NUESTRA HISTORIA Nº 51 Gobernadores y Gobernantes de Amazonas (III) Manuel Echeverría (1821-1824) José Manuel Olivares (1822, Interino) (Iª Parte)

DEJANOS UN COMENTARIO
Nuestra Historia Nº 51

Gobernadores y Gobernantes de Amazonas (III)

Por: Miguel Guape*

Manuel Echeverría (1821-1824)
José Manuel Olivares (1822, Interino)
(Iª Parte)

CON EL TENIENTE MANUEL ECHEVERRIA NACE EL CANTON RIONEGRO

En el entonces Distrito Rionegro comenzó Manuel Echeverría su mandato al mismo tiempo que se instalaba el Congreso  de Cúcuta en 1821; fue nombrado por el entonces Gobernador de Guayana Francisco Conde, impuesto a su vez por el Libertador Simón Bolívar. Echeverría también vino en el Ejército Libertador de Amazonas, junto con Hipólito De La Cuevas y sirvieron en el mismo Destacamento Apure de Páez y por lo tanto se conocían de antemano. Era un Teniente del ejército, soltero y natural de Barinas, con 11 años de servicio; o sea que comenzó su carrera militar en 1810, con la declaración de la Independencia. Fue promovido a Teniente por Atanasio Girardot, el neogranadino que vino y peleó con Bolívar en la Campaña Admirable de 1813 que desde esas tierras entraron a Venezuela parta libertarla. Girardot fue precisamente comandante del Batallón Apure del ejército de Páez en los llanos, guardando la retaguardia del avance de Bolívar hacia Caracas. Atanasio Girardot es el mártir de la Batalla de Bárbula, donde pereció.

Echeverría, empezó el año 1822 (luego del Congreso de  Cúcuta) con una agenda muy apretada: debía realizar un Censo de población del futuro Cantón Rionegro  por instrucciones del Vicepresidente y con fines de tener conocimiento de los sufragantes existentes en éste y los otros Departamentos para realizar la consulta popular y la elección del cuerpo deliberante de la naciente República de Colombia. Estos cuerpos debían reunirse en Congreso y elegir en segundo grado a los principales de los Poderes Ejecutivo y Judicial y estos a su vez nombrarían al resto de los funcionarios, según la Constitución de Cúcuta del 2 de octubre de 1821.

En ese año el Jefe de la recién creada Intendencia del Orinoco de Venezuela era el General José Francisco Bermúdez; el Libertador Simón Bolívar lo había nombrado en 1817 como Gobernador de la Provincia de Cumaná y continuaba ahora con el nuevo cargo y la capital seguía siendo la misma ciudad. La Intendencia del Orinoco la conformaban las provincias de Guayana, Barcelona, Cumaná y Margarita. El Gobernador de la Provincia de Guayana era Francisco Conde y el Juez Político y Militar del Distrito Ríonegro y Alto Orinoco era el Teniente Manuel Echeverría, que sustituyó a Hipólito De La Cueva, quien gobernó hasta finales de 1820. De acuerdo a la Ley era nombrado por el Gobernador, con la anuencia del Intendente.


El Censo elaborado por Manuel Echeverría tiene fecha del 30 de abril de 1822 y resulta muy preciso y minucioso con respecto a la población criolla e indígenas reducidos  de la época. Los indígenas montaraces no eran tomados en cuenta para nada en cuanto a decisiones de orden político que se tomaba en nombre de todos los habitantes del Cantón. En su carta de remisión del 8 de julio de 1822 dice que “van hechos con toda escrupulosidad, y como que estas son de tan pocos habitantes, no es posible que falte alguno”. 

Por su significación para la antigua y actual Amazonas hacemos la transcripción de las 1.589 personas censadas y esta lista completa saldrá junto con la edición del libro..

