Nuestra Historia N° 35 HISTORIA DE PUERTO AYACUCHO: AÑO 1939 (I) Gobernador Rafael Falcón Briceño: ¿Qué hizo por Amazonas y Puerto Ayacucho?

DEJANOS UN COMENTARIO
Nuestra Historia N° 35

HISTORIA DE PUERTO AYACUCHO:

AÑO 1939 (I)

Gobernador Rafael Falcón Briceño:

 ¿Qué hizo por Amazonas y Puerto Ayacucho?


*Cronista de Atures

Preámbulo

Rafael Falcón Briceño fue nombrado,  por Eleazar López Contreras como Presidente, Gobernador del antiguo Territorio Federal Amazonas el 7 de noviembre de 1938  y llegó a Puerto Ayacucho con 7 nuevos empleados el 23 del mismo mes. Sustituyó a Rafael Simón Urbina, de ingrata recordación den la Historia de Venezuela

I.-

¿Cómo era Puerto Ayacucho en esos tiempos?

 Así era el centro de Puerto Ayacucho de 1940. En la foto, tomada desde el Cerro Perico, se observa la actual Avenida  Orinoco.  Es la misma Carretera que hizo Aguerrevere. La actual Avenida Aguerrevere era un camino. En el centro de la ciudad las casas eran casi inexistentes, pues los pobladores aún vivían en la costa del río (no había acueducto) donde se formaron  los primeros barrios de la ciudad, debido a la cercanía del río: Perico, Táchira y Humboldt. La ciudad antes era un peladero y llegó a ser verde gracias a los protectores mangos. La Plaza Bolívar recién comenzaba.


Así era la ciudad.  El Plano más viejo que se conoce de Puerto Ayacucho fue hecho a mano alzada por Ramón Ojeda Briceño, Bachiller en farmacia, en 1940. Se puede distinguir claramente nuestro casco histórico que queremos preservar, con sus construcciones emblemáticas: la Plaza Bolívar, el Asilo Pio XI, la Gobernación de entonces (actual Casa Amarilla). Habían 120 casas y entre 600 y 700 habitantes, la mayoría con techo de palma, pisos de tierra y paredes de bahareque. Se ve la ubicación de la primera sede de la Gobernación en Puerto Ayacucho, donde está el actual Hotel Orinoco.

Vivían en Puerto Ayacucho: En Perico, el primer barrio de la ciudad, actual Calle Bermúdez, Pedro Moreno y su señora Ana (comerciante), Pedro Zapata (funcionario público), José Puerta (funcionario público), Manuel Díaz Vera (comerciante),   Francisco Alcalá (Carpintero), Pedro Peraza (comerciante (bodega)), Jesús María Cardozo (comerciante (bodega)), José Baldayo (comerciante), Elías Michelangelli (comerciante), Marianito Bolívar (comerciante), Ruperta y Jesús Rojas  (comerciantes), Leonidas y Enriqueta Barrios (Bar), Anita Rodríguez, Juancho Morales, Felipe Argotte, José y Olimpia Navas, Nicolás Ruiz , entre otros. En el actual Barrio Miranda vivían: María Josefa Alayón y su esposo Alejandro Casanova (y el Profesor César Octavio Alayón, hijo de ambos), Emma Blanco (enfermera), Cecilio Bravo (mecánico), Vicente García (transportista), Carmen Guevara (enfermera), Eduardo Herrera Moronta (músico y político, que creó la primera escuela de música en Puerto Ayacucho y fue Concejal; antes vivía en Perico); En el Barrio Humboldt estaban Juan Maniglia y Marìa Quilelli (comerciantes), los Prato y el sastre Ruiz con su Sra. Riobueno, Cícero Pereira (comerciante),  Norberto Escalona (comerciante en víveres), Oswaldo Alcalá (cine Continental), Rafael Fuentes  (oficinista),  Trina Mirabal, Maximiliano Hermoso y su Sra. Eugenia Coro (partera), Catalina Escala (lavandera), Pedro Hermoso, Pascual Silva Paminare y otros.
 
