NUESTRA HISTORIA Nº 43 Historia Antigua de Amazonas (III - b) Situación política de HACE 200 AÑOS COMIENZO DE LA ERA REPUBLICANA EN AMAZONAS Por: Miguel Guape*

DEJANOS UN COMENTARIO
NUESTRA HISTORIA Nº 43

Historia Antigua de Amazonas (III - b)

Situación política de

HACE 200 AÑOS

COMIENZO DE LA ERA REPUBLICANA EN AMAZONAS

Por: Miguel Guape*

Año 1817 

La Era Republicana en la Provincia de Guayana y por lo tanto en Amazonas, con respecto al resto de Venezuela, comienza tarde. No participamos de los hechos derivados del 19 de abril de 1810, ni fuimos protagonista de los del 5 de julio de 1811, donde la Provincia decidió marginarse del proceso independentista; decidimos en ese entonces permanecer bajo el yugo español, por influencia de los pro realistas y poderosos Padres Capuchinos.

Desde la época Colonial pertenecíamos al Virreinato de La Nueva Granada, luego a la Capitanía General de Venezuela y en un futuro próximo a la Gran Colombia. Y siempre fuimos La Región del Rio Negro. La era de la búsqueda de El Dorado y de los grandes descubrimientos habían pasado y España se empeñaba en conservar sus territorios americanos. Ahora, en 1817, gran parte de Venezuela y casi toda la Nueva Granada aun continuban bajo el régimen español. Las autoridades representantes de la corona en el actual Amazonas venezolano eran Francisco Orozco y Josè Benito López. Éramos alrededor de 1.500 personas agrupadas en 15 comunidades, las más importantes fundadas cuando La Comisión de Límites, hacía ya 60 años, donde destacaba San Fernando de Atabapo; la gran mayoría de indígenas existentes en las selvas y ríos no eran reconocidas como personas y por lo tanto no contaban para los Censos de población. El indígena prefirió los montes antes que vivir en reducciones, o sea, en aldeas donde debían someterse a las autoridades civiles, militares y eclesiásticas, extrañas a sus costumbres y forma libre e itinerante de ser.

El más que centenario Samán de la Plaza Bolívar de San Fernando de Atabapo. Las placas rezan: “SAMÁN DE ATABAPO  sembrado en el año 1896 por: DON NARCISO OROZCO. Testigo mudo de la Historia de Atabapo”; y la otra: “Aquí fue fusilado el 30 de enero de 1921 el caudillo José Tomás Funes hombre de su época forjador de nuestra historia”. Las placas fueron erigidas por iniciativa del Arqº Néstor Rafael González Mazzoran y del Ingº Fred García.

La situación de la actual Venezuela nos era extraña, a pesar de lo trascendente e importantes de la etapa que vivía: la Primera República, nacida en los albores de 1810, había sucumbido ante la reacción de los pocos españoles que aquí habitaban y respondían a la Real política de España, seguidos por una inmensa mayoría de venezolanos sin un concepto claro de la que era PATRIA y los primeros tiempos, por lo tanto, tenía más visos de guerra civil entre hermanos que una verdadera guerra de liberación; la Segunda  República también se había perdido con la llegada del Pacificador Pablo Morillo, quien fue enviado por España (una vez arreglados sus asuntos políticos internos ante la invasión napoleónica) para reprimir y meter en cintura las colonias americanas. Sin embargo, habían venezolanos que nunca se rindieron y luchaban en los diferentes lugares de su plural geografía: Santiago Mariño en Oriente, José Antonio Páez en los llanos y Manuel Cedeño en nuestra Guayana; y Simón Bolívar que trataba contra viento y marea de unirlos a todos en una sola lucha, porque ésta no era solo contra las fuerzas españolas, sino también en las inevitables luchas intestinas entre los patriotas por el liderazgo que, en la Historia de la Humanidad, no puede ser sino único. En 1817 Bolívar guerreaba y legislaba al tratar de darle forma jurídica a las naciones que trataban de liberarse y fundarlas definitivamente. Armaba el Congreso de Angostura (así se llamaba en esa época la actual Ciudad Bolívar) que tuvo en el Amazonas de entonces un impacto importante en su Historia como ente político, a partir del 15 de febrero de 1819, fecha en la que por fin se llevó a cabo. Fue en 1817 y con la fundación de la Tercera República en 1819 (aunque se había proclamado antes) cuando en realidad comienza nuestra ERA REPUBLICANA EN AMAZONAS, 7 años después de ser proclamada en Venezuela.