El resumen del conteo es el siguiente:
CENSOS DE LAS POBLACIONES DE QUE COMPONEN EL CANTÓN DE ALTO ORINOCO Y RIONEGRO
Atures………………………………………25
Maypures…………………………………..36
Santa Bárbara……………………………..34
Esmeralda………………………………....34
Yavita……………………………………....63 
Baltazar…………………………………...147
Cunucunuma……………………………...90
Padamo………………………………….....36
Ciudad de San Fernando………………285
San Carlos…………………………….....250
Solano…………………………………….183
Tiriquin………………………………….....31
San Miguel……………………………....101
Maroa……………………………………..128
Pimichìn……………………………………82
Quirabuena………………………………..61
                                                    --------------------
                                            Total       1.586

Como se verá, el Amazonas de entonces se componía de 16 pueblos. De esos existen en la actualidad 7, contando con el poblado de Atures que es el actual Puerto Ayacucho.

Algunas observaciones importantes son las siguientes:
- Como ya dijimos, esta población censada, al igual que en los otros Censos, corresponde a los criollos e indígenas reducidos (que vivían en las poblaciones).
- Los apellidos originarios Arawakos amazonenses están presentes y constituyen un patrimonio nuestro: Cavavana, Yavinape, Yarumare, Cuyare, Mavio, Yapuare, Tapo, Tividor, Cañamoreno, Guachùpiro, Yavaricure, Camico, Yavina, Yuri Yuri, Cayupare, etc,etc; otros, la gran mayoría, han desaparecido. También están los Azavache e Izquierdo, gentes originarias que vinieron al Amazonas y aquí están presentes, aunque los Azavache absorbieron a los Izquierdo.

APARECE EL CANTÓN DE RIONEGRO Y LA MUNICIPALIDAD EN AMAZONAS

Desde Cumaná, la Capital de la Intendencia del Orinoco, Bermúdez dio las instrucciones y mandato preciso en comunicación Nº 19 del 29 de enero de 1822-XII  para la conformación de los Cantones en las diferentes Provincias.

En esta fecha la División Político – Territorial de Guayana aún no estaba definida (el Cantón de Río Negro no estaba creado) y el Intendente Bermúdez, por insistencia del Vicepresidente de la República de Colombia, General Francisco de Paula Santander, reitera y urgía al Gobernador de la Provincia de Guayana Francisco Conde con fecha 6 de marzo según oficio Nº 56 de 1822-XII para que apresurara los pasos del mandato Constitucional. Envía instrucciones sobre normas de procedimientos para la creación de los Cantones, las condiciones de extensión y población, así como otros requisitos.

El Intendente Bermúdez insiste, una vez más, al Gobernador con fecha 14 de mayo según Oficio Nº 131 desde Cumaná, con fecha 14 de mayo, esta vez por insistencia desde Bogotá del Ministro de Interior y Justicia para la urgencia de la creación de los Cantones. En esa fecha La división territorial no se había hecho y el demandante reitera que los Cantones de la Provincia deben tener un número mínimo de 5 para facilitar de este modo la votación de éstos,  que han de nombrar las representaciones Nacionales. También propondrán los Jueces Políticos que deben regir estos Cantones y para que recaiga, la aprobación de los candidatos, de común acuerdo, en gente proba, solvente y comprometida con la República.

El nuevo mandato de la Constitución de Cúcuta sobre la creación de los Cantones fue un proceso que involucró a todo el mundo en la República de Colombia, a gobernantes y gobernados. Se hizo un esfuerzo inmenso de coordinación entre los actores participantes que debía llegar hasta el último rincón y que involucrara hasta los lugares más apartados, como Amazonas. Si bien las Intendencias y Provincias estaban definidas después del Congreso, la gran mayoría de los Cantones estaban por definirse, como Rionegro. Se trataba de la elección de los Concejos Municipales, donde no los hubiere, puesto que las ciudades principales, como el caso de Angostura y Upata en la Provincia de Guayana, ya los poseían, pero aun así debían renovarse con fecha 28 de julio de ese año de 1822.

En Rionegro Echeverría respondía a la urgencia: había hecho el necesario Censo para cuantificar el proceso y se preparaba para el 28 de julio, fecha en que se debía elegir el primer Cabildo de Amazonas y, en general, todos los de la República de Colombia. En esta instancia aparece un personaje fundamental en la Historia de Amazonas y que hasta ahora no se tenía noticias de él.