Todas estas familias son fundadoras de Puerto Ayacucho.


El Bachiller en Farmacia Ramón Ojeda Briceño hizo a mano alzada el primer plano conocido de Puerto Ayacucho en 1940. Escribió un libro sobre Amazonas.

III.-

¿Qué existía?

La actual Casa Amarilla vista desde la Plaza Bolívar. Esta fue la 3ª sede de la gobernación construida por el P. Alfredo Bonvecchio y la inauguró y estrenó el gobernador Rafael Simón Urbina en 1937. La comenzó el gobernador Alfredo Franco y la continuó  Ildefonso Del Moral. Fue el primer edificio de dos plantas que se construyó en Puerto Ayacucho. En la foto de la época se observan a Mons. Enrique de Ferrari, el Sec. Gral. De Gobierno Dr. (Abogado) J. M. Giliberti Gómez y Sra. Es el padre de nuestro ex Alcalde Nelson “Cañón” Silva. 


 El Asilo Pio XI estaba en construcción  por el P. Alfredo Bonbecchio. Sería finalizado  y ocupado el 12 Julio de 1938.



El segundo Hospital “Simón Bolívar”. Fue inaugurado el 11 de agosto de 1938 por el Gobernaba Rafael Simón Urbina. Se construyó bajo la dirección y diseño del P. Alfredo Bonvecchio. Desde este hospital atendió el Dr. López Rivas, empleado por el entonces Ministerio de Sanidad. Llegó a Puerto Ayacucho el 26 de octubre de 1937. Fue el primer médico que ejerció su profesión en la ciudad que nacía, como empleado del gobierno. La obra la decretò y empezó el gobernador anterior Alfredo Franco. Es la actual Casa Sindical.

III.-

Obras que construyó el Gobernador Rafael Falcón Briceño

Su obra puede magníficamente ser apreciada a través de la descripción de la ciudad en 1939 (cuando gobernaba en Amazonas) escrita y publicada por Eduardo Herrera Moronta, habitante de la entonces ciudad y por lo tanto testigo de primera fila de los hechos.



En El Luchador de Ciudad Bolívar del 15 septiembre de 1939 apareció el presente artículo.

El autor del artículo fue Eduardo Herrera Moronta, quien llegó a Puerto Ayacucho cuando la ciudad comenzaba y por lo tanto la conoció muy bien. En un principio vivía en Perico el primer Barrio que se formó; luego su casa quedaba donde actualmente está la Licorería de Rama Trillo, en el Barrio Táchira. Era muy participativo en las actividades de la ciudad: fue Concejal durante varios períodos y figura entre los fundadores del partido Político  Acción Democrática en Amazonas. También fundó la primera Escuela de Música donde una generación de músicos amazonenses se formó: un alumno aventajado era el buen amigo Lucas Frontado, quien me lo comunicó. 

Además era un destacado y excelente escritor: el desarrollo del presente escrito lo demuestra.

Transcripción 

INFORMACION SOBRE AMAZONAS

Comentarios sobre la vida en Puerto Ayacucho

Ciudad Bolívar, septiembre de 1939

 El Territorio Federal Amazonas, tierra ubérrima, emporio de riquezas naturales y minerales, es una de las Entidades de la República que más ha sufrido, pues por su situación topográfica tan apartada del centro de la Repú­blica, sus innúmeros raudales donde se jugaba la vida cada vez que había que cruzarlos, el mosquito, sus indios y demás peligros imaginarios, han sido los subterfugios con que desde tiempos antiquísimos se viene calumniando al Territo­rio, pintándolo a la imaginación del público, como una tierra donde no se puede ir por sus innúmeros peligros. Así pues, debido a estas mentiras, al hablársele a una per­esa respecto al Territorio es co­mo si se le hablara del infierno, he ahí uno de los principales moti­vos de su despoblación.

