Nuestra Historia Nº 55 Gobernadores y Gobernantes de Amazonas (VI) Teodoro Pereira (1830-1835)

DEJANOS UN COMENTARIO
Nuestra Historia Nº 55
Miguel Guape*

Gobernadores y Gobernantes de Amazonas (VI)
Teodoro Pereira (1830-1835) 
Y

Parte II
NOTA: Este es un extracto de la Historia General del Estado Amazonas que actualmente se escribe por un amazonense para los amazonenses, correspondiente a los años entre 1830 y 1835.      

En el año de 1831 Teodoro Pereira informó a la superioridad sobre la Fuerza Militar acantonada en el Fuerte de San Carlos de Rionegro:

República de Venezuela
        Provincia de Guayana                         Guarnición de las Fortalezas en Rio negro
Lista para pasar revista de Comisario la expresada en el mes de la fecha
         Clases
Nombres
Destinos
Novedades
Sargto. 1º       
Tomás García            
P
Estos individuos son milicianos que en razón al servicio activo en 1º de En.o ultimo según lo dispone el art.o 4º del Decreto del Soberano Congreso de 22 de Nbre. del año pasado fijando la fuerza armada permanente, q me fue comunicado y mandado practicar por la comandancia de armas de la Provincia.

Otro      2º       
J. M. González           
P
Cabo     1º      
Antonio Azavache
P
Otro      2º      
José Iraqui                  
P









Soldados
J. José Relinchón 
P
Santiago Mérida         
P
Manuel Santa              
P
Manuel Muñoz             
P
Lorenzo Ulloa              
P
Felisiano Gómez         
P
Mariano Blanco           
P
José Bolívar
P
Gumercindo Ravelo      
P
Joaquin Casanoba        
P
Martin Diaz                     
P
Mateo Ravelo                 
P
Manuel Alajé                   
P
Juan Perdomo                
P
Juan Sedeño                 
P
Estos individuos están en el mismo caso que los de la nota anterior, y se dieron de alta en la misma fecha.

Atanasio Tividor          
P
Ángel González            
P
Domingo Rosas            
P
Carlos Bueno                
P
José Mª Izquierdo         
P

Total 24



















Fortaleza de San Carlos Enero 4 de 1831
El Sargento Primero encargado del piquete
Tomás García
Fran.cº Pina Admor. de Rentas internas del Cantón Rionegro.
Certifico: q los individuos contante en la presente lista, se han presentado en revista de comisario hoy día de la fecha San Carlos 4 de 1831.
Francisco Pina
San Carlos fecha at supra.
Intervine en la presente revista y el infrascrito Teodoro Pereira Capitán de ejército, y Comandante militar de las fortalezas en Rio negro.
Teodoro Pereira
Con fecha diciembre 9 de 1831 Teodoro Pereira fue, una vez más, ratificado como Corregidor del Cantón, seguro con miras a mandar durante el año siguiente. Por ese año el Presidente del Concejo Legislativo de Angostura continuaba siendo Tomás de Heres. 

En el año de 1832 el Presidente del Consejo Legislativo de Guayana pasó a ser Juan Bautista Dalla Costa (padre) y el gran desorden administrativo, al menos en Rionegro, continuó. Recordemos que este Órgano Legislativo, tenía ingerencia en muchos campos Ejecutivos, eran quienes elegían una terna para que el Gobernador escogiese al Corregidor, en el caso de los Cantones. Este Ente duró muchos años en Venezuela y no permitía, a nivel de las Provincias, que el poder fuese unipersonal, solamente a favor del Gobernador. Hasta que en el siglo XX Juan Vicente Gómez en su dictadura lo eliminó y más nunca recuperaron en Venezuela sus facultades.

El Consejo Legislativo a comienzos del año anterior había elegido una terna para gobernar Rionegro y estaba integrada por Teodoro Pereira, José Villasana y Diego Pina, con ese orden de prioridad de acuerdo a la votación en la Cámara de los diputados, en reunión del 11 de febrero; aunque claro está, el Gobernador Volasteros podía escoger a discreción y eligió a Pereira, quien fue ratificado, como ya hemos visto, el 9 de diciembre.

