HISTORIA GENERAL DEL ESTADO AMAZONAS (2) CAPÍTULO II NUESTROS LIBERTADORES El General Manuel Piar, Precursor de la Libertad en Amazonas

DEJANOS UN COMENTARIO



HISTORIA GENERAL DEL ESTADO AMAZONAS  (2) 

CAPÍTULO II
NUESTROS LIBERTADORES 

El General Manuel Piar, Precursor de la Libertad en Amazonas

Pablo Morillo era derrotable como lo demostró Páez el 29 de enero de 1817 en las sabanas de Mucuritas. Después de la derrota, Morillo nombró a su segundo, el Brigadier Miguel De La Torre como Jefe Militar de Angostura y Guayana la Vieja, viendo el ventajoso punto estratégico de Guayana: allí podía contar con el abastecimiento de boca seguro para la tropa (proveniente de las ricas y exitosas Misiones Capuchinas Catalanas del Caroní, pro realistas); con la comunicación a través del rio Orinoco y con el abastecimiento de armas y otros suministros para la guerra provenientes de las cercanas posesiones Inglesas, principalmente.

Pero los patriotas también vieron esas ventajas y el General Manuel Piar ahí estaba desde comienzos del año 1817. El General Manuel Sedeño por su parte y de acuerdo con Piar, sitiaba la plaza de Angostura desde finales del año 1816, mientras él ocupaba los asentamientos Capuchinos, cortando así los suministros de alimentos, armas y vituallas a la tropa realista. Las fuerzas republicanas habían intentado, sin mucho éxito, tomar las plazas Angostura y Guayana la Vieja donde estaban los Fuertes artillados El Padrastro y San Francisco que dominaban el tráfico por el río Orinoco.

Enterado de las intenciones de Piar y ante el acoso del hambre, debido al sitio impuesto por Sedeño, el Brigadier De La Torre decidió una salida y se lanzó a la aventura necesaria para recuperar la cotizada zona. Embarcó sus tropas desde Angostura del Orinoco para buscar a Piar, presentar batalla y rescatar las Misiones Capuchinas, situadas en las márgenes del río Caroní.
A primeras horas de la mañana del 11 de abril de 1817 se dirigió a la Mesa de Chirica, sitio hoy día conocido como Cerro El Gallo, en las cercanías de San Félix y Puerto Ordaz, donde se encontraba Piar, bien dispuesto para la pelea junto con 2 mil 200 hombres, entre fusileros, lanceros e indios flecheros provenientes de las Misiones recién liberadas.

General Manuel Piar
Libertador de Guayana y de Amazonas

Fue el escenario donde chocaron realistas y republicanos y el General Manuel Piar, en media hora, libró y ganó de manera épica y con brillantez estratégica la conocida Batalla de San Félix que dio la Independencia a Guayana y por ende, nominalmente a los amazonenses, como parte integrante de esta Provincia. También repercutió este triunfo en el futuro de Venezuela, la Nueva Granada y Latino América. Esta Batalla es considerada por muchos historiadores de una importancia extrema para Guayana, similar a la Batalla de Carabobo para el resto de Venezuela. Fue, para los amazonenses, el preámbulo para su liberación total del yugo español.

 Por lo tanto es dable y con base sustentable considerar al General Manuel Piar como el Precursor de la Independencia del futuro Cantón Rionegro (aparecerá 4 años más tarde), luego Provincia, pasando por Territorio Federal y actual Estado Amazonas.
Con esta victoria Piar, por primera vez, al expropiar toda la mercancía de los almacenes de las misiones (rebaños de ganado, tabaco, algodón, melaza, cacao, añil, maíz, casabe, lingotes oro y de hierro), niveló las finanzas e hizo posible la organización de la República al colocar a Angostura como base de operaciones y permitir el pasaje libre del Orinoco para la compra por parte de los republicanos de armas y equipos a los ingleses presentes de la Isla de Trinidad; la adquisición de la imprenta con tinta y papel para los documentos oficiales y la fundación  de la prensa con la aparición de El Correo del Orinoco. También se aseguró la provisión continua de reses, caballos y equipos de montura, así como los alimentos requeridos para la manutención diaria de miles de hombres, proveyendo de una fuente inagotable de recursos al Ejército Libertador para su campaña: a partir de ese momento iniciaría una serie de batallas para liberar todo el Oriente y Centro de Venezuela. Más tarde se movilizaría a Nueva Granada, continuaría a Perú y fundaría a Bolivia para ganar la guerra de independencia en esta parte de América.
 Con esta gesta independentista, muchos llaneros venezolanos llegaron hacia el sur hasta la Pampa Argentina a pelear por la liberación de toda Latino América.

Cerro El Gallo, declarado Zona de Valor Histórico según Gaceta Oficial número 36.572 del 2 de noviembre de 1998. El decreto se basó en la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio. Foto www.prensaunefaptordaz.blogspot.com.
La victoria de Piar obligó a los realistas abandonar Angostura del Orinoco seis días después y marcó definitivamente su expulsión de la rica Provincia de Guayana. La visión estratégica de Piar, en cuanto a la Liberación de Venezuela (hay que decirlo), fue superior a la de Bolívar. El Libertador insistía reiteradamente en liberar primero a Caracas e incluso le envió la orden escrita a Piar de sumarse a su ejército para llevar a cabo el plan; éste la ignoró gentilmente, máxime cuando acababa de atravesar con su ejército el Orinoco, procedente de Oriente, para librar la batalla que nos dio la libertad a todos los guayaneses. 

Pese a su fusilamiento por Simón Bolívar algunos meses después, la inmortalidad del General Manuel Piar como Héroe y Libertador de Guayana, vive en sus corazones. Los errores y resquemores de Bolívar se debitan a la imperfección humana porque, al fin y al cabo, también era de carne y hueso. Pero esa es otra Historia.

En Guayana quedaron bolsones de resistencia española después de la Batalla de Chirica, al igual que pasó luego de la Batalla de Carabobo. El derrotado De La Torre se refugió en las fortalezas de San Francisco y El Padrastro y… ¡quedaba el bolsón de realistas en la antigua Amazonas! que aún no se llamaba Cantón de Rionegro.

Según historiadores guayaneses la Provincia de Guayana fue totalmente liberada  el 3 de agosto de 1817 con el abandono de estos fuertes por parte de De  La Torre y la consecuente toma por las fuerzas patriotas que los asediaban; pero faltábamos nosotros los amazonenses o…¿no éramos guayaneses? Al parecer nos ignoraron. ¡Menos mal que ahora somos amazónicos!

De todos modos nuestra liberación del yugo español en ese año de 1817, vino del vecino llano apureño de las órdenes del General José Antonio Páez, aunque nuestro Libertador era guayanés y fue quien ideó, organizó y financió toda la operación, según confesión de parte interesada. 


Continuará...

CAPÍTULO II 
NUESTROS LIBERTADORES (2)

Hipólito De La Cueva, Libertador de Amazonas

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.