En Guayana el Coronel José Manuel Olivares era un conocido caraqueño de la cohorte de Simón Bolívar, Carlos Soublette, José Francisco Bermúdez y otros allegados al Libertador, quien lo promovió hasta ese grado militar, en el cuerpo de caballería. Aparece en la guerra de liberación de Guayana al mando de los Generales Manuel Cedeño y de Manuel Piar. Peleo al lado de éste en la batalla de Chirica o de San Félix; participó activamente en el fusilamiento del mismo Piar en octubre de 1817, al ser el principal acusador de los cargos de traición, sedición y deserción, en calidad de Teniente Coronel. Luego de este hecho fue promovido por Simón Bolívar  al grado militar actual, al igual que los otros que participaron y atestiguaron en el juicio  contra el Libertador de Guayana, como José Ucros y  Francisco Conde, que aparecen como actores en la Historia de Amazonas.

A partir de 1817 aparece en la Historia de Guayana desempeñando varios altos cargo y por lo tanto de confianza, como Comandante de Armas de la Plaza y de la Provincia (Gobernador) de Guayana (y por lo tanto de Rionegro). Desempeño varias misiones por cuenta del Intendente Bermúdez y entre ellas en 1821 fue enviado a Rionegro en calidad de Comisionado en los pueblos de Rionegro  con varias encargos, según oficio Nº 361 del 19 de noviembre de 1822-XII, entre ellos el principal era relevar de su autoridad a Manuel Echeverría  y sustanciar el expediente sobre las denuncias de Hipólito De La Cueva contra éste, lo cual ejecuta según carta al Comandante de Armas de Guayana de fecha 13 de mayo de 1822, en Rionegro: ..Los Autos que en testimonio envío acompaño a Ud. son los mismos que el Teniente Manuel Echeverría me entregó en el acto de haberle notificado la separación del mando que obtenía de este Departamento durante mi comisión….Con esta carta Olivares aparece epistolarmente en San Fernando de Atabapo en esa fecha.


El 20 de abril de ese año aún Echeverría estaba en el cargo y además desempeñaba el de funcionario de Hacienda recaudador de impuestos. En carta al Subdelegado de Hacienda de la Provincia le dice: “habiéndome impuesto por una Gaceta que llegó a mis manos de que los empleados en rentas, no podían girar en el comercio, entregué este ramo al C. Tomás Tividor”. Se queja amargamente en la misma carta de la situación en la que está él y la tropa:  “Es constante al Gobierno, que así la tropa de esta Guarnición, como yo, durante mi mando, no hemos costeado a la Hacienda ni en la mínima cosa, subsistiendo con nuestra industria y trabajo; y como que privándoseme por la Receptoría, de este arbitrio, no podría subsistir, ni aunque se me asignare toda la Renta de ella que no alcanzará recaudando cien pesos anuales, he tenido a bien sepárame de ella, dando parte a Ud. para esta determinación”. (¿Sería que se preparaba para lo que se le venía encima?).

Echeverría fue suspendido del cargo. ¿Qué hizo? ¿Para donde se fue? Quieto no se quedó. Los Archivos no lo dicen. Lo tal es que Olivares comienza a gobernar y hace jurar la Constitución de 1821 que, aprobada, debía ser juramentada formal y protocolarmente en cada pueblo de la naciente República, por empleados o no, aunque el mandato expreso de la misma dice en su Artículo 185 que solamente la deben jurar los empleados del Gobierno. En el próximo Cantón Rionegro se hicieron esos actos protocolares en San Carlos de Rio Negro el 25 de mayo de 1822 con su proclama (Ver Anexo); el 18 de junio en San Fernando de Atabapo presidiendo los actos y lanzando la proclama, como primera autoridad. La Misa solemne y Te Deum fue oficiado por el Presbítero Bernardo Mateo Manzaneda.

Con fecha 6 de agosto de 1822 Olivares también realiza ese mismo año un Censo de Rionegro con los siguientes resultados:

29
Atures
36
Maipures
34
Santa Bárbara
34
Esmeralda
90
Cunucunuma
36
Padamo
63
Yavita
147
Baltazar
289
San Fernando
82
Pimichin
128
Maroa
101
San Miguel
31
Tiriquín
290
San Carlos
183
Solano
96
Quirabuena
1981
TOTAL

La sumatoria de los números está mal y la cifra correcta sería 1669, que es una suma más creíble y más próxima al Censo de Echavarría.

