Nuestra Historia N° 33 HISTORIA DE PUERTO AYACUCHO: AÑO 1936 (II) Gobernador: Alfredo Franco ¿Qué hizo por Amazonas y Puerto Ayacucho? Por: Miguel Guape*

DEJANOS UN COMENTARIO
Nuestra Historia N° 33

HISTORIA DE PUERTO AYACUCHO: 

AÑO 1936 (II)

Gobernador: Alfredo Franco ¿Qué hizo por Amazonas y Puerto Ayacucho?

Por: Miguel Guape*


 
Unidad Sanitaria Plácido Daniel Rodríguez Rivero que funcionó en tiempos de Alfredo Franco como Gobernador. Nuestro primer dispensario médico es de cuando la construcción de la Carretera (1924-1928) y el Médico era Méndez LLamozas; luego en 1933 funciono otro con los Salesianos y este sería el tercero en 1.936

El año 1936 lo estrenaba el General Alfredo Franco, con la nueva sede de la Gobernación en Puerto Ayacucho, aunque aún pertenecía al estado Bolívar y nominalmente  era Atures la Capital de Territorio Federal Amazonas, que quedaba al margen izquierdo del río Catanaipo. Emprendió una nueva era para Amazonas con nuevos tiempos y nuevo régimen con Eleazar López Contreras en la Presidencia, pues Gómez acababa de morir.

Puerto Ayacucho emprendió vuelo en la búsqueda de su identidad como ciudad. Este gobernador fue el primero que vio el gran potencial que su futuro desarrollo encarnaba la joven ciudad y actuó en consecuencia.  Aunque estuvo muy poco tiempo (menos de 1 año) nos dejó su nombre entre los grandes hacedores de Puerto Ayacucho y Amazonas.

I.- Alfredo Franco fue el primer gobernador que desde Puerto Ayacucho, visitó el interior de Amazonas.

Así aparece reseñado en el periódico El Luchador del 31 de julio de 1936. Este gobernador era muy mediático. Comprendía perfectamente el poder de la prensa y sus obras y acciones las daba a conocer mediante.


Nota de prensa
del 31 de julio de 1936

Transcripción 


Puerto Ayacucho, julio 28

Después de haber dejado determinadas varias de las Obras Publicas de las que se están ejecutando en este Territorio, se ha ausentado de esta capital, en visita oficial para los pueblos del interior, el General Alfredo Franco, acompañado del Secretario General de Gobierno, Doctor Froilán Bigott. Al despedir atentamente a tan distinguidos viajeros felicitamos a los habitantes del Interior quienes recibirán con sumo agrado a estos visitantes. Mientras dure la ausencia del Gobernador ha quedado encargado del Despacho de la Gobernación, el Tesorero General Dr. Enrique Ríos.

También aparece este viaje en la reseña del mismo periódico de fecha viernes 6 de noviembre del mismo año, donde da una descripción muy amplia Don Juan Maniglia, quien lo acompaño en dicho viaje. También participó en el recorrido el P. Alfredo Bonvecchio, según las Crónicas Salesianas.


Entrevista a Juan Maniglia
del 6 de noviembre de 1936


Transcripción


EL PROGRESO DEL TERRITORIO FEDERAL AMAZONAS

El viaje del General Franco hasta las fronteras brasileñas y colombianas. - La obra venezolanista del Gobernador. - Cordialísimas Relaciones Internacionales.

Sabedores de que visita la ciu­dad el distinguido caballero don Juan Maniglia, cuya casa de Co­mercio es la mejor del Territorio Amazonas, e interesados por cuan­to signifique progreso hasta en el más apartado girón de Patria, nos dirigimos a él en solicitud de una entrevista que nos concedió con la gentileza que le es peculiar.

-Qué nos dice usted de la la­bor realizada en el Territorio Amazonas por el General Franco?

-El General Franco - auténti­co republicano de los que prefirieron el destierro a la sumisión durante el régimen tiránico - es un magnífico gobernante y un venezolano integral cuyo patriotis­mo se traduce en los hechos que voy a relatar. Apenas llegado al Territorio puso manos a la obra de reconstrucción de la carretera Puerto Ayacucho-Sanariapo que estaba a punto de perderse total­mente con la millonada que costó ah tesoro nacional. Dando garan­tías a todos ha logrado repoblar a Puerto Ayacucho, antigua sede del terror gomero y resucitar, así como suena, resucitar a San Fer­nando de Atabapo, Maroa, San Carlos, Victorino, Santa Rosa y todos los demás pueblos que no existían sino de nombre, arruinados moral y materialmente por las famosas autoridades, desde Funes para acá.