Pero nada más falso que todas estas consejas, pues hoy en día el Territorio Federal Amazonas no es el mismo de antes, ya que de solitaria y apartada región que era antes, hoy se ha convertido en un centro civilizado. Sus raudales hoy se cruzan sin ningún peligro en Lanchas y Vapores, y el rigor de las Autoridades Sanitarias del Territorio, ha traído la limpieza ge­neral, al extremo que en donde usted vio antes montes y lodaza­les, hoy no encuentra sino una completa limpieza, todo completamente higienizado y el ambiente de la población se contempla hoy ampliamente despejado, esta medi­da ha traído como consecuencia la ausencia por completo del mosquito y del paludismo, y los indios de bravíos como los han pintado, no son sino unos pobres seres inocentes y dignos de lástima hasta cierto punto, los cuales se ven llegar constantemente vendiendo sus pájaros, sus monos, su mañoco, sus cestos, mapires y sebucanes, causando extrañeza e impresión con sus raros atavíos y excitando la curiosidad de todos.

Gracias a los tesoneros esfuer­zos del Magistrado Regional, cada ocho días llega a la capital del Te­rritorio un avión de la Línea Aeropostal Venezolana, conduciendo pasajeros, correspondencia, pren­sa y bultos postales; también llega cada quince días un vapor de Ciudad Bolívar, conduciendo carga, pasajeros y las valijas del correo. Así, pues, por estos ligeros apun­tes se comprenderá claramente que la vida de hoy en el Territo­rio Federal Amazonas, es muy otra de la vida de antes, y para com­probar esta aserción, más adelan­te seré más explícito respecto a la vida actual del Territorio y el pro­greso que está desenvolviendo ac­tualmente en aquella región, el Gobernador, General Rafael Falcón, secundado eficazmente por su Secretario General de Gobier­no, doctor J. M. Giliberti Gómez. 

En el Territorio existe una pal­ma que desde el pié hasta sus pri­meras hojas echa una barba, la cual es muy apreciada comercialmente; por ello existen varias empresas que se ocupan de cortar es­ta fibra o barba, la cual con su nombre de Chiquichique o Piassaba es exportada. Antes su valor era muy insignificante, pero de poco tiempo para acá su valor ha venido en constante alza y según informes del Intendente de Tierras Baldías del Territorio, hoy se cotiza a cuatrocientos bolívares los cien kilogramos y con tendencia al alza. En el Territorio existen extensos palmares de esta fibra, que nacen en el centro del Territorio y se extienden por todo él, y aun cruzan las fronteras de las vecinas Repúblicas de Colombia y el Brasil; estos palmares están aún sin tocarlos por   su  difícil  transporte, pues hasta ahora solo se ha venido cortando la que está cerca de la frontera del Brasil, así pues esta es una riqueza que está casi virgen en el Territorio, la cual será explotada pronto en gran escala, trayendo nueva vida y auge al Territorio.

La Goma Chicle también viene siendo muy solicitada y ya han empezado los trabajos de explo­tación, así pues que la perspectiva que se columbra en el Territorio hoy, es muy halagadora y de mu­chas esperanzas.

El Gobierno del Territorio queriendo favorecer al obrero y esti­mularlo a la economía de su salario, en una reunión donde todos fueron invitados, se les explicó las ventajas que obtendrían, ahorrando semanalmente algo de lo que ganasen en su trabajo y luego depositando cada uno ese ahorro en una caja que llevará por nombre “Caja de Ahorro Semanal” y en la cual cada obrero tendrá su libreta donde se le anotará la cantidad que deposite, más el 25 por ciento de lo que haya ahorrado en cada semana de trabajo, cantidad ésta que le dona el Gobierno del Territorio a cada obrero, como premio por su consagración al trabajo.

