asentamientos y fuertes permanentes, dieron sus frutos a largo plazo (aún se mantienen) al definir unas fronteras permanentes,  detuvieron las pretensiones expansionistas portuguesas  y paralización de la caza de esclavos. Sus logros aún hoy perduran: los pueblos principales que fundaron en la actualidad están presentes: San Fernando de Atabapo, San Carlos de Río Negro, La Esmeralda y son estandartes que definen nuestras fronteras.

Así era el actual estado Amazonas, antes Cantón de Río Negro, perteneciente a la Provincia de Guayana, en sus orígenes, hacia 1595. ¿Cuántos millones de Kmeran? Hay que cuantificarlo y el próximo año, cuando continúe esta serie AMAZONAS: NUESTRA HISTORIA lo haremos. ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? Son preguntas prioritarias que debemos responder con urgencia, para poder saber hacia dónde vamos. Por eso estamos abocados al estudio e investigación de nuestro pasado. La Capitulación de Gonzalo  Jiménez de Quesada posteriormente pasó a Antonio de Berrío, el padre de la Guayana venezolana.  Establecía como límites los orígenes de los Ríos Caquetá, El Pauto (Río Orinoco) el Papamene (Río Amazonas). Esa era nuestra Guayana original a la cual pertenecíamos los amazonenses pasados y actuales. Este es un mapa original de Daniel de Barandiarán, sobre el cual se ha dibujado a mano alzada los posibles límites.

Como dato histórico curioso: la Comisión de Límites encontró asentados en la población de Atures a los últimos representantes de esta etnia en 1758, origen de nuestro gentilicio, en número de 20. Cuando por aquí pasó el Barón de Humboldt  42 años después  (en 1800) ya habían desaparecido todos los Atures y solo encontró la leyenda. Fueron, posiblemente, asimilados por los Maypures. Los Atures eran únicos porque “hablaban un lenguaje diferente a todos”, derivado del Tupí-Guaraní, al contario de las demás etnias que hablaban lenguas arawakas.

Al fondo se observan los Raudales de Atures. Los actuales Atures, en cada diciembre, rinden homenajes a la Ciudad de Puerto Ayacucho y a sus ascendientes indígenas, antiguos moradores de estos Raudales. Año 2017.

La Oficina del Cronista Oficial del Municipio Atures del estado Amazonas viene realizando un esfuerzo serio y continuado y hasta ahora ha publicado por este medio 27 escritos sobre nuestra Historia Regional en un lapso de 11/2 año. Apenas vamos por el año 1761. Por este año pararemos con esa fecha, para continuar el próximo con nuestra serie: AMAZONAS: NUESTRA HISTORIA.

Mientras, reciban los amazonenses todos los parabienes del mundo y que la felicidad y optimismo embarguen sus hogares y espíritus en las venideras Pascuas y Año Nuevo 2018.

Bibliografía utilizada en el Capítulo de la Comisión de Límites

1.  Miguel Ángel Perera, La expedición de límites de 1750 en la Guayana española: los logros de una tarea que nunca comenzó. REVISTA ecuatoriana de Historia. Artículo de investigación 01de Agosto de 2014.
2.  Mariano Useche Losada, El proceso colonial en el Alto Orinoco-Río Negro (siglos XVI a XVIII) (Bogotá: Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales / Banco de la República, 1987), 87.
3. Demetrio Ramos Pérez, El Tratado de Límites de 1750 y La Expedición de Iturriaga al Orinoco, Madrid 1946.
4. Daniel de Barandiaran  en Pág. 383 “Noticias del Principio y Progresos del Establecimiento de las Missiones de Gentiles en el Rio Orinoco, Por La Compañía de Jesús”.

*Cronista de Atures

Con la tecnología de Blogger.