NUESTROS LIBERTADORES

En 18717 la lucha entre Patriotas y Realistas era encarnizada, total y decisiva. Morillo trataba por todos los medios de someter los focos de resistencia; el antiguo Virreinato de la Nueva Granada había sido pacificado y Bogotá sometida a sangre y fuego; Caracas, Capital de la Capitanía General de Venezuela, había sido rendida al poder Español.

Pero Morillo era derrotable como lo demostró Páez el 29 de enero en la sabana de Mucuritas. Después de la derrota, Morillo nombró a su segundo el brigadier Miguel de Latorre Jefe Militar de Angostura y Guayana la Vieja, viendo el ventajoso punto estratégico de Guayana, al tener abastecimiento de boca seguro (proveniente de las Misiones Capuchinas Catalanas) para la tropa y comunicación a través del rio Orinoco para el abastecimiento de armas y otros suministros para la guerra.

Pero los patriotas también vieron esas ventajas y el General Manuel Piar ahí estaba desde comienzos del año 1817. El General Manuel Cedeño por su parte y de acuerdo con Piar, sitiaba la plaza de Angostura desde hacía 2 meses, mientras él ocupaba los asentamientos Capuchinos, cortando así los suministros a las tropas realistas.

Enterado de las acciones de Piar, el Brigadier de Latorre dejó su refugio blindado, ante el acoso del hambre, para rescatar la cotizada zona. A primeras horas de la mañana del 11 de abril de 1817 se dirigió a la Mesa de Chirica, hoy en día conocido como Cerro El Gallo, donde se encontraba, dispuesto, Manuel Piar junto con 2.000 hombres, entre fusileros, caballería e indios flecheros. Fue el escenario donde se enfrentaron realistas y republicanos y el General Manuel Piar, mediante una brillante estrategia y en media hora, libró y ganó la batalla que dio la Independencia a la Guayana y por ende, a los amazonenses, como parte de Guayana. También repercutió esta batalla en el futuro de Venezuela, La Nueva Granada y Latino América.

 La Batalla de San Félix es considerada por muchos historiadores de una importancia tan fundamental para Guayana, similar a la Batalla de Carabobo para el resto de Venezuela.

Cerro El Gallo, declarado Zona de Valor Histórico según Gaceta Oficial número 36.572 del 2 de noviembre de 1998. El decreto se basó en la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio. Foto www.prensaunefaptordaz.blogspot.com

Con esta victoria Piar, por primera vez, hizo posible la organización de la República. Permitió la liberación de Angostura y del Orinoco, la instalación del Congreso de Angostura y la fundación del periódico El Correo del Orinoco, al expropiar toda la mercancía de los almacenes de las misiones y sus rebaños de mulas, caballos y vacas para financiar al nuevo gobierno de Angostura, la compra de armas y pertrechos a los ingleses, la tinta y papel para los documentos oficiales y para el periódico.

 También se aseguró la provisión continua de reses, caballos y equipos de montura, así como los alimentos requeridos para la manutención diaria de miles de hombres, dando así una fuente inagotable de recursos al Ejército Libertador para su campaña, que a partir de ese momento iniciarían una serie de batallas para liberar todo el oriente y centro de Venezuela y, más tarde, se movilizarían hasta la Nueva Granada , continuarían a Quito (actual Ecuador) y Perú y fundarían a Bolivia para ganar la guerra de independencia en esta parte de América. Algunos llaneros llegarían hasta Argentina a pelear por la Independencia de esa parte de América.

Pese a su fusilamiento por Simón Bolívar algunos meses después, la inmortalidad de Manuel Piar como Héroe y Libertador de Guayana, vive en los corazones de los guayaneses. Pero esa es otra Historia.

