Amazonas: Nuestra Historia # 28

DEJANOS UN COMENTARIO
Ciudad Bolívar: La primogénita Capital de nuestro estado Amazonas de Venezuela

Por: Miguel Guape*

Los   Amazonenses somos y seremos siempre un componente muy importante de la Región Guayana por relación no solamente histórica, también geográfica y hasta tectónica.

Actualmente estamos más identificados como región amazónica que como guayaneses, aunque nuestros orígenes evolucionaron de manera paralela y conjunta desde el principio de los tiempos.

Guayana: tierra bella, bravía y feraz, descubierta y denominada el Paraíso Terrenal por  Cristóbal Colón en su 3er  viaje en 1498, despertó enseguida la ambición y codicia de los Adelantados españoles de entonces: Ahí debía estar el tan buscado Dorado.

En los primeros años  la conquista de las lejanas tierras americanas fue entonces encarada con la colaboración de particulares, quienes recibirían el título de Adelantados, con quienes la Corona firmaban contratos especiales denominados Capitulaciones.

Los gastos de la expedición corrían a cargo del conquistador a cambio del título de Gobernador  y una parte de las tierras y el botin; otra parte, alrededor de un 20%, se reservaba para la Hacienda Real. Conseguir la Capitulación era sólo el primer paso, porque aunque el Rey esbozaba en ella los lineamientos generales del contrato, ordenaba a la Real Audiencia (de Santa Fe de Bogotá, en este caso) que determinara los detalles. Los privilegios emergentes de la Capitulación aproximaban al Adelantado a un Señor Feudal: éste pasaba a ser Capitán General y Justicia Mayor con jurisdicción civil y criminal en el territorio asignado, con derecho de hasta dos vidas, es decir que su título de Adelantado era traspasable por herencia; tenía la facultad de encomendar indios y de repartir tierras entre sus hombres, de eregir fortalezas, de acuñar moneda, de dictar ordenanzas y de nombrar funcionarios subordinados. Además, se le solía eximir del pago de ciertos impuestos. Este sistema de colonización nace y muere en el siglo XVI. Fue sustituido por  los Virreinatos y Capitanías Generales.

El primer deslumbrado por estas tierras fue Diego de Ordaz quien junto a Hernán Cortés conquistó el imperio de los aztecas y, entre sus  hazañas en ese entonces, había escalado el volcán Popocatepetl (con vista desde Ciudad de México) de  5,452 metros. Fue el primer occidental que había subido hasta esa altura.

Provisto de su Capitulación (1530-1532) que abarcaba la parte norte de suramérica  desde la desembocadura del río Amazonas hasta Maracapá (estado Sucre) recorrió el río Orinoco y fue el primer europeo en remontarlo llegando hasta la confluencia con el río Meta. Los expedicionarios oyeron de los indígenas la palabra UAYANA y con ese nombre quedó esta región para siempre.

LA CÉDULA REAL DEL 18 DE NOVIEMBRE DE 1568

En los últimos años de la década de 1560 hubo cuatro capitulaciones dirigidas a la toma de posesión de estos espacios. En 1568  fueron firmadas las capitulaciones de Diego Fernández de Serpa y de Pedro Maraver de Silva que tocaron los terrenos entre el Amazonas y el Orinoco y en 1569 hubo las de Juan Ponce de León que correspondió a la isla de Trinidad y de Gonzalo Jiménez de Quesada (fundador de Bogotá)  correspondiente a las tierras entre los ríos Pauto (con este nombre se conocía al río Orinoco y corresponde a un afluente del río Meta, en Colombia) y Papamene (así se llamaba al actual río Caquetá, en Colombia; en Brasil toma el nombre de Yapurá, afluente del Marañón).

De las cuatro capitulaciones sólo dos, las de Serpa y Quesada, resultarían en un proceso de poblamiento que conduciría a su reconocimiento como provincias de la corona. La de Serpa generaría la provincia de Nueva Andalucía que quedaría limitada a una franja de tamaño mediano entre el Caribe y el Orinoco. La de Quesada generaría, años después, la provincia de Guayana, aunque nunca llegó a pisar estas tierras; esta hazaña la realizaría su heredero, don Antonio de Berrío.

Es así como los guayaneses nacimos jurídicamente en la capitulación de la Corona de España con el adelantado Gonzalo Jiménez de Quesada firmada en El Escorial el 18 de noviembre de 1568 “que estipulaba unas 400 leguas, a la creación de la inmensa provincia de Guayana que cubrió todas las tierras del noreste del continente.

La Capitulación fue enviada a la Real Audiencia de Santa Fe para que allí se establecieran las detalles que regirían la ejecución de la expedición y que asegurarían para la corona y para el Adelantado las cláusulas de poder político y económico que convinieran.

Jiménez de Quesada quería una aclaratoria sobre las 400 leguas por si acaso encontrara que esta cantidad de terreno no cabría dentro del espacio entre los dos ríos y si pudiera pasar a acabar de contarlas en la otra banda de los ríos siempre que no tocaba a la gobernación de otro. También, para evitar confusiones en caso de su muerte, pidió que se aclarara más lo del heredero-sucesor. Todo esto lo obtuvo,  fechada el 21 de julio de 1569. En los documentos sus derechos quedarían muy claros.

La expedición de Quesada salió en Navidad de 1569. Durante 3 años buscaron muy al sur por los llanos sin encontrar ni sitio para levantar un poblado. Al final, la mayoría de los expedicionarios desertaron o quedaron muertos en el camino y sólo unos 25 hombres esqueléticos volvieron, vencidos por las inmensas distancias y sus sueños rotos.