También el gobernante estudió y dio proposiciones a sus superiores sobre la potencialidad de productos forestales, como el chiquichiqui; organizó a los constructores  de barcos  y vio esta industria con una salida económica para Rionegro y propuso que debía funcionar en Atures con la finalidad de sortear el obstáculo de los raudales. El 1º de agosto de 1822 expone al Comandante de Armas  de Angostura que “…esta facilidad convida a los hombres a trabajar, con maderas de caova (sic), cedro, zarzafras, y pardillo, son tantas que no es posible agotarlas, y es la causa para lo que he dicho a Uds. de que el Estado en el de Atures puede poner un Astillero y construir en el buques de todos calibres y basarse en todo tiempo a la Angostura sin peligro alguno de Raudales, lo que no sucede en este de San Fernando porque los buques menores que en el se hacen no pueden pasar todo el tiempo porque está situado en Atabapo arriba de unos tantos raudales y entre ellos dos muy peligrosos...”. Describe la resistencia de los naturales a abandonar sus lugares para poblar la futura Puerto Ayacucho: “…Debo creer que Ud. dirá que porque este Astillero no lo traslado allí, pero el porque es muy claro: los individuos de que componen desde el Maestro Mayor hasta el Aprendiz son naturales y vecinos de aquí distante de aquel punto como quarenta (sic) leguas, si trato de removerlos retardo el trabajo actual de los buques, se desorganiza todo porque nadie quiere dejar sus vecindades…”. Sin embargo resalta la ventaja estratégica del sitio: “Si fuera posible su establecimiento con todo en Atures serian incalculables sus ventajas en muy breve tiempo…”. O sea que estuvo a punto de refundar a la futura nuestra ciudad. Veremos en el desarrollo que otros mandatarios tuvieron la misma visión que Olivares, a pesar de lo agreste del terreno. (Ver Anexo ).

Para el 1º de junio el Comisionado Olivares aún no había podido armar el expediente para el caso de la conducta de Echeverría en el mando de Rionegro, cuando en carta enviada al Jefe de Armas de Angostura reconoce que “…Aun todavía no he podido acabar de dar cumplimiento a mi principal comisión…). Se comprende por los múltiples desplazamientos que tenía que hacer para poder cumplir con la fecha de celebración de la Asamblea Parroquial con el fin de elegir a las autoridades, cuando faltaba menos de 2 meses para celebrar tan importante evento.

De acuerdo al Artículo 14 de la Constitución de 1821 aprobada en Cúcuta “Los jueces, sin necesidad de esperar ningunas órdenes, deberán convocarla indispensablemente en dichos períodos para el día señalado en la Constitución”. Se refiere a las Asambleas Parroquiales y la fecha para la elección del Cabildo es el último domingo del mes de julio que ese año de 1822 que, como ya dijimos, caía en 28.

En Rionegro la convocatoria la hace Olivares para esa fecha cuando aún no están definidos los Cantones de la Provincia de Guayana, los cuales apresuran desde Bogotá el Vicepresidente Santander, a través del Ministro del Interior  Diego Bautista Urbaneja y éste a su vez al Intendente Bermúdez, quien presiona al Gobernador Conde.

Antes de los 15 del mes de julio debió, en estos apresurados pasos, aprobarse la división territorial de la Provincia de Guayana en 7 Cantones iniciales: Capital, Upata, Alto Orinoco, Bajo Orinoco, Caura, Barceloneta y Rionegro. Así lo reconoce el Intendente Bermúdez  en comunicación Nº 274 de fecha 22 de agosto al Gobernador de la Provincia de Guayana: “Adjunto al oficio de Ud. de 15 de julio nº 204 los he recibido en copia la nota que demuestra el número en 7 Cantones en que ha sido dividida esa Provincia”. Ahí nacía el Cantón de Rionegro, Capital San Fernando de Atabapo.