En Guayana quedaron bolsones de resistencia española luego de la Batalla de Chirica, al igual que pasó con de la Batalla de Carabobo. El derrotado de Latorre se refugió en las fortalezas de San Francisco y El Padrastro y…quedaba el bolsón de realistas en la antigua Amazonas que aún no se llamaba Cantón de Rionegro.

Según historiadores guayaneses la Provincia de Guayana fue totalmente liberada  el 3 de agosto de 1817 con el abandono de estos Fuertes por parte de Latorre y la consecuente toma por las fuerzas patriotas que los asediaban; pero faltábamos nosotros los amazonenses o…¿acaso no éramos guayaneses? Al parecer nos ignoraron. ¡Menos mal que ahora somos amazónicos!

De todos modos de allá vino nuestra liberación del yugo español, en ese año de 1817, como veremos a continuación.

HIPÓLITO DE LA CUEVA, EL LIBERTADOR DE AMAZONAS

Hace 200 años, en 1817, entre los meses de octubre y noviembre,  fuimos liberados del yugo español por Hipólito de la Cueva, Oficial del General José Antonio Páez, quien operaba en Apure.
¿Sería realmente bajo la iniciativa de Páez? Hay motivos para dudarlo. Primero, para Páez, su mundo y su patria llegaba hasta donde alcanzaba la llanura; su concepto de Patria Grande, al igual que Mariño en Oriente, no existía en su mente en esos momentos. Segundo, este concepto solamente estaba con el Libertador Simón Bolívar, quien operaba en la zona y ya había sido reconocido como jefe máximo por Páez y demás jefes locales. Por lo tanto no es raro que, por instrucciones de Bolívar nos hayan liberado. Aunque este hecho no se ha registrado en la Historia, o a lo mejor aún no lo he encontrado, aunque lo he buscado. Recordemos que Bolívar y los demás Patriotas estaban concentrados en Guayana, Provincia a la que pertenecíamos, porque casi toda Venezuela estaba ocupada por los realistas; buscaba realizar el Congreso de Angostura, y así refundar la Tercera República, lo cual nos daría forma de Nación.
¿Quién era Hipólito De La Cueva? Hay pocos datos de su existencia. Su acción está registrada en la Historia a retazos, sin continuidad. Liberó Amazonas entre los meses de octubre o noviembre de 1817. En esa época estaba dividida en 2 Distritos: Alto Orinoco y Rio Negro.
Respecto a nuestro Libertador nos dice Oldman Botello, Cronista del Municipio Girardor (Maracay), Historiador, Investigador y Escritor muy ligado a Amazonas:
 “En Comandante Hipólito De La Cuevas Afanador, libertador del Amazonas, nació en Angostura hacia la novena década del siglo XVIII y muy joven se incorporó a las tropas del general Páez en Apure. Su hermana Dolores Cuevas Afanador fue casada con el prócer guariqueño de San Francisco de Tiznados Dr. Juan Germán Roscio”.
“El mismo Páez nos dice en su Autobiografía que eran 80 hombres: “De las fuerzas que destiné a operar a diversos puntos fue una guerrilla al mando del capitán Correa y después la del comandante Hipólito Cuevas, para que se apoderaran del distrito de Río Negro, en Guayana, lo cual se consiguió con ochenta hombres que hicieron prisioneros a los realistas que guarnecían aquellos puntos”.  En una reseña del Periódico de la época “El Correo del Orinoco”, dice que Cuevas fue “...por disposición del general Páez a libertar aquellos pueblos y los del Alto Orinoco, reuniéndolos a la República”.
NOTA 1: Por otra parte De La Cueva afirma que vino a libertar a Río Negro de propia iniciativa y con su propio peculio:
Continúa Oldman:
 “En una carta dirigida al General Montilla De La Cueva explica que sin auxilio de nadie formó su guerrilla y consiguió armas “...supliendo de mi peculio la mayor parte de los gastos que me fueron indispensables para la empresa...”. 
Al llegar De La Cueva a San Fernando de Atabapo, los representantes realistas huyeron al Brasil.
Oldman nos relata:
“No obstante sus antecedentes, Francisco Orozco dio un giro de 180 grados y se pasó al bando patriota, como expresó el general Páez en su Autobiografía, con tan buena estrella que el general Cedeño lo designó comandante del departamento Alto Orinoco, lo cual notificó a Hipólito Cuevas el 21 de septiembre de 1818”.
 NOTA 2: O sea que fue nuestro último gobernante español y estuvo a punto de ser nuestro segundo gobernante Republicano de Amazonas.
Continúa Oldman:
“Por supuesto que la reacción del jefe patriota no se hizo esperar. Refiere a la superioridad que los indígenas profesaban a Orozco “odio y enemistad”; que el jefe realista se fue a Portugal (al Brasil), regresó a San Carlos, “hizo jurar la Constitución española y luego escapó a Brasil con las campanas de la iglesia, las imágenes, la metralla y cuanto encontró”. De su segundo, José Benito López, dice que es un “godo consumado” a quien los indios detestaban y luego de ser designado comisionado de secuestros por el gobierno de Guayana, escapó al Brasil con el dinero recolectado y soliviantó los pueblos indígenas a su paso. Afirma De La Cueva que él ha sido “...el libertador de estos lugares del Alto Orinoco y Río Negro a costa de mis expensas y sin auxilio del gobierno”. La carta de Cuevas a Cedeño es enérgica y resuelta. Advierte que no entregará el cargo hasta tanto no se reconsidere la medida, si es posible hasta por el Libertador Simón Bolívar, por la salud de la Patria y los sacrificios hechos por él. Está fechada el 31 de octubre de 1818 en San Fernando de Atabapo”.
NOTA 3: Según el Cronista de Atabapo Pascual Silva Paminare, Francisco Orozco es el Origen de todos los Orozco de Amazonas; a través del desarrollo de la Historia de Amazonas este apellido aparecerá en épocas diferentes.
“En abril de 1820, Cuevas ejercía aun el cargo de Comandante del departamento de Río Negro. Luego de meritorios servicios, al finalizar la guerra se le ascendió al grado de coronel del ejército. Se desempeñó como ayudante del gobernador de la provincia de Apure general José Cornelio Muñoz, radicándose alternativamente en Achaguas y en San Fernando; donde estuviese la capital provincial. Luchó contra los Farfán en Apure”.
“Entre 1858 y enero de 1859 fue representante de Barinas – donde residía - a la Convención de Valencia, previa al comienzo de la guerra federal. Posteriormente fue designado, bajo el tercer período de Páez como Presidente de Venezuela,  gobernador de la Provincia de Barinas, cuya capital defendió tenazmente acompañado del general Ramón Escovar, del asedio a que fue sometida por el general Ezequiel Zamora”.