Demás está decir que esta iniciativa fue acogida con demasiado beneplácito y alegría por todos los obreros en general, más el doctor J. M. Giliberti Gómez, Secretario General, encargado de la Gobernación del Territorio en aquellos días, en nombre del ciudadano Gobernador General Rafael Falcón, les regaló 40 premios de 25 y 30 bolívares cada uno, los cuales fueron sorteados entre todos los obreros, para que los 40 obreros favorecidos, cada uno depositara su premio en la “Caja de Ahorro Semanal” como su cuota inicial. De estas medidas se desprende el contentamiento y la buena voluntad conque trabaja el obrero en el Territorio, notándose que cada semana ingresan nuevos obreros en los trabajos de las obras públicas, pues en todo barco que llega a Puerto Ayacucho, llegan obreros en busca de trabajo, los cuales son colocados inmedia­tamente; en el último viaje que acaba de hacer el vapor “Meta” a aquella población, llevó no me­nos de treinta pasajeros, entre hombres y mujeres, y todos en­contraron colocación.

El General Rafael Falcón, Go­bernador del Territorio y su Se­cretario General de Gobierno, el doc­tor J. M. Giliberti Gómez, han procurado, con primordial impor­tancia, mejorarle en lo posible la vida al obrero, al efecto el Gene­ral Falcón hizo las gestiones necesarias, para dotar a Puerto Ayacucho de un Médico de Ciudad, un Médico de Sanidad y un Far­macéutico Titular los cuales lle­garon en meses pasados, encar­gándose inmediatamente de sus tareas profesionales, así pues hoy el obrero tiene Médico y medici­nas que le son suministradas atenta y prontamente y todo gra­tuitamente, pues el Gobierno del Territorio paga todos los gastos que por este concepto sean necesarios.