Por fin Olivares termina su averiguación sobre el caso Echeverría y el 4 de julio envía el expediente al  “Señor Comandante en Xefe de las Arnas de Angostura”  a 24 días de la celebración de la Asamblea Parroquial en San Fernando de Atabapo, pautada para la escogencia de las autoridades civiles del Cantón Rionegro; según el remitente: “…Acompaño a Ud. el expediente que se ha formado relativo a averiguación en la conducta del Teniente de Infantería Manuel Echeverría en este Departamento a instancia del Capitán Hipólito Cuevas; con lo cual está concluido uno de los principales encargos a que fui destinado a este Distrito.
Hago a Ud. presente que he tenido que satisfacer algunos dineros para mi traslación como las citan las notas y demás diligencias del expediente; espero que Ud. tenga la bondad de pasarlo al Tesoro de esa Ciudad para que con arreglo al arancel las tase y se las mande al Capitán Hipólito Cuevas las satisfaga como se obligó y constituyó para su escrito, folio segundo hasta el quinto de los Autos.
Dios guarde a Ud.
José Manuel Olivares…”

Según la presente misiva: 1).- El Capitán Hipólito De La Cueva había introducido una Causa Criminal contra el Capitán Manuel Echeverría, su sucesor en el mando de Rionegro, ante la Comandancia de Armas, lo que ameritaba un juicio y que él estaría dispuesto a sufragar los costos que ocasionaría; 2).- Para levantar el expediente se había comisionado al Coronel José Manuel Olivares.  

Manuel Echeverría reaparece en escena, mandando y en el mismo puesto, desde San Carlos de Rionegro el 8 de julio con 2 comunicaciones de esa fecha;  con los números 1 manifiesta “…en orden al método que se debe observar en las comunicaciones oficiales, su numeración y división en los distintos ramos, se la he hecho saber a los demás empleados de este  Cantón, para darle su debido cumplimiento…” y en la 2 que el Amazonas en ese tiempo no había extranjeros: “…sobre Padrón de los extranjeros que se hallen en este Cantón de mi mando, con especificación de sus nombres, etc, hago presente a Ud. no haber aquí un solo individuo que pueda comprenderse en dicho Padrón…” . Obsérvese que están fechadas 20 días antes de la Asamblea Parroquial de San Fernando de Atabapo para elegir autoridades según la Ley y con la numeración quiere significar Echeverría que comenzaba una nueva era en su mandato, luego de una “pequeña interrupción” y 4 días después que Olivares enviara el expediente con los Autos sobre su mal comportamiento; para ir de San Fernando de Atabapo a Angostura (actual Ciudad Bolívar), donde estaban las autoridades máximas de la Provincia, son al menos 15 días. Y desde San Carlos casi 1 mes. Este hecho deja mucho que pensar sobre el desenvolvimiento político del Amazonas y sus actores foráneos todos de ese entonces. Es imposible que Echeverría haya ido a Guayana a arreglar su inestable situación, cuando Olivares, que vino a investigar y levantar los Autos, no había hecho las diligencias el 1º de junio y es el 4 de julio cuando los envía. Es de creer que Echeverría nunca fue a Angostura a arreglar su situación y Olivares vino al Rionegro por puro protocolo y cálculo, porque para el acusado ya traía también la absolución, previa negociación y/o instrucciones de sus jefes, léase José Francisco Bermúdez y Francisco Conde. Hipólito De La Cueva perdía su tiempo irremediablemente tratando de llevar a juicio a alguien por actos deshonestos en función del mando, ante un juzgado que estaba acostumbrado a componer y descomponer las decisiones judiciales, ya que pertenecían a otro bando, como ya dijimos. Con razón el expediente no aparece en el Archivo Histórico de Guayana. Y al final, le dieron al “problema” una solución en su provecho, según su costumbre.

En efecto, Olivares en octubre de 1817 había sido el principal acusador en el juicio amañado donde fusilaron al General Manuel Piar, el Gobernador de la Provincia de Guayana era el Coronel Francisco Conde, que componía el jurado que lo condenó y por lo tanto era amigo de fechorías de Olivares; el Intendente del Departamento Orinoco, Capital Cumaná, del cual dependía la Provincia en ese año 1822, era el General José Francisco Bermúdez, protector de Olivares y enemigo jurado y acérrimo de Piar. ¿Por qué tanto interés en un Cantón insignificante de gente tan importante y poderosa? Veremos: por fin la Provincia de Guayana había sido dividida en 7 Cantones para efectos de la división territorial antes de la fecha límite mandada por el Congreso de Cúcuta de 1821; nosotros (Rionegro) conformábamos uno de esos Cantones que iban rumbo a la Asamblea Parroquial con fecha 28 de julio. Y cada Cantón, de acuerdo a la Ley, debía escoger en esa fecha un Elector (Diputado) que conformarían la Cámara Legislativa de la Provincia de Guayana y ésta escogería los representantes para un futuro Congreso de Bogotá en 1823, que había sido aprobado en el Congreso de Cúcuta de 1821 y el cual dirigiría los futuros destinos de la República. Y Olivares vino al Rionegro, en componendas con otros ya nombrados, a buscar ese puesto.