No contento con esto el Gene­ral Franco, que gusta convencer­se por sus propios ojos de las ne­cesidades de sus gobernados hizo un viaje por el Alto Orinoco, el Casiquiare y el Guainía hasta la Piedra del Cocuy, límite con el Brasil y con Colombia atrayéndo­se las simpatías de los atemoriza­dos indígenas a fuerza de bondad y de dádivas. Yo lo acompañé en ese peligroso  viaje   y  me   consta como  testigo  presencial  que  en todas  partes  hizo  verdadera  obra o patria organizando las tribus bajo el mando de capitanes  indígenas con sueldos pagaderos del presupuesto Territorial, y fundando allí escuelas especiales. A nuestro regreso por tierra, al través de la solitaria montaña  de Javita tropezamos en Guanayana con la primera guarnición colombiana. Gendarmes de la Policía Nacional admirablemente   equipados  y  uniformados  y  con   cuartel   que en punto a higiene y comodidad en medio de esas apartadas selvas ca­si vírgenes, no deja nada que de­sear, lo que es una elocuente de­mostración  de  cómo la República vecina vive atenta a todas las ne­cesidades  de  los servidores  de  la Patria.
     Los soldados colombianos, nos recibieron con franca y espontánea   confraternidad brindándonos todas las atenciones de su gentil hospitalidad y tributando los me­recidos honores oficiales al Gober­nador Venezolano.
Entre las autoridades fronteri­zas colombo-venezolanas reina la inteligencia, el más franco y sincero espíritu de confraternidad de tal manera que vivir en el Puerto colombiano Carreño donde reside el Comisario del Vichada y hay otra magnífica guar­nición de Carabineros equipados a la europea, campo de aviación y estación inalámbrica, es lo mismo que residir en territorio venezo­lano. Nada se extraña, pues solo estimación y cultura brindan al hermano venezolano las autorida­des colombianas. Lo propio acon­tece en Puerto Ayacucho con los ciudadanos colombianos. Ni el menor incidente que denote ani­madversión entre colombianos y venezolanos se ha presentado en las fronteras. Los dos pueblos son hermanos y como buenos herma­nos se tratan.
Las guarniciones brasileñas también nos brindaron cordial hos­pitalidad, tributando los honores de reglamento al Gobernador  Ve­nezolano. Los brasileños viven muy bien; pero ni en equipo ni en instalaciones se hallan a la altura de las guarniciones colombianas.
El General Franco tiene en mientes un vasto proyecto sobre explotaciones caucheras que some­terá a la ilustrada consideración del Gobierno Nacional. En resu­men: puedo asegurarle que el Ge­neral Franco se preocupa como muy pocos Gobernantes por el progreso del Territorio, en buena hora encomendado a su inteligen­cia, energía y actividad por el Gobierno Nacional. Lo digo con el desinterés absoluto de quien no puede aspirar a gajes ni prebendas oficiales y únicamente digo la verdad, toda la ventad y nada más que la verdad.

II.- Alfredo Franco fue el primer gobernador que comenzó  en Puerto Ayacucho las grandes obras de infraestructura que nos dan carácter de ciudad.

Otra nota de prensa
del 1º de julio de 1936

Transcripción 


IMPORTANTES OBRAS PÚBLICAS

EFECTUADAS POR EL GENERAL ALFREDO FRANCO EN EL TERRITORIO FEDERAL AMAZONAS

 ATURES

Primero: La reparación general de la Carretera desde Atures hasta el Río Sanariapo. De una extensión de 66 kilómetros.
Segundo: La reparación gene­ral en sistema moderno del Cuartel General en este pueblo capital.
Tercero: La reparación y pavimentación de otros Edificios destinados para Oficinas Públicas.
 Cuarto: La construcción de una lancha  Motor para la  comunica­ción entre los Municipios San Fer­nando de Atabapo, San Carlos y otros puntos fronterizos   con el Brasil.
Quinto: El comienzo de una Ca­rretera desde Sanariapo hasta un punto denominado "El Muerganito". Trayecto que consta de 7 kiló­metros quedando así la extensión de toda la Carretera de 76 kiló­metros; y el objeto de la prolon­gación de esta Carretera al cita­do punto el Muerganito, consiste en evitar el tráfico embarcado, pues en ese trayecto existen unos Raudales en el río sumamente peligrosos.

Arturo Madrid B.


NOTA del Transcriptor:

-Este edificio Cuartel General corresponde al terreno donde actualmente está el Hotel Orinoco, antiguo campamento de Aguerrevere y primera Gobernación de Amazonas en Puerto Ayacucho. El antiguo muro estuvo a la vista hasta los años 70. Como todo cuartel tenía mirillas para posicionarse en el disparo. Luego fue matadero-carnicería, trilladora y actualmente el hotel. 