Oldman Botello

El Artículo completo de Oldman Botello se puede leer en:
----------------------------
De los logros de nuestro libertador en un lapso de 4 años podemos decir que fue un buen gobernante, preocupado por Amazonas:

- Elaboró un censo de población que permitió conocer el número de habitantes. El periódico de la época lo reseña:

 (Correo del Orinoco. 25 marzo 1820, Nº 56)

“En todos tiempos es muy oportuno y útil la formación de censos o padrones exactos: y lo es mucho más ahora que estamos próximos a nombrar Representantes para el próximo Congreso de Colombia. Cuando se nos dé Ia Constitución, que esperamos, y que será la base de nuestra asociación política, el número de aquellos será proporcional a la Población de cada Provincia: y aun cuando este interés no hiciese necesario conocerla, inducirían a ello otros muchos motivos de no menor importancia. Nunca puede la economía del Gobierno hacer los progresos, que debería, si no hay tablas estadísticas exactas, que manifiesten la población, e industria del país: y que prueben ígneamente las medras de todo género que tiene la nación, y con ellas la idoneidad de los Gobernantes. Publicaremos pues un resumen de aquellos censos, que aunque pertenecen al distrito más despoblado de la República, ayudarán sin embargo a fixar (sic) la proporción entre las edades, sexos, nacimiento y mortalidad de la población”.

