HISTORIA GENERAL DEL ESTADO AMAZONAS (1) CAPÍTULO I ORÍGENES REPUBLICANOS Así comienza

1 comment

HISTORIA GENERAL DEL ESTADO AMAZONAS  (1)

Así comienza la


CAPÍTULO I
                                                ORÍGENES REPUBLICANOS
Inicio de La Era Republicana en Amazonas

La Era Republicana en Amazonas, con respecto al resto de Venezuela, comienza tarde. La Provincia de Guayana, Ente Político-Administrativo del antiguo Virreinato de La Nueva Granada y de la Capitanía General de Venezuela, a la cual pertenecíamos como Distritos Alto Orinoco y Rionegro (se escribirá como se escribía en la época), no participó en los hechos pro independentistas que comenzaron el 19 de abril de 1810, fecha que marcó un hito en nuestra Historia Patria como Nación.  Continuamos bajo el régimen de España hasta 1817.

La era de la búsqueda de El Dorado y de los grandes descubrimientos había pasado y España se empeñaba en conservar sus territorios americanos, en disputa con otras potencias europeas como los portugueses, franceses, ingleses y holandeses. Las autoridades representantes de la corona en el actual amazonas venezolano (La Capital de entonces era San Fernando de Atabapo) eran Francisco Orozco y Benito López. La presencia de las diferentes órdenes religiosas en Rionegro y en toda Venezuela en general, era muy apreciable.  La época colonial llegaba a su fin; la presencia indígena era generalizada en todo el país y con mayor acentuación en la futura Amazonas, región donde entraron tardíamente los conquistadores españoles y los captadores de feligreses religiosos.

En Rionegro éramos alrededor de 1500 personas agrupadas en 16 comunidades, sin contar los indígenas existentes en los montes y selva adentro (en número estimado entre 15-20 mil, según algunos datos, y entre 5 y 6 mil según otros), sin casi contacto con la población que vivía asentada en estas comunidades. Tampoco eran reconocidos como personas y por lo tanto no contaban para los Censos de población y decisiones de Estado. La conquista española, debido a la distancia e incomunicación permanente de esta zona, había llegado tarde. Amazonas fue, además, una especie de reducto para las etnias indígenas que a lo largo y ancho del resto del país, fueron esclavizadas, explotadas y exterminadas por peninsulares y criollos. También se paralizó el proceso milenario de migraciones a través del corredor fluvial río Amazonas - río Negro - río Casiquiare - río Orinoco que aun hoy funciona. Las etnias productos del repliegue e inercia aquí quedaron y prefirieron los montes antes que vivir en reducciones, o sea, en aldeas donde debían someterse a una autoridad y costumbres extrañas a su forma libre, itinerante y estacional de ser.

La situación de la Venezuela de comienzo del siglo XIX nos era extraña, a pesar de lo trascendente e importante de los cambios que estaban en desarrollo: la Primera República, nacida en los albores de 1810, había sucumbido ante la reacción de los pocos españoles que habitaban el territorio venezolano y respondían a la Real política de España, seguidos por una inmensa mayoría de venezolanos sin un concepto claro de lo que era PATRIA. En los primeros tiempos, por lo tanto, la situación tenía más visos de guerra civil entre hermanos que una verdadera guerra de liberación. La Segunda República también se había perdido, luego de una heroica resistencia de Simón Bolívar y Santiago Mariño a las fuerzas realistas. Todos estos sucesos nos eran ajenos porque la Provincia de Guayana y, por lo tanto Rionegro, continuaban bajo la tutela española.

En 1817 la lucha entre Patriotas y Realistas era encarnizada, total y decisiva. Pablo Morillo había sido enviado en 1815 a pacificar las colonias americanas y trataba por todos los medios de someter los focos de resistencia; el Virreinato de la Nueva Granada había sido retomado y Bogotá sometida a sangre y fuego; Caracas, Capital de la antigua Capitanía General de Venezuela, también había capitulado ante el poder Español. Sin embargo, hubo venezolanos que nunca se rindieron y lucharon en los diferentes lugares de su plural geografía: Santiago Mariño, Manuel Piar, José Francisco Bermúdez los hermanos Monagas (José Gregorio y José Tadeo), Arismendi, entre otros, en Oriente; José Antonio Páez reinaba en los llanos y Manuel Sedeño (se escribirá con S porque así firmaba) guerreaba en nuestra Guayana en conjunción con los aliados Mariño y Piar, aunque Angostura, la Capital, estaba en manos realistas. Simón Bolívar dividía su tiempo de lucha entre Oriente con el desconocimiento/reconocimiento de su liderazgo por los copartidarios, su exilio en las islas del Caribe, forzado por las circunstancias, e invasiones a las costas venezolanas en su incansable lucha por liberar la Patria. Trataba contra viento y marea de unirlos a todos bajo una sola bandera, porque no se peleaba solo contra las fuerzas españolas, sino también contra las inevitables luchas intestinas entre los patriotas por el liderazgo que, en la Historia de la Humanidad, no puede ser sino único.

 En 1817 Bolívar trabajaba, además, en darle forma jurídica a las naciones que trataba de liberar y buscaba fundarlas definitivamente. Armaba el Congreso de Angostura (así se llamaba en esa época la actual Ciudad Bolívar) que tuvo en el Amazonas de entonces un impacto fundamental en su Historia como Ente Político, a partir del 15 de febrero de 1819, fecha en la que por fin se llevó a cabo dicho Congreso.

Fue la culminación de la Tercera República con el nacimiento de la República de Colombia o la Gran Colombia y es cuando en realidad comienza nuestra ERA REPUBLICANA EN AMAZONAS.


Continuará...

CAPÍTULO II
NUESTROS LIBERTADORES
El General Manuel Piar, Precursor de la Libertad en Amazonas

1 comentario:

Con la tecnología de Blogger.