Para el 14 de febrero del año siguiente el Gobernador también eligió a Diego Pina como Corregidor, quien luego de 10 meses fue que se presentó con el nombramiento y por lo tanto a tomar posesión del cargo. El titular Pereira recibió la credencial de Pina el 14 de diciembre y le entregó el cargo, no sin protestar, el 13 de enero de 1832 en San Fernando de Atabapo.  Pero 2 días después, el 15 del mismo mes de febrero el anonadado Pereira reasume al mismo cargo. Lo expresa en misiva de la misma fecha al Gobernador:  “…mi destino q pide las luces de hombres instruidos en materia política pr.q   desgraciadamente yo desconozco en razón de no haberla practicado jamás pr.q  desde mi infancia fue mi profesión la carrera militar donde he aprendido a obedecer y no a mandar; no dude U. un momento de mis buenos deseos para poderlo desempeñar ¿pero que no pone todo esto encontrándome en un lugar donde se pudiese el desconsuelo de no haber un solo hombre que pueda dirigirme en este negociado que no entiendo?...”. Ninguna estabilidad sobrevino con la restitución temporal en el poder de Pereira, pues 4 meses después tuvo que ceder el puesto nuevamente al señor Arnaud que en su carta al Gobernador explica para que  “… proceda a entregar la Jefatura Política q ejerzo al ciudadano Dionisio Arnaud tercero en terna q debe desempeñarla interinamente…”. El nuevo titular había quedado tercero en la lista de selección del Consejo Legislativo, según hemos visto.
El acta de transmisión de mando tiene fecha 11 de julio de 1832, en San Fernando de Atabapo. En ella aparece explícitamente que los Archivos están presentes y se traspasa su tenencia y protección al titular. Es una manera de demostrar que los archivos de Amazonas existieron desde la época más antigua y que lamentablemente se han perdido:
En la Villa de San Fernando de Atabapo, cabecera del Cantón Rio negro, a los 11 días del mes de julio de mil ochocientos treinta y dos, tercero de la Ley y vigésimo segundo de la Independencia, se presentó al Despacho de esta Jefatura EL Ciudadano José Dionisio Arnaut  a quien el Sor. Gobernador de la Prova. en comunicación de fecha 21 de mayo último del presente año nombró para Juez Interino de este Cantón, y deviendo antes prestar el juramento que previene la ley, procedio a verificarlo cuyo acto presenciaron dos testigos actuarios en defecto de escribanos y fue del modo siguiente: ¿Juráis por Dios y los Santos Evangelios obedecer sostener y defender la Constitución sancionada por el Congreso Constituyente del Estado de Venezuela, el día 22 de septiembre de 1830. Contestó que si juraba por lo que respecta a custodiar el archivo que se le ha entregado en este día, como así mismo sostener la Constitución del Estado en cuanto le permitan las pocas fuerzas que acompañan aun decaído estado de salud; no pudiendo prometer a mas pr. q  su ningún saber y entender en este asunto; pues si así fuere Dios y las Leyes os premiaran, y de no os demandaran; con lo que concluyó este acto y lo firman conmigo y los actuarios de que certificamos. Teodoro Pereira - José Dionisio Arnaut - Crescencio izquierdo - Teodoro Pineda.
Es copia fiel      
Pereira
Jose Dionisio Arnaud hace un gran esfuerzo para aceptar el cargo. Han tenido que insistir hasta por 2 veces para que acepte debido a que “…no podìa continuar por mi decaido estado de salud…). Jura cuidar los archivos. Tiene 13 años como eterno Juez de Paz de Yavita, donde siempre residiò. Fue a encargarse a insistencia del mismo Pereira y ante la peticion del Gobernador para establecer la Municipalidad del Cantòn responde lo mismo que el Titular: (…sobre la municipaliodad debo informar a U. que es imposible plamtearla por los requisitos que pide la Ley organica y Constitucion; pues deviendo ser esta nombrada a pluralidad por siete electores, apenas se encuentran en este corto vecindario uno o dos sugetos que tengan las cualidades para elector; y aun cuando yo tuviera facultad de elegir uno o dos alcaldes era preciso que fueran vitalicios pr. haber personas con quienes sustituirlos qe. entiendan el màs minimo paso judicial, ni que tenga la correspondiente respetabilidad...).
Amazonas continùa huerfana de gente preparada para asumir la responsabilidad de dirigirla y representarla.
Respecto a Crescencio Izquierdo, quien aparece en el documento como testigo,  era uno de los pocos primeros letrados de Amazonas, natural de San Fernando de Atabapo y para entonces de 24 años de edad. Su padre era Josè Marìa Izquierdo natural de Barinas. Formaba parte de los primeros amazonenses que salieron a educarse fuera del territorio, en vista de que las escuelas eran inexistentes o funcionaban muy irregularmente. Iban a la escuela en La Urbana o Caicara, lugar de la Provincia de Guayana que siempre fue atendido en cuanto a educación se refiere, aunque en verdad, a nivel muy precario y por lo tanto era muy deficiente.