Una vez creado el Cantón de Rionegro (como todos escribían en la época), se convocó a los sufragantes, según lo establecido en la Constitución de 1821,  para el 28 de julio de 1822 con el fin de elegir el Alcalde titular, al pedáneo y el resto del tren Legislativo. El poder Ejecutivo, el verdadero poder, estaba representado por el Juez Político y Militar, quien era elegido por el Gobernador de la Provincia, representado en este caso por el Teniente Manuel Echeverría cuando aún no éramos Cantón, continuó luego de promulgada la Constitución y por lo tanto con el Cantón creado. Aunque tuvo una suspensión de 2 meses del cargo, lapso en que gobernó el Coronel José Manuel Olivares enviado por el Intendente Bermúdez a investigar las supuestas desavenencias denunciadas por Hipólito De La Cueva, una vez que dejó el cargo, como ya hemos visto.

Como previsto, la Asamblea Parroquial del Cantón Rionegro fue instalada y presidida por el auto restituido Manuel Echeverría, conjuntamente con José Manuel Olivares, el 28 de julio de 1822, fecha que estaba pautada en la Constitución. De acuerdo a la misma, en su Artículo 18, definía  a las Asambleas como un Órgano cuyo objeto principal era   “votar por el elector o electores que corresponden al cantón”  y para que ejerzan la jurisdicción convencional, civil y criminal, de acuerdo a las leyes. Es de hacer notar que los Concejos Municipales ya existían de hecho en otras partes de la Provincia de Guayana, como en la Capital Angostura y en Upata y continuaron funcionando hasta esta fecha, cuando tenía que hacer una nueva elección y adaptarse a la nueva estructura; ese no era el caso de Rionegro, que jamás antes había sido electo un Concejo Municipal.

Lo que buscaba la naciente República de Colombia con el Congreso de Cúcuta era crear y afianzar la estructura de Leyes y Principios que la sostuviera como Nación, con poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial electos por el pueblo en segundo grado. Tenía conciencia de sus limitaciones, por eso buscaba estas elecciones para afinar más en la escogencia de sus nuevas autoridades y perfeccionar esa estructura del Estado en un nuevo Congreso el próximo año en Bogotá. De ahí la prevención de elegir a los nuevos Diputados.

Según el Artículo 12: “En cada parroquia, cualquiera que sea su población, habrá una asamblea parroquial, el último domingo de julio de cada cuatro años”. El jefe absoluto del Cantón continuó siendo el Juez Político y Militar del Cantón Rionegro, o sea el Teniente Manuel Echeverría.  En el caso nuestro se cumplió con la fecha, según lo pautado: la Asamblea de Parroquianos se instaló el 28 de julio de 1822 y se deja constancia para la historia en el Acta celebrada en la ciudad de San Fernando el 28 de julio sobre el establecimiento de su Municipalidad” (Ver Anexo 7) que se hizo en San Fernando de Atabapo el primer Cabildo de Amazonas y lo formaron los siguientes Ciudadanos:

-     - Nemesio Romero, Alcalde Ordinario: 26 años, Ferretero, de Guayana.

- - Tomás Tividor, Alcalde Pedáneo; 40 años, Carpintero de Rivera, de Guayana.

-      - Ramón García, Procurador General; es de hacer notar que esta persona no aparece en los censos de Rionegro de 1822-1823. Quien sí aparece es Tomás García, pero como componente del ejército en la lista de 1923 como Sargento 1º. Pero de esta lista no aparecen los soldados como componentes de la población de la Parroquia. Aunque Valerio Azavache aparece como componente del ejército en 1823 como Cabo 1º.

-  - José Flores, Padre de Menores; 28 años, Carpintero de Rivera, de Guayana.