Otra nota de prensa
del 18 de julio de 1936


Transcripción

Ha sido terminado el malecón construido por el sistema de concreto armado en la Aduana de este puerto. Esta obra llena una de las necesidades de más urgencia en esta población pues de no haber sido ejecutado este trabajo con tanta actividad, las aguas del Orinoco hubieran derrumbado dicho edificio. Gracias a la buena Administración que está desarrollando el General Alfredo Franco, quien no hace más que estar pendiente en todo momento de las necesidades de los pueblos de este Territorio y secundar el programa de febrero elaborado por el General López Contreras, son muchas las obras Publicas que se han desarrollado en este Territorio donde más de 40 obreros están ganando el pan.
Corresponsal.

Artículo de opinión
del 21 de agosto de 1936



Transcripción 


 TERRITORIO FEDERAL AMAZONAS


Nadie puede desconocer la im­portancia de ésta vasta región ve­nezolana, limítrofe con la Repú­blica de Colombia y los Estados Unidos del Brasil, y emporio de la incalculable riqueza forestal y minera comprendida entre las cabeceras del Maniapiari y la cata­rata de Hua en el río Temerabichi de Norte a Sur, y desde el Orinoco hasta sus fuentes en la Sierra Parima. Actualmente representa allí al Gobierno Nacional el General Franco, republicano sincero quien durante la época gomera vivió asi­lado en Colombia, víctima de las persecuciones del régimen y ahora está poniendo al servicio de la pa­tria todas las energías de su es­píritu progresista. Damos a con­tinuación una noticia de sus acti­vidades como Gobernador durante el corto tiempo de su mando.

Se han decretado casas para Escuelas en San Fernando de Atabapo y la capital que es Puerto Ayacucho; un edificio para la Gobernación y una casa para Hospi­tal del Territorio y para su mejor realización se han pedido maes­tros constructores por conducto de los señores Casalta y Battistini. El Gobierno del General Franco ha prestado eficaz atención a la re­paración de la carretera de Ayacucho a Sanariapo que evita los tremendos raudales de Atures y Maipures y está resuelto a pro­longarla hasta el sitio denomina­do "Muerganito".

Políticamente el General Fran­co ha implantado el sistema repu­blicano y bajo su gobierno ha vuelto a funcionar el Concejo Mu­nicipal, después de por los menos 20 años de acefalía. Es Presidente del Concejo es el señor J. V. Rodríguez y secretario el señor J. M. Cardozo. Complacidos registramos los progresos administrativos del Territorio Amazonas para el cual clarea ya también, la aurora de la República.

 J. M. R.

NOTA del Transcriptor:

-¿Cuáles serían esas Escuelas que decretó en Puerto Ayacucho y San Fernando de Atabapo? Debemos tomar en cuenta que la primera escuela de la ciudad capital fue decretada por el anterior gobernador Jesús Canelón Garmendia y cuando llegaron los Salesianos en 1933 ya existía. Se llamaba “Hermenegilda de Gómez”, en honor a la madre del Presidente J. V. Gómez. Quedaba en el entonces Barrio Perico, actual Calle Bermúdez. La Escuela Rafael Urdaneta (frente a la Plaza Bolívar) fue inaugurada 12 años después, en 1948.

-Alfredo Franco decretó la construcción de la tercera Gobernación de Amazonas en Puerto Ayacucho, actual Casa Amarilla, aunque la terminó e inauguró otro. Igualmente con el Hospital “Simón Bolívar”, que casi no funcionó como tal. Actualmente es la “Casa Sindical”.

 -Bajo el mandato de Alfredo Fran­co volvió a funcionar el Concejo Mu­nicipal.

Este importante tema será tratado en el próximo IIIer capítulo.


El edificio de la tercera Gobernación de Amazonas fue Decretado
por Alfredo Franco. Es la actual “Casa Amarilla


El edificio de nuestro segundo Hospital “Simón Bolívar” también fue Decretado  por Alfredo Franco. Es la actual Casa Sindical.