Casi al finalizar el año 1832, el 29 de noviembre, el Consejo Legislativo nombra a todos los Jefes Polìticos de los Cantones y Presenta la terna para Rionegro con Teodoro Pereira como primer candidato, el segundo era Dionisio Arnaud y tercero a Tomàs Garcìa, el eterno Sargento 1º del Fuerte de San Felipe en frontera con Brasil. Quiere decir que en esta fecha ya había sido dado de baja en el ejercito. Una vez más Pereira es escogido para dirigir los destinos de Rionegro.
Teodoro Pereira reasume el mando de Rionegro el año de 1833 despues de haber sido “injustamente suspendido” como èl califica el acto. En Rionegro, Guayana y Venezuela en general, era comùn este bochinche administrativo en ese entonces. Los gobernadores duraban muy poco en sus funciones y eran nombrados a diestra y siniestra, de acuerdo al pendular perecer del Presidente y esta actitud se transmitìa a quien era designado como tal, que desconfiaba de los funcionarios que habìan quedado del régimen anterior: automáticamente removía a todo el mundo o ya tenia comprometido el puesto para alguno de sus incondicionales. No habìa continuidad en las polìticas ni en los funcionarios que la ejecutaban. Pereira como Corregidor habìa sobrevivido a varios gobernadores y así continuaría hasta 1835, lapso en que habían pasado 7 gobernadores en 5 años que estuvo en el mando. A pesar de todo, continuaba en su puesto y su política de proteger, a su manera, al indio a quien llama “natural”. Así lo manifiesta en su carta de aceptación del puesto del 3 de abril: “Esté U. seguro q es una de mis primeras atenciones la atenciones la conservación, amparo y protección hacia estos naturales como U. me recomienda, aunque en esta Villa es casi incorregible pr. q entre los racionales residentes en ella hay perturbadores, q trabajan continuamente alucinando a los indígenas en favor del desorden, unos pr. sus fines particulares, y otros pr. q mis disposiciones gubernativas q establecen el orden no convienen con sus ideas malvadas y desordenadas, que solo mi prudencia podría sufrirlas.” Continúa con su eterna guerra contra los especuladores que son muy pocos pero, en Rionegro son muy poderosos y en realidad quienes mandan. 
El juicio temerario del gobernante Pereira sobre todos los personajes “CIBILIZADOS” y “RACIONALES” existentes en Amazonas de la época es sencillamente aterrador: nadie se salva a su vindicta pública y se comprende porque se expresa de los indios como si no fueran seres humanos, sino seres de otros planetas y realidades distintas a las existentes; como si fueran ellos los que sobraran sobre sus propias tierras. Una muestra que los criollos de la República siguieron el patrón de extermino y desplazamiento/sometimiento de la Colonia es que nunca quisieron aprender el idioma de los “naturales” y por el contrario hasta lo prohibieron; tampoco buscaron seriamente una alternativa al desarrollo por ellos pregonado y por el contrario buscaron formar su riqueza a base de la explotación del indio. Los valores de cada uno de los existentes sobre esta tierra quedan muy disminuidos. Del indio, ni hablar. Ese año hace una evaluación de cada uno de los aspirantes a funcionarios del Cantón: La lista es la siguiente:
Lista nominal que manifiesta la nulidad que concurre en las personas que se dicen son aptas pa. desempeñar destinos públicos en el Cantón Rio Negro.
NOMBRE
NULIDAD
José Villasana
Causas abiertas, y sin capacidad
Diego Pina
Causas abiertas, y no sabe escribir
Marcelino Méndez
Negado y no sabe leer ni escribir
Dionicio Arnaud
Insolvente y sin aptitud
Antonio Naranjo
Insolvente, ebrio pr. costumbre y sin aptitud
Ramón Irrasque
Insolvente, negado, y enfermo avitualmente
Gregorio Rojas
insolvente y no sabe leer ni escribir
Santiago Rodríguez
Insolvente y negado
Domingo Doazan
Deudor fallido y sin aptitud
Crescencio Izquierdo
Enfermo avitualmente y sin aptitud
Rafael Rodríguez
Insolvente y sin aptitud
Nota
Estas son todas las personas racionales de este Cantón.
San Fernando Atabapo abril 29 de 1833
Teodoro Pereira.
Llegan a una docena los criollos asentados en Rionegro, según Teodoro Pereira y todos descalificados para ser Concejales, unos por analfabetas, otros insolventes, ambas causas de descalificación para ser elector, según la ley vigente en ese entonces. Lleva a reflexión los casos de Dionisio Arnaud que tenía 14 años como funcionario público y sin ser cuestionado y por lo tanto no cabe el descalificativo de “sin aptitud”; también el de Domingo Doazan que tuvo 2 años como Juez Político y Militar del Cantón Rionegro y debió ser por poseer alguna “aptitud” para llegar hasta allí. Se podría tratar otros casos, pero con esa gente y otra que falta en la lista como Antonio Azabache, Francisco Pina y otros, que también era funcionario público en esos años, se pudo haber formado el Concejo Municipal y elegir un Alcalde, como lo hicieron Manuel Echeverría y José Manuel Olivares 10 años atrás.
Adjuntaremos la lista de otros criollos asentados en la región por esos tiempos y que componían la milicia:

Republica de Venezuela
Provincia de Guayana            Cantòn Rionegro
Lista nominal de los individuos que componen un cuarto de compañía de milicia activa, formado con arreglo a la  Ley de la materia, en el expresado Cantón.
Claces
Nombre
Destino
Novedad
Sargto
José Villasana
P.

Cabo 1º
Bautista Hernández
P.

Otro 2º
Antonio Naranjo
P.






Soldados
Merced Álvarez
P.

Rafael Rodríguez
P.

Teodoro Pineda
P.

Juan Sedeño
P.

Crescencio Izquierdo
P.

Gregorio Díaz
P.

Juan García
P.

Celestino Carigis
P.

Tiburcio Tividor
P.

Atanasio Tividor
P.

Santiago Rodríguez
P.

Ángel González
P.

Pedro Jiménez
P.

Diego Pina   hijo


Eugenio Lozano
P.

Ildefonzo Rojas
P.

Agustín Rodríguez hijo
CP. Juez de Paz de una Parroquia
Rosendo Pineda
P.

Ramón Inasqui
P.

José María Izquierdo
P.

Siriaco Cardona
P.


TOTAL     24





  
























San Fernando Atabapo Marzo 3º de 1833  4º y 23
El Jefe Político
Teodoro Pereira
En estas listas hay una veintena de personas criollas que Pereira no evalúa ni negativa ni positivamente y algunos han participado en puestos públicos, como José María Izquierdo, que hasta Jefe Político y Militar de Rionegro fue en 1818, al igual que Gregorio Díaz que en el futuro será Corregidor, o sea la máxima autoridad de la región.  
Hay otra lista adicional done aparecen otros criollos:

República de Venezuela
Provincia de Guayana                                                  Cantón de Rio - Negro
Lista nominal de los individuos que componen la milicia local, formado con arreglo a la  Ley de la materia, en el expresado Cantón.
Claces
Nombre
Destino
Novedad

Domingo Doazan
P.


Dionicio Arnaud
P.


Diego Pina
P.


Gregorio Rojas
P.


Martin Prado
P.


Pedro Manuel González
P.


Marcelino Méndez
P.









San Fernando Atabapo Marzo 3º de 1833  4º y 23
El Jefe Político
Teodoro Pereira

En esta otra lista hay 2 personas criollas más que Pereira tampoco evalúa. Y ambas listas fueron hechas mes y medio antes de la fatídica lista de incapacitados del 29 de abril. Con la misma fecha envía al Gobernador estas y otras cartas sobre información del Cantón donde nadie podrá “…desempeñar ningún empleo, en rason de q todo él se compone de indígenas tan ignorantes, cuanto q pueden compararse con los salvajes…”.
Total que el Corregidor no quería mandar con nadie, según él, ni con indios ni con criollos. Sin embargo si usó al comerciante-político y a los cuestionados y con la misma fecha envía la lista donde aparecen todos como funcionarios públicos que lo acompañaron en su gestión de 5 años. Entonces: ¿Por qué no instrumente el Concejo Municipal para poder elegir un Alcalde si nombraba a otros funcionarios? ¿Por qué pide la eliminación del Cantón pero lucha a brazo partido para gobernarlo durante un quinquenio? Lo mínimo que podemos pensar es en una confusión mental, producto de sus “falta de luces”, como se estilaba decir en la época y se autocalifica.
Lista nominal que manifiesta las personas que han servido los destinos de Corregidores, Jefes Políticos, Jueces de Paz, Síndicos y demás funcionarios en este Cantón de mi cargo, en los años de 830, 831, 832 y 833.
AÑOS
NOMBRES
EMPLEOS