El 24 de julio aniversario del Natalicio del Libertador y Día del Obrero, fue celebrado en Puerto Ayacucho con todo el esplendor que se merece dicha efeméride, en la forma siguiente: a las 6 de la mañana fue izado el Iris Nacional en todos los edificios públicos y casas particulares, mientras el cañón con 21 detona­ciones anunciaba por los ámbitos de la población que empezaba la magna fecha. A las 8 a.m., solem­ne misa y Tedeum oficiada por el Ilustrísimo y Reverendísimo Mon­señor doctor Enrique de Ferrari, en la cual dejó oír su santa y alen­tadora palabra en una plática, oí­da por todos con místico recogi­miento, luego de terminada ésta, se trasladó el pueblo en masa a la Plaza frente a  la   Gobernación  de donde  se  sacó   un   retrato   al   óleo del  Libertador,   el   cual  fue  colo­cado entre banderas, seguidamen­te fue colocada la primera piedra en el centro de la plaza donde se­rá levantada la estatua del Padre de la Patria, luego el señor J   M. Maldonado, director de los traba­jos de las Obras Públicas, en sen­cillas pero elocuentes palabras, en nombre de los obreros se expresó, manifestando: la armonía que exis­te  entre  el  pueblo  y  el  Gobierno y de la manera eficaz conque vie­ne  favoreciéndose  en   todo   sentido al obrero, terminando con frases de inspirado patriotismo, siendo muy aplaudido y felicitado. Seguidamente se inició un paseo cí­vico por toda la población bajo los acordes de la música, al llegar al río frente al nuevo Kiosko construido por el Gobierno para la policía, que guarda la entrada de esta parte del río, después que fue bendecido dicho Kiosko, tomó la  palabra   el  señor  J.   Guerrero, quien en un brillante discurso expresó el nuevo auge conque mar­cha Puerto ayacucho y el Territo­rio en general y la importancia de las  últimas  obras  decretadas,  co­mo  también  manifestó  el  conten­tamiento  que reina  en  los demás Departamentos del Territorio, luego ensalzó los sacrificios de nues­tros  héroes  para  darnos  patria  y libertad y la acertada idea del Ge­neral   López   Contreras,   al   desti­nar por medio de su trascendental Decreto   el   Día   del   Natalicio   del Padre  de  la  Patria, para  conme­morar  el día del  Obrero, siendo muy aplaudido………………..
(Este párrafo se pondrá en la próxima entrega)
…………………el paseo por el mencionado barrio hasta llegar al punto de partida, donde se terminó el paseo para presenciar las carreras de bicicletas, para lo cual el Gobierno del Territorio designó tres premios: uno de 50 bolívares para el primero que llegara a la meta; otro de 40 para el que llegara de segundo y otro de treinta para el que llegara de tercero, luego de numerados y ali­neados, rompieron la carrera doce competidores; como jueces de la carrera fueron designados los se­ñores J. M. Maldonado v J. Guerrero, la cual era de ida y vuelta al Campo de Aviación. Este torneo fue muy reñido y por ello muy in­teresante, saliendo triunfante con el primer premio el señor Onofre Navarro; con el segundo el niño Ramón Castillo y con el tercero, el niño Pedro Aparicio, luego que llegaron al punto de partida todos los demás competidores, la señora Elda de Giliberti Gómez, esposa del doctor J. M. Giliberti Gómez, Secretario General del Territorio, gentilmente prendió en el pecho de cada uno de los vencedores, una medalla con un lazo con los colo­res nacionales, por cuyo simpático y popular gesto fue muy cumpli­mentada y aplaudida. A las 2 p.m.  el pueblo en masa saboreó la sabrosa guasacaca con la tierna carne asada y el guarapo de piña, con dos terneras que el Gobierno obsequió al pueblo; por la tarde hubo varias piñatas y un palo encebado, terminando esta fiesta con un baile donde se danzó hasta altas horas de la noche. De esta manera y debido al entusiasmo del Magistrado Regional, Puerto Ayacucho no se quedó rezagado en este festival del patriotismo……………………………
(Este párrafo se pondrá en la próxima entrega)
……………………..Como paso avanzado en el progreso del Territorio, en pro  del conglomerado, se comenta con entusiasmo la pronta instalación del Dispensario “Acosta Ortiz”, esta obra exclusiva de la administración del General Falcón, según expresiones del ciudadano Ministro de Sanidad y Asistencia Social, doctor García Álvarez. "será orgu­llo de la Sanidad, en el Territorio”. Este   Ministro se fue harto satis­fecho de esta obra, la cual consis­te: en Sala Operatoria, con todos los adelantos modernos; Consultorio,  Sala especial para enajenados y enfermedades infecciosas, Pabellón Antivenéreo; Farmacia y Laboratorio modernísimo, este último será  en  semicírculo  con  paredes de     cristales esmerilados. También se dotará el Dispensario de un depósito capaz  para  cinco mil litros de agua, ya que tiene su aljibe y bomba propias;  dormitorios para el Médico y Enfermeras; cuatro baños y otros tantos excu­sados; interiormente estará prote­gido por el sistema de tela metá­lica, iluminación eléctrica especial y  techo-raso. Se   piensa,   según   he oído, en la colocación de un Busto del   ilustre   galeno   Acosta   Ortiz, en  el  atrio  o  en  la  plazoleta  del Dispensario.

Acaban de llegar a Puerto Ayacucho magníficas armas con sus correspondientes dotaciones y for­nituras y elegantes uniformes pa­ra la Policía del Territorio todo esto debido al incansable afán del General Falcón por imprimirle al Territorio el sello de la civiliza­ción y el progreso; el Cuerpo de Seguridad del Territorio se en­cuentra muy satisfecho por esta innovación; también el Gobierno dotó de cama y mosquiteros a ca­da uno de los números de este Cuerpo. Es bastante halagador y satisfactorio la armonía y el orden que existe en la ciudadanía, pues hoy puede cualquiera cruzar las calles de Puerto Ayacucho a cualquier hora del día o la noche y sólo se encontrará con ciudadanos honestos; la Ley del Porte de Ar­mas ha sido aplicada con todo el rigor que encierra, por cuya razón hoy nadie usa armas, exceptuando los Agentes del Cuerpo de Seguridad y sus Oficiales, y este Cuer­no está regido por una estricta disciplina y orden a cabalidad, al extremo que este Cuerpo es una verdadera garantía para la ciuda­danía. El rigor disciplinario es tal, que no hace mucho fueron retira­dos algunos números por haber in­currido en el error de la embria­guez. Hoy las cosas marchan muy distintas.