NOTA 3: Ver detalles del Censo en:


- Cuidó de la salud amazonense y el mismo periódico lo reseña:
(Correo del Orinoco. 25 marzo 1820, Nº 56)
“El Gobierno Nacional ha recibido oficios del Comandante de Rionegro, Capitán Hipólito Cuevas y los Censos de los distritos del Alto Orinoco, Rionegro y Casiquiare. Comunica aquel Comandante que la mortandad que había sido ocasionada en ellos por la viruela, había cesado con el pus de la Vacuna, que se le remitió. Causa espanto ver los estragos causados por aquel azote del género humano, aun después que ya se habían experimentado en nuestro suelo los benéficos efectos del descubrimiento de Jenner”.
“El Capitán Cuevas, cumpliendo con los deseos del Gobierno, y con los deberes del hombre social, ha remitido al Comandante de la Frontera Portuguesa por aquella parte de la Republica una porción del fluido Vacuno, que recibió. Es muy recomendable la exactitud de aquel oficial en el desempeño de este importante deber. Nunca hemos de olvidar que la humanidad obliga a todos y hacia todos; y que el  hombre de cualquier país o condición que sea es nuestro hermano, y en sus congojas, tiene derecho a nuestra beneficencia”.
- Buscó el intercambio comercial con el vecino Brasil:

“Agrega en la correspondencia la posibilidad de establecer con Cuevas relaciones comerciales como éste se lo había solicitado, específicamente en rubros como la carne, sebo y quesos, lo que no podía efectuarse por estar cortos de esos víveres en su almacén; en ese lado del Brasil no se comerciaba con el sebo de manatí que ofrecía Cuevas porque usaban el de tortuga, abundante en la zona. Sí ofreció García adquirir “chica”, cabuyas, brea, chichi (¿chiquichique?) y cacao a cambio de lo cual  recibirían ropa, plata, tabaco y sal. Solicita el portugués que le envíe carne y queso para probar su calidad”. (Oldman Botello).
-Promovió la industria naval amzonense y colaboramos así con la guerra de independencia:
(Correo del Orinoco. 25 marzo 1820, Nº 56)
“En esta ocasión han llegado de este surgidero dos flecheras armadas donativo espontaneo del Comandante y habitantes de Rionegro. Habían remitido al Apure el año pasado seis flecheras y las demás que se habían tomado allí al enemigo: y quedaban en aquel distrito fuerzas sutiles bastantes para custodia y servicio. Debe apreciarse el espíritu público que distingue a los habitantes de aquellas fronteras y no dudamos de que en esta época en que para obtener el triunfo final la causa hace más urgente la eficaz cooperación de quantos han identificado su suerte con ella”.
El Capitán Hipólito De La Cueva fue de hecho nuestro primer Gobernante de la era Republicana. En junio de 1818 estaba en Angostura. Así lo registra el periódico “Correo del Orinoco” de esos tiempos. Dejó como gobernante a José Izquierdo y es un hecho importante y faltante en la clásica lista de gobernantes de Amazonas, dada inicialmente por Tavera Acosta.  
En 1830 estaba radicado como ganadero en Barinas. (Archivo Histórico de Guayana).
---------------------------
Sobre el final de nuestro libertador nos lo describe El Cronista – Poeta - Historiador y Cronista de Barinas Alberto Pérez Larrarte:


Alberto Pérez Larrarte

El escrito de Alberto Pérez Larrarte se puede leer completo en:
 “Derrotado defendiendo a Barinas como Gobernador, El COMANDANTE HIPÓLITO DE LA CUEVA, LIBERTADOR DEL AMAZONAS, es uno de los que se va para la ciudad de Mérida y allí presentan un documento ante las autoridades donde expresan: “Allá dejamos todo, nuestras esperanzas, sueños y riquezas materiales. La que llegó a ser la sultana de los llanos y segunda ciudad de Venezuela, su grandeza, se diluyó en las llamas criminales por la infidencia de muchos de sus hijos, engañados en la asonada de una revolución mal concebida por las feraces argucias de unos aventureros que exterminaron la paz y el bienestar nacional”.
Así se pronunciaban los godos barineses la fría mañana del 10 de junio de 1859, a quienes la guerra federal  hiciera que emigraran para los Andes.
Entre los firmantes del referido documento, aparece encabezando su firma el COMANDANTE HIPÓLITO DE LA CUEVA.
 “Como hombre de armas decide combatir desde la serranía a las fuerzas federales, comandada por el coronel Natividad Pettit; el general Ezequiel Zamora no puede con la sierra; los peñascos y callejones le son adversos y los godos andinos, aventajados por conocer el terreno, le enfrentan como perros furiosos; pero se retraen maliciosamente por saber lo verraco que son los federales.  Es un primer triunfo que les alienta;  pero el fracaso de esta expedición no amilana a las fuerzas revolucionarias; más bien les ánima y hace que el ejército federal ordene otra expedición, comandada está vez por el general Pedro Aranguren.
            Pero el general Aranguren corre con la misma suerte del general Natividad Pettit, siendo fusilado en una de las frías mañanas de los Andes, cuando cae la niebla de la borrasca  andina, en la mapora de la plaza Bolívar de Mucuchíes;  allí aún está, no la seca ni el tiempo, tal vez para que quede como fiel testigo de este infortunado suceso.
            El COMANDANTE HIPÓLITO DE LA CUEVA, a pesar de su ancianidad, no da tregua, ni cuartel y comanda con el coronel Fulgencio Ferrer el combate de la Bellaca. Cuenta el general Leopoldo Ferrero que fue un combate bárbaro, demostrando en él la sagacidad estratégica de los federales. Al entrar los bandos en pelea, los centralistas caen inmediatamente bajo la bóveda de fuego que vomitaba la trinchera. Fue una larga jornada de fuego limpio; los godos creían tener una posición infranqueable y esto atormentaba a los federales, quienes pasaron más de cuatro días combatiendo.
“Media hora después se dominaba aquel bastión natural, se coronaba la altura al son angustioso de la corneta que tocaba fajina y fuego y adelante; el enemigo huía, y estaba ganada la brillante acción de La Bellaca.
Retirándose el coronel Hipólito de La Cueva en completa derrota y no paró hasta la ciudad de Mérida, dejando en poder del general Zamora parte de su parque, prisioneros y su crédito militar.”
Esta es parte de la vida de este hombre que los amazonenses y barineses  deben reconocer e ilustrar en sus libros de historia. LA POSTERIDAD AMAZONENSE LE DEBE UN JUSTO RECONOCIMIENTO”.



El Palacio Municipal de La Alcaldía del Municipio Atures lleva el nombre de este prócer de la independencia de Amazonas. Este edificio fue diseñado por el Arqº Néstor R. González Mazzorana y construido por el primer Alcalde Electo de Atures L. J. González Herrera. Como conocedor de la Historia amazonense, también le puso el nombre Hipólito Cuevas. Para los 200 años de esta gesta, que acaba de pasar, ni siquiera pintaron el edificio ni acomodaron las letras ni corrigieron el error del verdadero nombre de nuestro casi desconocido Libertador de Amazonas: Hipólito De La Cueva. Esto da una idea de nuestra desidia y desconocimiento de nuestra Historia Regional amazonense.

    Como se podrá ver, las huellas de nuestro Ilustre guerrero y Libertador de Amazonas se pierden entre la niebla, frailejones y picos de La sierra Nevada de Mérida.
En la actualidad hay descendientes de este Ilustre apellido que tratan de armar el árbol genealógico. El Ingº Rodolfo Alberto Domínguez De La Cueva, quien vive en Maracay, ha averiguado que Hipólito De La Cueva es hijo de Pedro Víctores De La Cueva, quien vivió en el siglo XVIII en los llanos de Guárico y era de profesión Agrimensor;  Hipólito tuvo al menos un hijo, Mauricio De La Cueva, quien murió a los 86 años en 1928. O sea que nació en 1842 en Barinas.
*Cronista de Amazonas




Con la tecnología de Blogger.