1830
José María Rodríguez
Corregidor
José Villasana



Tenientes Corregidores
Marcelino Méndez
Dionicio Arnaud
Tomás García
Antonio Naranjo
Ramón Irrasque
Rafael Rodríguez



1831
Teodoro Pereira
Corregidor
José Villasana



Tenientes Corregidores
Marcelino Méndez
Dionicio Arnaut
Tomás García
Antonio Naranjo
Ramón Irrasque
Rafael Rodríguez



1832
Teodoro Pereira
Jefe Político
Marcelino Méndez


Jueces de Paz
Dionicio Arnaud
Agustín Rodríguez
José Irrasque


1833
Teodoro Pereira
Jefe Político
Marcelino Méndez

Jueces de Paz
Rafael Rodríguez
Agustín Rodríguez






















San Fernando Atabapo abril 29 de 1833
Teodoro Pereira
Todos estos funcionarios son cuestionados. ¿Por qué no pueden ser también Concejales?
Dentro del programa informativo que se debe llevar a nivel Central y que debe suministrar cada Provincia y que a su vez suministran los Cantones a través de un formulario, el Jefe Político Pereira hace llegar el “Cuadro que manifiesta el número de Médicos, Cirujanos, Practicantes, Farmacéuticos, Flebotomistas, Dentistas, Droguistas, Comadronas y Parteras residentes en el expresado Cantón.” existentes en el Cantón Rionegro y hace llegar la cifra de 0. Faltará aun 91 años, dentro de la era Republicana, para que llegue el primer Médico a Amazonas en la persona del Dr. Méndez Llamozas, que acompañó al Ingº Santiago Aguerrevere a hacer la carretera para salvar los raudales de Atures y Maipures; este último también fue el primer ingeniero que vino al Amazonas a trabajar en la dirección de la Carretera para sortear los raudales de Atures y Maipures. La información tiene 25 de marzo de 1833.
Tampoco había en esos tiempos cabida para la paz espiritual, pues al mismo tiempo informa, siempre bajo demanda superior que, “…1º.- Las Parroquias que componen este Cantón son catorce incluye esta Villa que es la cabecera, los curatos de todas ellas están bacantes. 2º.- Sacristanes mayores no hay ninguno. 3º.- Los limites eclesiásticos y civiles no están demarcados. 4º.- Eclesiástico no reside ninguna en la Cantón. 5º.- Prelados tampoco los hay de ninguna clase. 6º.- Mayordomos de fábrica de parroquias no existe ninguno. 7º.-  Síndicos, Mayordomos, y Administradores de hospitales no hay ninguno de estos empleados. 8º.- Capillas o Iglesias solamente hay la que corresponde a cada parroquia. 9º.- Hospitales no existe ninguna. 10º.- Juntas de Cofradías tampoco las hay. 11º.- Citios en que puedan erigirse nuevas parroquias son bien escasos pr q en las riberas de estos ríos anegadisas, los pueblos q existen formados los xxx  bien situados y se conservan en buen estado.”. Los curas e iglesias están ausentes y faltará 100 años para que lleguen los Salesianos al Amazonas, comandados por Monseñor Enrique de Ferrari.
En el año 1834 fue desmantelado el Fortín de San Carlos de Rionegro. Gobernaba en Venezuela el General José Antonio Páez. No es, lamentablemente, la primera decisión desacertada y fatal para Amazonas y Venezuela de este magnífico guerrero, pero pésimo gobernante al demostrar en su ejercicio que simplemente no estaba preparado para la primera Magistratura, al menos al nivel de nuestros vecinos colombianos de esos tiempos, como Francisco de Paula Santander y Tomás Cipriano de Mosquera. Entre sus múltiples actos reprobables durante sus 3 gobiernos en épocas diferentes en que mandó en Venezuela hay 3 actos administrativos que perjudicaron grandemente, primero a Amazonas, y luego a toda la actual Venezuela.  El primero fue durante la separación de la gran Colombia, proceso doloroso, pero inevitable. Habíamos estados unidos gracias al liderazgo fuerte de Bolívar, pero una vez desaparecido éste, vino la debacle, hecho que persiste aun en nuestros días y su origen comienza precisamente ahí. En el inicio de Venezuela, en 1830, para legitimar el proceso separatista, Páez convocó un Congreso en Valencia (La Cosiata) y con el fin de elegirse Presidente de Venezuela. Acudieron las Provincias que conformaban la Venezuela de ese entonces y Casanare, en la actual Colombia, pidió formalmente dentro de la división quedar del lado venezolano y hasta eligió a sus Diputados para ser representados formalmente en el Congreso separatista y… ¡Páez los rechazó! Imagínense los inmensos problemas que después trajo esta desgraciada decisión: todo el Casanare fuera venezolano y jamás hubiésemos pasado por el trauma de perder aún más territorio que solamente el Casanare. Esta insensata decisión perjudicó enormemente al actual Amazonas, pues Casanare es el actual Puerto Carreño, Casuarito, Meseta, Maipures y toda la zona del Vichada y Guaviare, como 150.000 Kms2. Debido a decisiones como esta es que Venezuela se redujo tanto y por una simple razón: los gobernantes colombianos han sido mejores que los venezolanos desde el comienzo de nuestra Historia Republicana. ¿Por qué lo hizo Páez? Quizás en nombre de una moral y ética que no existe ni nunca ha existido en las relaciones internacionales. En ese momento nos asistía la razón jurídica y militar, pues Venezuela poseía la fuerza para, en todo caso, imponerse. Un contraejemplo se expone: 90 años más tarde, en la época cuando Funes gobernaba en Amazonas, y en vista de que Juan Vicente Gómez, que en ese momento era Dictador, no quería reconocerlo como tal, los colombianos le propusieron que lo reconocerían con todos los derechos y media Amazonas hubiese pasado a Colombia. ¡Menos mal que Funes era anti colombiano! sino hubiesen llegado hasta el Casiquiare como siempre fue su aspiración. Esto da una idea de la “moral” en la política y que los amazonenses sufrimos en carne propia, al encogerse nuestro territorio. Así veremos a través de esta Historia múltiples ejemplos de la incapacidad e incoherencia de nuestros mandatarios.