El Gobierno se desvela por el fomento   de   la   agricultura  en   el Territorio, al efecto ha favorecido en todo a los agricultores  de las dos Colonias Agrícolas  del Terri­torio, a los colonos de la Colonia Agrícola de la Isla de Ratón se les ha suministrado herramientas, có­modas y ventiladas casas con sus puertas y ventanas protegidas con  tela metálica, suministrándoseles, también cada vez que vienen a la población, una ayuda en metálico; para su alimentación y vestuario, así pues todos estos colonos trabajan con todas las comodidades necesarias, y por ello la cosecha que recolectarán este año será de óptimos resultados, pues los frutos se han levantado lozanos debido a la atención esmerada con que los colonos trabajan en sus sementeras; los colonos de la Colonia Agrícola de la carretera, también han gozado de todos estos beneficios, más tres  bolívares  diarios que el Go­bierno les paga a cada uno de ellos, como guardas de la carretera, así pues el Territorio Federal Amazonas, este año tendrá frutos para vender a otras Entidades de la República, todo lo contrario a los años anteriores que había que com­prar toda clase de frutos fuera del Territorio.

Por estos ligeros comentarios comprenderá el público, que el Te­rritorio Federal Amazonas es una esperanza para el pobre, a donde el obrero puede dirigirse en la con­fianza que al llegar encontrará trabajo para ganar su sustento diario.

Eduardo   Herrera   M.

Nota del transcriptor:

Obras confirmadas por el escrito de Herrera Moronta y construidas

 por el Gobernador Rafael Falcón Briceño:

A.- Plaza Bolívar

Esta es nuestra Plaza Bolívar, construida e inaugurada en 1939, por el gobernador Rafael Falcón Briceño. La foto fue tomada desde el edificio de la gobernación (actual Casa Amarilla). Al fondo se puede observar el galpón de la fábrica de escobas y cepillos de fibra de chiqui-chiqui de los hermanos Arístides y Carlos Prato Martínez y la futura Avenida Rivas Montaña y actualmente llamada Río Negro. 

B.- Primer Hospital J. G. Hernández



 Así era  el Barrio Táchira en los años 40. Se puede observar el antiguo “Hospital José Gregorio Hernández”, derribado por el gobernador Acevedo Zuleta en 1975.


  Este nombre fue puesto por el médico de origen caribeño Ramón Kinsley. Ya en el año  1946 se llamaba así. Según el Dr. José Antonio Pereira, quien lo conoció, era un profesional de la medicina con mucha mística y dedicación al trabajo. Actualmente ahí funciona la “Escuela Táchira”.
Según el escrito de Herrera Moronta el Hospital se iba a llamar o se llamó Acosta Ortiz. Era un ilustre Médico nacido el 21 de marzo de 1864 en la ciudad de Barquisimeto. Varios Institutos y plazas llevan su nombre en Barquisimeto, Caracas y EEUU.
También ahí trabajaron médicos que ya son historia en la medicina amazonenses, como el Dr. J. M. Guzmán Guevara, Bougarnert, Linares, Ferro, Montes de Oca, Arturo Canovaro y otros. Ahí nacieron y se curaron generaciones de amazonenses. Estas  instalaciones prestaron sus servicios durante casi durante 20 años.

*Cronista de Atures


Próxima entrega:

Nuestra Historia N° 36

HISTORIA DE PUERTO AYACUCHO:

AÑO 1939 (y II)

Gobernador Rafael Falcón Briceño:

 ¿Qué hizo por Amazonas y Puerto Ayacucho?

Otras Obras confirmadas por el escrito de Herrera Moronta y construidas

 por el Gobernador Rafael Falcón Briceño:

Nota: Las fotos fueron suministradas por el Cronista Enrique Silva.



Con la tecnología de Blogger.