La actual Casa Sindical

Como dijimos al principio, este fue un gobernador muy mediático y controvertido personaje:

OBTUVO APOYOS… 

Carta Pública
del 19 de octubre de 1936


Transcripción 

Carta Pública al Presidente de la República

Maroa, 3 de octubre de 1936.
Señor General  E.  López Contreras
Caracas.
 Respetado compatriota y amigo:
Lejos de todo sentimiento de adulación, los abajo firmantes, habitantes todos del pueblo de Maroa, por medio de la presente carta pública nos permitimos ha­cerle la siguiente manifestación: Cuando asumió usted la dirección de los destinos patrios, y en su ca­rácter de Gobernador vino al Te­rritorio, el señor general Alfredo Franco, llegó hasta nosotros el eco de una nueva era de renovaciones políticas, trayéndonos la buena nueva de que a la muerte del Tirano, esa deidad querida y apetecida de los pueblos que se llama Libertad, a manera de Lázaro, se había levantado del sepulcro; que el derecho también había dejado su lecho de dolor, y que la justicia libre ya de su pe­renne lloriqueo había vuelto a re­cuperar sus dominios; pero a pesar de la gran trascendencia de todo cuanto oíamos, resolvimos guar­dar una actitud espectante, dándo­le con Santo Tomás, tiempo al tiempo, vueltos ya incrédulos y pe­simistas, por 27 años de farsa Gomecista.
La designación hecha por usted en la persona del general Alfre­do Franco, para Gobernador de este Territorio, nos garantiza re­construcción general de estas regiones y  convencidos del  futuro bienestar que demarca nuestra nueva Venezuela, multiplícanse nuestra decisión y esfuerzos para nuestra cooperación sea a la altura de nuestros deberes.
Magistrados como el general Franco, que se hacen fieles intérpretes de los ideales que animan al Supremo Magistrado, son a la vez que leales colaboradores, de­mostración efectiva de que cum­pliendo con su consigna obedecen a la vez a sus convicciones liber­tarias y democráticas.
La mano Providente del Gobier­no Nacional que ha hecho sentir en este Territorio la manifestación genuina y evidente de que la nación venezolana, enrumbada por usted no tardará en resarcirse de sus graves quebrantos; y que al calor de su patriótica actuado si es secundado por los demás empleados que constituyen el gobierno de los Estados de la Unión, será un hecho palmario el resurgir de nuestros pueblos, y la patria tendrá un puesto preferente para usted al haber cumplido en momentos tan aciagos, el deber que impone el patriotismo.
El Territorio Amazonas ya en vías de desaparecer, abandonado al  capricho  de gobernantes inca­paces de imprimir aliento a los hombres de trabajo, y    enemigos de  la rectitud y  el  progreso,  sin más miras que  el lucro  personal, no tuvieron aún ni en cuenta que por la posición geográfica de estas  regiones  limítrofes con el Brazil y Colombia, era un hecho la emigración de sus habitantes en busca de pan y garantía: llegaba con paso  de vencedor  el crítico momento de la agonía y quiso la suerte que confiara usted a uno de sus más leales colaboradores los destinos de tan importante porción de nuestra amada patria.
 Nos congratulamos con usted y tenemos el gusto de repetirnos sus compatriotas y  amigos.
 (Firmados).
Aníbal Carrasquel Rivero, To­bías Ángulo, Máximo Barrios, Luis F. Davalillo,   Pedro A. Cirinos, José Vázquez, Manuel Briceño, Germán Montes,  etc.,  etc.,

NOTA del Transcriptor: Todos los honorables firmantes  dejaron descendencia en Amazonas.

Y TAMBIÉN TUVO RECHAZOS…
entre ellos el de la Iglesia, representada en este caso por Monseñor Enrique de Ferrari