Ahora, 4 años después de la separación, vuelve Páez en su miopía política a perjudicarnos en lo que más nos duele: nuestro territorio. El año de 1834 recibió Pereira la orden de desmantelar el fuerte de San Felipe, frente a San Carlos de Rionegro según comunicación Nº 66 del 12 de septiembre donde da cuenta “…de la nota oficial de U. de 7 de Marzo último bajo el nº 167, remitiéndome inserta la comunicación a ese Gobrno la Secretaría de E. los Despachos de Grra y Marina que contiene lo ordenado pr. S. E. el P. del E a consecuencia de la Ley de 27 de Abril último q arregla la fuerza permanente, quedando pr. ella  suprimido el piquete q custodiaba el depósito de armas de Rio - Negro…). Previamente, el 2 de agosto del mismo año, había escrito al Gobernador: “…Queda impuesto este Juzgado de lo resuelto por S. E. el P. Ejecutivo a virtud de lo representado por U. sobre la conveniencia de trasladar a esa Capital los efectos de guerra existentes en el depósito de este Canton…”. Dada la importancia para la Historia de Amazonas se reproduce íntegramente el documento. También plantea su “…su conducción a esa Capital o si conviene se conserven en este Cantón, principiase pues contestando a U. del modo siguiente…). Pereira dio el triste adiós de despedida de una época en que Amazonas, como siempre, fue tomada en cuenta, pero negativamente: (… y después de una brebe alocución q hise a los individuos q formaban la guarnición análoga a los deberes del Ciudno. se disiparon a emprehender los diversos trabajos q se practican en este Cantón, pa. ganar pr. medio de ellos la precisa subsistencia…). Ver Anexo 24; el inventario no está transcrito. 