-      - José Tividor,  Fiel Executor; 50 años, Carpintero de Rivera, de Guayana.

-  - Valerio Azavache, Regidor Llano; 28 años, Carpintero de Rivera, de Casanare.

-    - Lázaro Burgos, Regidor Llano; 24 años, Carpintero de Rivera, de Caracas.

(Para la identificación de cada persona ver el Anexo 3).

Hay que hacer las siguientes observaciones a esta Acta:

-      Junto con los dos Alcaldes, la Ley mandaba elegir al  Procurador General, al  Fiel Executor, al Padre de Menores, al Síndico y al Alguacil Mayor que en conjunto compondrán el número de seis Regidores. En esta Asamblea obviaron al Alguacil Mayor y eligieron a dos “Regidores Llanos” (sin una función específica) y que hace un total de 7 Regidores, contraviniendo la Ley, que manda el número de seis en los Cantones y ocho en la Capital de la Provincia.

-      La Ley manda nombrar un escribiente (escribano o amanuense) y Echeverría “descuidó” la aplicación de esta Ley de estricto cumplimiento, según el Decreto del 14 de febrero de 1822. Apostilló en el Acta “suspendiéndose por ahora, la elección del escribano por no haber absolutamente quien pueda desempeñar ese encargo” para descalificar a todos los Amazonenses de entonces. ¿Sería que Echeverría y Olivares querían decir que no había gente que supiera leer y escribir? Echeverría lo reitera en posteriores comunicaciones donde redunda en la no existencia de letrados en la región. En esos tiempos para ser sufragante Parroquial o Elector (Diputado Provincial elegido en el Cantón) había que saber leer y escribir de acuerdo a la Ley. Y Lázaro Burgos, quien aparece en el Acta como Regidor Llano, sabía leer y escribir, cuando en 1823 aparece como el primer Maestro (Preceptor) de Amazonas de esos tiempos. Estratégicamente colocaron a Burgos como “Regidor Llano”, integrante de la Asamblea y veremos el porqué de toda esta tramoya.

-      En Rionegro el mismo día y de acuerdo a la Ley se eligió al Elector del Cantón, según “Acta celebrada en la ciudad de San Fernando por su Ilustre Ayuntamiento sobre la elección de Elector del Cantón de Rionegro” (ver Anexo 8). Este era el funcionario, que formaría junto con los otros de las demás Cantones la Asamblea Provincial, que escogerían a los que iría al Congreso de la República en Bogotá para la elección del Presidente y demás miembros de los Gabinetes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Como se puede ver, para poder nombrar a Olivares, hubo que hacer varios ilícitos, como no nombrar el escribano que por mandato se debía hacer y violar la Constitución, el Artículo 21 que rezaba que “el Elector debía ser un Parroquiano del Cantón”; esta situación la arreglaron con una simple Acta, pues arriba estaban amparados por el Intendente Bermúdez y el Gobernador Conde. ¿Fue así planificado todo esto? Júzguelo Ud. mismo amazonense, como parte interesada de esta Historia.

Otra materia urgente tratada por nuestro primer Concejo Municipal de Amazonas el mismo día 28 de julio fue la situación de San Fernando de Atabapo que había sido bajada de su antigua categoría de Ciudad debido al decrecimiento de la población y la Cámara aprobó un acuerdo de petición a las autoridades para que restituyeran la antigua condición que había sido arrebatada injustamente. La carta petición fue enviada al Gobernador de Guayana por Echeverría, éste la tramitó al Intendente Bermúdez con fecha 7 de septiembre, quien contestó con oficio Nº 353 de fecha 9 de noviembre dirigido al Gobernador de Guayana que “…esta declaratoria toca al Supremo Gobierno y no le han acompañado a la gestión los documentos que deben comprobar que obtuvo el dictado de ciudad, el censo de la población actual, y las ventajas que le hacen acreedora a dicho título, hará que se remitan acompañados del informe de Ud. para darle  el curso debido..”. Al parecer todo llegó hasta ahí, pues no era una materia importante para las autoridades ni tampoco había nadie interesado en el caso. Éramos huérfanos, como siempre a través de nuestra Historia.