Carta Pública
del 2 de octubre de 1936


Transcripción 


Puerto Ayacucho: 27 de septiembre de 1936.
Ilustrísimo Monseñor Enrique de Ferrari, Jefe y Director de la Misión Salesiana del Alto Orinoco.
Pte.
Muy Monseñor Obispo:
Dos circunstancias me obligan a dirigirle la   presente. Primero, que en la actualidad no tengo cargo público alguno en el Gobierno de esta Entidad Federal, y segun­do, que dado el desenvolvimiento agresivo del Gobierno Nacional, dirigido por su ilustre Presidente General E. López Contreras, que ha sabido con inteligencia enrumbar el país, de cuyo se despren­de el buen acierto que tuvo para elegir al General Alfredo Franco, para Gobernador de esta Entidad, por lo cual deben estar de pláce­mes los habitantes de su mando entre los cuales me cuento yo, por lo que debemos felicitarnos ante un Gobierno verdaderamente progresista y verdadera­mente democrático, y dado el car­go suyo Monseñor de Ferrari, de ser el Director de la Misión Al­to Orinoco, y como muy bien lo sabe Ud., Monseñor de Ferrari y lo sabemos los habitantes de dicho Territorio, que el General Alfre­do Franco, como hombre verdade­ramente racional y más que racio­nal altruista, pero altruista de esos que sintiendo y comprendiendo lo que es el dolor humano, al correlacionarse con Su Señoría, y dado su alta Misión por desempe­ñar en pro de la humanidad en lo que corresponde a este pedazo de Venezuela, de la manera más sin­cera se le entregó para acompa­ñarlo en su alta Misión, ya que ambos trabajan por el pueblo, porque así lo siente el General Franco como Gobernador que es de dicho Territorio, en esta nueva era en que se enrumba el país hoy, logrando con ello que el nombre de Venezuela, repercuta en todo los Continentes, tal como fue la misión del alto Apóstol, el Liber­tador Simón Bolívar, el hombre cumbre de América, que enseñó lo que verdaderamente es libertad.
Ahora, Monseñor de Ferrara, con mucha extrañeza he leído en uno de los números del diario "La Religión" de Caracas, su interviú publicado en dicho periódico, que en nada concuerda eso, con su alta misión por desempeñar, toda vez que Ud. tiene deberes sagrados contraídos con el Gobierno Nacio­nal, que es de donde depende Ud., el Gobierno del Territorio, no tiene ni está obligado a inmiscuirse en sus asuntos, toda vez, como ya le dije, que Ud., de­pende exclusivamente del Gobier­no Nacional, pero que dado los sentimientos del General Franco, le ha correspondido como hombre verdaderamente de progreso como es. Esto me obliga a recordar­le que siendo yo Preceptor de la Escuela Federal Mixta N° 1 de San Fernando de Atabapo, me di­rijo a Ud. exigiéndole para los in­dígenas escolares unos vestuarios de los que el Ministerio de Gue­rra confía a Ud. para su distribu­ción, los que me fueron negados en carta con su firma autógrafa que conservo en mi poder. En esa misma fecha me dirigí al General Alfredo Franco, exigiéndole comprara la casa de la señora Josefa Mirabal,  como un  obsequio de él para los alumnos que ingresan en dicho plantel a lo cual no solamente donó la casa a los escolares sino que suplió además una suma para la reconstrucción de dicha casa, ¿y quién sobre estos particu­lares ha tenido un gesto práctico, caritativo, para con esos indíge­nas, Ud. que es "Obispo" o el Ge­neral Franco que es Gobernador? Además de esto en las tres opor­tunidades que me he encontrado en la capital, he visto desfilar más de doscientos indígenas decente­mente vestidos, obra única y ex­clusiva del General Franco, quie­nes además de eso se encuentran provistos, de mosquiteros, cobijas, etc., etc., ¿ésta es obra suya Mon­señor, o es del General Alfredo Franco?
Quiero además, cite usted con nombres y apellidos quiénes en Ciudad Bolívar, justifican de que el negocio de Francisco Peraza, es en sociedad con el General Franco. Óigame, Monseñor, el General Franco, cumpliendo es­trictamente su misión de Gober­nador, en esta era democrática, no tiene ningún negocio, solo que dado que en esta Capital, no exis­tía sino una guillotina comercial extendió su mano bondadosa a Francisco Peraza, y a otros para trabajar y el resultado ha sido, que las mercancías y artículos de necesidad han rebajado a lo me­nos un cincuenta por ciento, como puedo comprobarlo con facturas de compras antes de existir las firmas mencionadas.
Monseñor de Ferrari, a usted no lo han enviado para Puerto Ayacucho, sino para el Territorio Amazonas, y qué ha hecho usted por San Fernando de Atabapo y otros pueblos, cuando lo que úni­camente se ha concretado a sus comodidades personales? Lo que se deja ver que a cambio de ha­ber llegado a completa ruina el templo de San Fernando de Atabapo, posee usted para llevar una vida holgada, dos plantas eléctri­cas, dos radios, dos carros y tres inmejorables lanchas en el Orino­co. ¿Acaso el Gobierno Nacional le ha donado esas sumas que gas­ta en esa misión, para semejantes cosas?
Monseñor de Ferrari: me reser­vo un sinnúmero de actos incaritativos suyos, y además los habi­tantes del Territorio Federal Amazonas, no están dispuestos a permitir que siga usted defrau­dando lo que el Gobierno Nacio­nal le confía para obras de cari­dad, porque usted sobrelleva vida holgada, como se lo puedo comprobar.
 
Carlos Enrique Alemán Mirabal

 (De   "El   Libertador"    Caracas)

Próxima entrega:
Nuestra Historia N° 34
HISTORIA DE PUERTO AYACUCHO:
AÑO 1936 (y III)
Gobernador: Alfredo Franco ¿Qué hizo por Amazonas y Puerto Ayacucho?

*Cronista de Atures




Con la tecnología de Blogger.