De todas las épocas de desidia para Amazonas esta ha sido la peor, porque quedamos completamente desguarnecidos, divididos y entregados nuestro territorio a Colombia, porque años después este país reclamaría toda esta zona como suya, con tradición de posesión, debido al abandono de nuestras fronteras, hecho donde Páez “colaboró” en gran medida, porque en el fondo estaba cediendo, una vez más, terrenos pertenecientes al entonces Cantón Rionegro al vecino país. Es que ahora había cambiado los llanos por Caracas. Si cuando estaba cerca en Apure no nos veía, desde tan lejos, mucho menos. Es muy cuestionable que haya sido él, como lo afirma en su autobiografía, quien nos mandó a libertar de propia iniciativa. Daría, en todo caso, la autorización a la iniciativa de De La Cueva, que sí sentía al Rionegro como parte integrante de Guayana.  Había desmantelado el fuerte San Felipe (frente a San Carlos de Rìo Negro, actual Colombia) construido por la Comisión de Límites 75 años antes y hasta ahora había resguardado nuestras fronteras ante la terrofagia brasilera. Al parecer, se lo estábamos guardando a los colombianos.
El Comandante del fuerte era Juan José Méndez; ya el siempre consecuente Tomás García había cedido el puesto. Méndez está al mando desde hace 2 años y hace formal entrega a Pereira con fecha el 1º de julio de 1833. O sea la decisión se había tomado en 1832, aunque se hizo efectiva al año siguiente. Está en inventario (entre otros elementos):
-       Primeramente    Un legajo compuesto de 32 oficios una circular una proclama, y dos decretos de la Comanda. de armas de la Prova. en el año 832 marcado con la letra A.
Elementos de guerra (entre otros):
-       Primeramente Veinte y cinco fusiles con sus bayonetas, todo útil y en buen estado. Cuatro id. inútiles con dos bayonetas xxx dos que se encuentran en las parroquías Atures y Maipures y dos carabinas inútiles en las parroquías Atures y Santa Bárbara.
 Artillería
-       Dos cañones de a ocho útiles.
-       Seis id. de a seis útiles.
-       Cinco pedreros de a dos útiles.
-       Tres de a uno útiles.
-        Doscientos treinta y cuatro balas de cañón calibres de a acho.
-       Doscientas id. de pedreros.
-       Dos quintales de metralla de fierro.
Total 15 cañones. Estos son los que todas las generaciones de amazonenses de antes de los años 70 conocimos. Quedaron para juguetes y adornos regados y abandonados en toda la geografía amazonense, después que costó tanto a Don José Solano y Bote traerlos desde España hasta San Carlos de Rìo Negro, unos 10.000 Kms., incluido el pasaje del mar Atlántico, toda Venezuela y los temibles raudales de Atures y Maipures. Toda una hazaña en bien de nuestras fronteras, para que los disuasivos cañones terminaran abandonados, como una manifestación de nuestro atraso y subdesarrollo, en vez de descansar en un museo, que valorara nuestra Historia. Se tiene noticias de uno que se usaba en San Carlos de Rio Negro en las festividades decembrinas para disparar las salvas de año nuevo; ahí estuvo hasta los años 40, hasta que por viejo o por demasiada carga explotó.  Otro estuvo en Maroa con los mismos fines y también fue utilizado para dispararlo con fines de orientación mientras el Prefecto Tobías Angulo abría la pica Yavita-Maroa en los años 40. Otros 2 estuvieron en la puerta del cuartel de la Guardia Nacional en Puerto Ayacucho hasta los años 70. De ahí, en una remodelación, fueron mudados al interior del edificio del cuartel. Otro, según la historia, fue utilizado en San Fernando de Atabapo por Arévalo Cedeño contra Funes en 1921; lo cargó y se disponía a dispararlo si no se rendía, a lo cual accedió. Debe ser el mismo que actualmente está en su Plaza Bolívar.