Con fecha 30 de julio y a petición del Sub Delegado de Hacienda de la Provincia de Guayana Echeverría manda una relación de los oficiales Militares presentes en el Cantón Rionegro. Lo relevante es que ni siquiera pone su edad (claro está: menos las de los demás) en la relación de datos personales. (Ver Anexo 9). Estos datos han sido utilizados para la conformación del desempeño de estas personas en esta Historia.

Como continuación podemos añadir que José Manuel Olivares y Felipe Delepiani fueron electos para representar a la Provincia de Guayana en el Congreso de la República en 1823 en la ciudad de Bogotá, que sería una especie de continuación del Congreso de Cúcuta. De allá regresó Olivares con el cargo de Gobernador de Guayana (y del entonces Cantón de Rionegro): fue nombrado por el Congreso  con fecha 28 de julio de 1823, justo un año después del establecimiento de la Municipalidad de Rionegro, quien la había nombrado Elector por el Cantón. Sustituyó a Francisco Conde en la Gobernación, quien pasó a ser, según el mismo Decreto, el Gobernador de la Provincia de Barinas; el Decreto confirma a José Francisco Bermúdez como Intendente  del Orinoco y continuó el mismo combo durante años. Olivares gobernó así durante 5 años (La Constitución mandaba 3 años) y en esos tiempos fue el más estable de todos, cuando los gobernadores duraban muy poco en el cargo. Pero… ¡a qué precio! En efecto los guayaneses no le perdonaban el haber participado activamente en el fusilamiento de su héroe y libertador Manuel Piar. También tenían el resquemor que, habiendo tantos guayaneses ilustres y héroes de la guerra de Independencia, escogiesen a un advenedizo para gobernarlos. Es así como hubo, apenas montado en el cargo, sublevaciones y componendas para tumbarlo, pero lamentablemente develadas. Como la de los militares Anizeto Maldonado y Félix Figuera, por cuya conspiración descubierta a destiempo, fueron fusilados el 9 de agosto de 1823 en el mismo sitio donde lo fue Piar 6 años antes. De todos modos vivíamos  en una época donde  los fusilamientos estaban a la orden del día y de esta manera iniciaba el Coronel Olivares su asunción al cargo de Gobernador de Guayana. Al parecer los guayaneses no escarmentaron y en 1927 hubo una nueva sublevación esta vez de la mayoría de la población y sus representantes la Municipalidad y varios destacamentos militares. La medida que colmó la paciencia comenzó con la designación como Intendente del Orinoco del Prócer de la Independencia el Padre (religioso) y General José Félix Blanco. Conocido por su rectitud y transparencia en su proceder, cayó mal en los comerciantes el cobro estricto de nuevos impuestos decretados por el Gobierno Central, en gente acostumbrada al contrabando y por lo tanto a no pagarlos. La Municipalidad exigió su renuncia y la del Gobernador de la Provincia de Guayana el conocido Coronel Olivares. Blanco huyó y Olivares no tuvo ningún impedimento aparente en firmar su renuncia. Al poco tiempo vino la reacción hacia la “institucionalidad” y Olivares tampoco tuvo problemas para firmar su propia reposición como Gobernador. Lo acompañó en esta acción el también conocido en Rionegro y ahora Comandante del apostadero de Yaya (Alcabala en el Delta de Orinoco) Manuel Echeverría, que estaba siendo juzgado por el depuesto Intendente Blanco como contrabandista, por órdenes del propio Libertador Simón Bolívar. En esta lucha de poderes estaban jugando J. A. Páez y Simón Bolívar y estaba de por medio la división de la Gran Colombia. Bolívar, para tratar de imponer el orden, nombró al General José Laurencio Silva como nuevo Gobernador de la Provincia de Guayana (y de Amazonas).

Y por corolario de esta historia José Manuel Olivares murió con el grado de General de los Ejércitos de Venezuela, con la Orden de los Libertadores de Venezuela, Héroe y Prócer de la Independencia, etc. etc…y está enterrado en el Panteón Nacional. Es el único de los Gobernantes de Amazonas con tales títulos.

NOTAS 

1).- Es un extracto de la Historia General del Estado Amazonas que                actualmente se escribe. 

2).- Los documentos soportes aparecerán cuando se edite el libro.

*Cronista de Amazonas

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.