EL SUCESOR DEL ADELANTADO

Gonzalo Jiménez de Quesada murió en febrero de 1579 y esta noticia fue transmitida a España a la casa de sus herederos en Berja, un pequeño pueblo en la baja Alpujarra de la provincia de Almería. El Adelantado no dejó herederos directos y en su testamento citó como sus sucesores a su sobrina y a su esposo.

María de Oruña estaba casada con el capitán Antonio de Berrío, quien había sido un compañero de armas de su padre. Él gestionó con la corona el traslado con su familia al Nuevo Reino. A final de 1580, la familia entera y varios acompañantes desembarcaron en Cartagena, subieron el río Magdalena y siguieron por tierra hasta llegar a Santa Fe de Bogotá.

Una vez que conoció el ambiente en el Nuevo Reino y exhortado por una cláusula en el testamento de Jiménez de Quesada, introdujo su petición de seguir con la jornada de descubrimiento  con nuevas exigencias que fueron atendidas:

1. Que gozara la Gobernación por tres vidas.

2. Que la gente que le acompañara también gozaría las encomiendas por igual tiempo.

3. Que a falta de una sucesión legítima, pudiesen ser herederos los hijos ilegítimos o parientes.

4. Que los soldados que le acompañaran fuesen reconocidos como hidalgos.

5. Que nadie más pudiera entrar en los límites de su gobernación.

6. Que su hijo mayor y sus sucesores heredasen con el título que él escogiere.

Don Antonio de Berrío siguió con la búsqueda del Dorado y llevó la capitulación de Quesada, que estipulaba unas 400 leguas, a la creación de la inmensa provincia de Guayana que cubrió todas las tierras del noreste del continente.


Provincia de Guayana y  Gobernación de Berrío.

La conquista de Berrío se realizó por medio de tres jornadas que cubrieron un espacio de ocho años, desde 1584 hasta 1592. Llegó hasta el río Caroní, que desde entonces fue considerado por él como la puerta para entrar a Manoa. Sus descubrimientos lo llevaron al conocimiento geográfico de la región del Meta, el Guaviare y el río Orinoco. Es Berrío quien se da cuenta de la importancia de la cláusula sobre las tierras entre el Pauto y el Papamene. Advierte que el problema no es que no quepan las 400 leguas, sino que las tierras que va tomando en posesión para la corona exceden en mucho lo que fue señalado en la capitulación. Poco a poco va dándose cuenta de lo que tiene entre manos y en 1594 escribe al Rey para poner en cuenta a la corona de esta situación geográfica excepcional.


Don Antonio de Berrío Padre de la Guayana

Las 400 leguas se amplían a cubrir un espacio gigantesco que empieza por la boca del río Orinoco, sigue por el Meta y el Pauto para luego bordear el pie de monte de los Andes orientales hasta el río (Caquetá-Yapurá) (el Papamene), sigue corriente abajo hasta desembocar en el Amazonas (el Marañon) que fluye al este hasta verterse en el Atlántico para luego seguir  la costa noreste del continente hasta llegar una vez más a la boca del Orinoco. ¡Un verdadero dominio feudal!

Ha sido imposible conseguir el acta de fundación de la Ciudad de Santo Tomé de Guayana, actual Ciudad Bolívar. Los historiadores fijan la primera fundación el 21 de diciembre de 1595. Estaba ubicada a 80 leguas de la desembocadura del río Orinoco y 2 leguas de la confluencia del mismo río con el río Caroní. Luego hubo 5 mudanzas más. Una vez fundada se convirtió en el blanco de una serie de ataques y saqueos que se prolongarían por siglo y medio por parte de las potencias europeas enemigas de España, cuyo único propósito era impedir que se consolidara en El Dorado.

Solo existían 5 Provincias anteriormente fundadas: Trinidad, Margarita, Venezuela (Caracas), Nueva Andalucía y La Grita.


Las primeras Provincias de Venezuela

Posteriormente, el gobernador Joaquín Sabás Moreno de Mendoza, cumpliendo un mandato del Rey Carlos III (por sugerencia de la finalizada Comsión de Limites) la trasladó en 1764 con el nombre de Angostura del Orinoco a donde actualmente está y es la actual Ciudad Bolívar, llamada así desde 1846.

Ciudad Bolívar ha sido la Capital del actual estado Amazonas desde su fundación en 1595 hasta 1857 cuando José Tadeo Monagas creó la Provincia de Amazonas, capital San Fernando de  Atabapo; José Antonio Páez nos eliminó como Provincia en 1861 y la abscribió de nuevo a la Provincia de Guayana, con el antiguo nombre y categoría de  Cantón de Río Negro. Ciudad Bolívar volvió a ser nuestra capital hasta 1864, cuando el gobierno de Antonio Guzmán Blanco creó el Territorio Federales Amazonas, posterior estado Amazonas desde el año de 1992.

    Ciudad Bolívar ha sido nuestra capital durante ¡265 años en total! En más de 400 años hemos sido Cantón,  Distrito, Provincia, Territorio Federal y Estado. Aunque ¡curioso! en 1843 fuimos un Distrito, dependiente del Cantón Alto Orinoco con Capital ¡Caicara!, ambos sujetos a la gran Capital de Provincia.

Este ha sido un recorrido por la región más ricas y hermosas del planeta y a la cual los amazonenses pertenecemos y estamos hermanados: Guayana.


*Cronista del Municipio Atures


Nota: Todo lo aquí escrito ya ha sido escrito. Solamente hago las Crónicas.

Con la tecnología de Blogger.