Cañón de a 6 en la Plaza de San Fernando de Atabapo.
El último de que se tenga noticia fue visto en una de las crecientes y posterior bajada de aguas por César López (+) en la Playa de Bagre en Puerto Ayacucho. Había quedado expuesto a la vista y con signos de ahí haber sido abandonado en épocas remotas. Hubo órdenes de trasladarlos a Caicara que a lo mejor no se cumplieron a cabalidad. Al parecer a José Solano le fue más fácil llevarlos hasta San Carlos de Rionegro durante la Colonia que desmantelarlos y bajarlos en la era Republicana.
La ignorancia en el ejercicio del poder no tiene limitaciones ni trabas que valgan; esta Historia de Amazonas está hecha en base al desempeño de sus gobernantes Nacionales y Regionales y en consecuencia serán evaluados en su ejercicio (de los que se encuentren documentos) porque, quiérase o no, nuestro destino estuvo muy ligado a ellos y refleja la época que vivió Venezuela.
Bartolomé Tavera Acosta en su obra Rio Negro, página 123, indudablemente nuestro mejor historiador de la antigua Amazonas y acucioso investigador nos dice respecto a los cañones, gobernantes y al pueblo de San Felipe: “…Y otro que por puro pasatiempo destruyó a cañonazos eI pueblo de San Felipe. Nunca supuso el tercer jefe de la Expedición de Límites que los cañones que llevó en 1759, y a cuyo amparo se fundó ese pueblo, fueran a servir, después de ciento treinta y cuatro años, para su misma destrucción…”. Esto refleja de manera exacta lo que queremos decir en este párrafo. Más adelante daremos el nombre del gobernante.
En septiembre 2 de 1834 el Jefe Político del Cantón Rionegro renunció a su mandato.  Así lo comunica al Gobernador Ramón Constati. En su carta renuncia  hace una evaluación de sus servicio y pone de manifiesto que “…desde 1810 me dediqué a servir e mi patria sin desampararla un momento hasta la fecha, llenándome de honor y gloria cuando considero que le he servido constantemente  siempre empleado en las ramas civil, militar y en rentas…”. Manifiestamente fue un gran servidor público y guerrero desde 1810 y que aduce motivos de salud para dejar vacante el puesto: “…siempre enfermo sin el mínimo recurso pa. poder conseguir la reposición de mi salud…y sin esperanza de poderla reponer en medio de tanta miseria de que esta poseída todo el Cantón y su temperamento insalubre. Todas estas razones q considero justas y poderosas son las q me exigen renunciar y hacer dimisión del empleo de Jefe Político q ejerzo en este Cantón, implorando de Ud. de q se sirva elegir a otro ciudadano q me suceda en dicho destino y retirarme ya al descanso que brinda la vida privada al ciudadano honrado y laborioso, cuyos sentimientos serán para mi irrevocables…”.
Fue uno de los gobernantes que más tiempo duró en Rionegro y que se fue y no fue necesario que lo quitaran. Sus buenas intenciones hacia la defensa de los indígenas de la usura de los comerciantes son innegables. Quizás los inmensos problemas que aquejaban al Cantón lo superaron, como el hecho de no elegir un Concejo Municipal y recomendar prácticamente la eliminación del Cantón o no refundar una escuela cuando, por ejemplo, el vecino Distrito La Urbana, dependiente del Cantón Alto Orinoco de la misma Provincia de Guayana, Capital Caicara, siempre tuvo su escuela de primeras letras. Se quejaba amargamente todo el tiempo de lo inculto de indígenas y criollos, pero no le buscó solución al problema. Bueno, él tampoco era Simón Bolívar. De que no había escuela lo confirma en carta al Gobernador en fecha del 12 de agosto del mismo año.
Teodoro Pereira no se fue al reposo del guerrero permanentemente. Una vez repuesto de salud, en el futuro lo encontraremos en otros destinos de responsabilidad en Guayana.
Con la salida de Pereira comenzaba para Amazonas la era del gobierno directo de los comerciantes-políticos.
Teodoro Pereira dejó como interino a Rafael Rodríguez a quien antes había tachado como “insolvente y sin aptitud” para gobernar; también había desempeñado los cargos públicos de Teniente Corregidor y Juez de Paz.  José Villasana, ya ampliamente conocido, toma posesión del cargo como nuevo titular de Jefe Político del Cantón con fecha 18 de julio de 1835 ante la renuncia de Teodoro Pereira. Así lo comunica en carta dirigida al Gobernador y también manifiesta que había sido nombrado en diciembre de 1834, pero no se había enterado. El acto de juramentación está avalado por Ramón Izquierdo, como Jefe Político interino y Crescencio Izquierdo y Celestino Tividor, estos dos últimos fungieron como actuarios, en vista de que no había escribiente. Como en toda transmisión de mando de la época, los archivos deben constar en el acta de entrega y esta vez no fue una excepción. Pereira, aunque no fue quien entregó, si firmó el acta de transmisión de los archivos, constante de cientos de oficios, decretos y resoluciones de los cuales hace constancia el acto. Son 35 folios del resumen de los documentos existentes en esa época sobre el Cantón Rio Negro que desaparecieron y no nos quedó ni siquiera la sana costumbre de los españoles de conservarlos. En vista que los documentos son solamente nombrados, mostramos el primer y último folio del acta de entrega y donde consta que fueron entregados también los de todos los Alcaldes hasta la fecha. Al final avalan las firmas Teodoro Pereira, Ramón Izquierdo como Jefe Político Interino y Crescencio Izquierdo y Celestino Tividor, estos dos como actuarios, en vista de que no había escribiente.
NOTA: No se presentan los soportes que están en el Archivo Histórico de Guayana en Ciudad Bolívar.
*Cronista de Amazonas


0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.